el regalo de maria 4 parte reeditado

Por Jose Maria Duque
Enviado el 18/10/2015, clasificado en Adultos / eróticos
1693 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

La chica resoplaba como si estuviera dando a luz sin dejar de insultar al hombre El hombre estaba callado no sabía que decirla, con la mano que tenía libre agarró la de la chica, intentó tranquilizarla de esta forma, ella apretó tu su mano fuerte y empezó a tranquilizarse, notó que cuando más tranquila estaba menos era el dolor.

 

Los músculos del ano empezaron a relajarse aliviando cada vez mas el dolor de la chica, el otro hombre entro a la habitación traía en sus manos una bolsa de hielo y una jarra de agua, vertió la jarra de agua sobre la chica y la mano el camarero, el camarero pidió a este que se fuera muy sutil mente:

 

- Por qué no te vas ya, estarán esperando en tu casa ya es muy tarde,(dijo el camarero)

 

- estas seguro,(respondió este)

- Si muy seguro, ya me encargo yo de todo (dijo el camarero con un tono un poco mas autoritario).

 

El hombre antes de salir se acercó a la chica y dándola un beso en la mejilla le dio las gracias.

 

Cuando se quedaron solos María ya no sentía tanto dolor, pidió al hombre que sacara su mano de dentro de ella, este obedeció e intentando encoger al máximo su mano la saco muy despacio para no hacer daño a la chica, tan despacio que esta le dijo en tono burlón que si se pensaba tirar toda la noche perdiendo el tiempo con la mano en su culo, el hombre sonrío y saco la mano, según termino el de sacar la mano María dio un gemido y un chorro de líquido salió disparado de su coño mientras grito:

 

-Dios, joder, diooooooooooos.

 

El hombre soltó la mano que tenía agarrada y desengancho las piernas, la chica quedo inmóvil en la mesa durante unos minutos, mientras miraba al hombre que había vuelto a coger su mano, los dos guardaron silencio hasta que esta se sentó en la mesa y cogiendo uno pedazo de hielo de la bolsa acaricio con ello sus labios vaginales.

 

-Habrá que pasar el video a un pen drive o cd.( dijo la chica)

 

-Si, mañana le daremos al cliente la grabación y nos pagara el resto ( contesto el)

 

-Te lo paso por whasaap el video mientras me invitas a una cerveza y luego lo haces tu.(continuo ella mientras cogía el móvil sin quitarse el hielo de su entrepierna.

 

-Eso está hecho (contestó el hombre)

 

-Ya pero antes, porque no te lavas la mano (continuó diciendo la chica con un tono irónico)

 

El hombre salió sonriendo y aliviado de que aquello hubiera terminado bien, sin que la chica hubiera sufrido daño, por lo menos ningún daño que no hubiera querido haber sufrido. La chica se puso de pie inmediatamente que el saliese de la habitación , no pude evitar encogerse ligeramente de dolor, tiro el hielo que tenia es su mano ya casI derretido y cogió otro que puso en su ano, la cara de la chica era de alivio según acariciaba con el hielo su ano, no pudo evitar meterlo dentro de ella, lo cual lo hizo sin dificultad, se dirigió a la puerta mientras que el hielo se deshacía rápidamente dentro de ella, mientras el agua que salía de su culo aliviaba sus partes mas intimas se puso el abrigo metió el móvil dentro del bolso y se lo colgó, abrió la puerta que daba al bar, donde estaba el hombre esperando con dos jarras de cervezas en una mesa.

 

-¿No tendrás pensado invitarme en este local? ( pregunto rápidamente la chica)

 

El camarero se quedo mudo, no sabia que decir mientras que la chica acercándose a el le dio un beso en la mejilla.

 

-Yo me llamo María. ¿usted? ( pregunto después de darle el beso)

 

-José (contesto el)

 

-Encantada en conocerle.

 

-Lo mismo digo.

 

-No perdamos tiempo e invíteme a una copa en algún otro sitio.

 

-José la cogió de la mano y los dos salieron del bar.

Terminaron en un pub en las afueras de Madrid, después de hablar durante un largo tiempo en el coche del hombre, no había mucha gente para ser la noche de reyes, José se quitó el abrigo se puso detrás de la chica con la intención de quitarle el suyo, pero María se dio inmediatamente la vuelta desabrochándoselo y le dijo:

 

-Me gustan que me miren cuando me quitan la ropa.

 

El hombre abrió el abrigo con intención de quitárselo y vio el cuerpo desnudo de Maria debajo de este, entonces recordó que su ropa había quedado hechas trapos, cerró inmediatamente el abrigo diciendo:

 

-Perdón no me acordaba.

 

-Tranquilo, no tiene importancia.(respondió María)

 

Se sentaron en la mesa y sacando el móvil la chica, le pidió su número para pasarle el video, no tardó mucho en llegar la bebida que habían pedido, María cogiéndole de la mano y mirándole a los ojos le pregunto:

 

-¿Quién os encargo el video?

 

-Tú amiga, la chica que entro en el bar acompañándote.

 

-No sé cómo no me lo pude imaginar, es la única que conoce mis fantasías.

 

-Ella nos dijo que no había ningún problema, que tu estabas de acuerdo, pero que acordasteis que no te diría ni cuándo ni dónde.

 

-Menuda puta, no me dijo nada, ¿qué hubiera pasado si no hubieras estado tu para defenderme? ¿si llegáis a ser los tres como el otro cabrón?, menuda zorra la hija de puta. Esta puta me lo pagara, ¿Cuándo le darás el video?.

 

-Mañana por la mañana, en el bar, llegara sobre las 11 de la mañana.

-Llámala, (ordeno la chica) dila que no puede ser por la mañana, queda con ella por la tarde sobre las 8 y 30. Y dile que casi todo salió bien,

 

-Mañana la llamare entonces la diré que no puedo ir y ??

 

La chica interrumpió a José y con un tono de enfado dijo:

 

-He dicho ahora, ya. Entiendes, mañana no, ahora.

 

El hombre cogió su teléfono poniendo el altavoz exterior y llamo a Luisa, ya sabia como se las gastaba Maria si no se hacia las cosas como ella quería.

 

-Hola, (respondió luisa)

 

-Soy José el camarero del bar.

 

-Salió todo bien, ¿se lo paso bien la puta de María?

 

-Creo que si , bueno ya tengo el video solo quería decirla que mañana por la mañana me es imposible , y se lo podía dar sobre las 8:30 de la tarde.

 

-No pasa nada mañana estaré sobre esa hora.

 

Luisa colgó el teléfono sin preguntar por el estado de María, parece ser que realmente no era tan gran amiga como María se pensaba.

 

María dio las gracias a José, se bebió de un solo trago lo que quedaba de su bebida y pidió al hombre que la llevara a su casa. Este asistió con la cabeza y terminando su bebida salieron del pub.

 

La chica no hablo en todo el trayecto, solo para darle la dirección a su acompañante, algo se estaba cociendo en su cabeza, no paraba de hacer muecas con sus labios y frotarse las manos, llego a tal grado de concentración que cuando el coche paro en la puerta de su casa estaba en un estado de autismo profundo.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com