Seguridad maxima

Por gabriel
Enviado el 13/10/2015, clasificado en Drama
514 visitas

Marcar como favorito

Dos ladrones merodean un local de ropa situado a unas pocas cuadras de la avenida comercial, esperando que no haya clientes para no sumar testigos al posible
robo de mercaderia y dinero. Entre ellos hablan como planificar todo:
-El viejo debe tener mas de 60 años, ese no va a ser problema
-Estan los ayudantes?
-No, el tuqui me dijo que hoy faltó uno y el otro esta de franco.
-Si tiene camaras?
-Las rompemos despues. No vamos a perder tiempo en romperlas, eso es lo que menos importa. Lo hacemos en segundos y listo. Nunca sale bien el rostro de las
personas.
-Despues que agarramos todo, salimos para allá hasta donde esta el auto?
-Si
-Dejame al viejo a mi, vos encargate de la plata.
-Al viejo hay que matarlo
-No, boludo. Es un viejo, no le quedan muchos años de vida.
-Bue, hacé lo que quieras. Si se resiste despues de un par de golpes le pegas dos tiros en la cabeza y nos vamos.
-Lo que digas...
-Me quedo de campana en la puerta, vos reducí al viejo.
-Listo.
Ambos ingresan lentamente al local vacio de clientes. Se acercan al dueño en medio de la pregunta: "Que andaban buscando jovenes?"
-Caminá para atras viejo sucio!
El dueño del local apreta su mano derecha fuertemente, en ese instante la persiana metalica de la entrada al local se cierra bruscamente. El ladron que estaba en la
puerta siente el ruido y sale del marco. Pero la velocidad de la caida de la persiana metalica logra aplastar el tobillo izquierdo por consecuencia de la malograda huida.
El ladron cae al piso gritando de dolor, al mismo momento suena una alarma en la cuadra.
El ladron que apuntaba al dueño del local ve solo el pie izquierdo de su compañero del lado de adentro inmovil por el golpe. Apunta de nuevo al dueño preguntando:
-Que mierda hiciste, hijo de puta!
El dueño levanta las manos, una cerrada y la otra a medio cerrar.
-Contestame!!
De pronto una luz roja le encandila el ojo derecho al ladron y de otro extremo del local otra luz roja le encandila el ojo izquierdo. El ladron usa su mano como visera
para sacarse la luz molesta de sus ojos. El dueño del local dice:
-Esas luces rojas son las miras de unas armas que tengo en cada esquina superior del local. Donde te muevas te siguen por el sensor de movimiento. Si apreto este
pequeño boton que tengo en la palma de mi mano izquierda, las 4 armas disparan a la vez.
De repente, se escuchan ruidos afuera. Al lado del pie de su compañero se ven varias manos intentando levantar la persiana. Despues de unos segundos, la persiana
metalica se levanta y el pie izquierdo desaparece. La persiana metalica toca el piso por totalidad.
-Hay los vecinos se llevaron a tu amigo. Seguro lo estaran linchando. -Dice el dueño- Si vas a disparar no te conviene, porque no vas a salir con vida. Si intentas salir
sin hacerme nada, hay una orda de vecinos hartos de la inseguridad que con gusto haran justicia por mano propia... Si bajas el arma, te entregas a la policia, puede
ser que salgas... en unos años... Tengo clientes poderosos...
El ladron se queda pensado sin bajar el arma. Todo estaba perdido, pensar que al entrar queria hacer el botin de su vida, ahora tendria que negociar por su vida.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com