Receta médica (1/4)

Por LIZ
Enviado el 22/10/2015, clasificado en Adultos / eróticos
7243 visitas

Marcar como favorito

Me siento  en la fría cama de revisión le a quitado  la sabana que  la cubre y el  metal está expuesto helado,  comenzara a auscultarme, es rutina de un Doctor y su paciente. No me he puesto  la bata, me he quedado con mi  vestido rojo largo hasta los tobillos, con la ropa interior de encaje  del  mismo color, sin sostén.

Toma su estetoscopio lo  pone en sus oídos levanto la vista para buscar mi pecho y escucha mi corazón, con la otra mano presiona mi cuello.

-Duele?, pregunta al hacer un poco de presión en mi garganta.

-No.

Mi corazón late rápido sus manos acarician mi mejilla

Pone el aparato  en mi espalda respiro irregularmente;

-Tranquila respira lento, dice en voz baja.

Recorre su palma en la espalda para escuchar y luego se dirige a mi  pecho, sabe que no me gusta que lo apoye en mi lado izquierdo por lo que lo  inclina  un poco al centro tengo su palma  en mi pecho  sus dedos  deslizan tocando la tela del vestido, pero no le prestó  mucha atención porque su otra mano  esta acariciando mi  pie que cuelga  frente a él .

Se acerca y me ve fijamente, se acelera mi respiración, no sé cómo logra hacerme sentir así de nerviosa con solo estar cerca.

-Respira, dice.

 Y sigue acariciando mi pie, su mano se comienza a meter en mi vestido deslizándose por mi pecho hasta que lo sujeta. Yo estoy congelada no puedo creer que esté haciendo eso, su boca se entre abre y su rostro se acerca, me va a besar!, no respiro.

Pero  saca rápido su mano y se aleja, su asistente entra.

-Doctor llego su siguiente paciente, me ve, lo ve  y dice;

-Le diré que espere,

-Gracias voy yo, le dice tranquilamente.

La pelirroja con mal humor camina hacia la puerta y el va de tras de ella.

-Recuéstate regreso, dice si voltear.

Lo hago y respiro profundo quiero entender lo que está pasando aquí, calmo mi pecho que esta agitado no sé cómo logra que esas frases frías y simples me enloquezcan tanto.

Regresa y cierra la puerta azotándola,  está irritado, nada divertido y muy callado. Sé ve tan sexy con su barba cerrada que tanto me gusta  sus labios se ven muy dulces aun que tensos, sus ojos negros profundos y grandes detrás de sus lentes que parecen flotar en su cara pues no se distingue el armazón, bajo su bata una camisa roja a rayas con una corbata que le combina perfecto, hoy trae unos jeans que le ajustan increíblemente bien, odio admitirlo pero es muy sexy.

Pone el aparato otra vez en mi pecho y su  mano en mi pie sin decir nada se queda quieto, me ve y me regala una sonrisa picara.

 

 

-No traes sostén he? Y sus dedos se deslizan por mi  pecho yo niego con la cabeza paralizada no puedo creer que esté tocándome con tanta familiaridad.

-Eres una incitadora, dice divertido y se acerca a  mi cuello poniéndome muy nerviosa.

Retira su  mano y  comienza a  acariciar mi rodilla

-como van tus reflejos?

-Yo que sé  porque no me golpeas con el martillo ese?.

-Quieres que te golpee?

-Para que midas mis reflejos, si supongo.

-Claro,  para que otra cosa me atrevería a tocarte, sube  su mano y mi muslo se tensa abre la mano y presiona muerde su labio y me ve fijamente.

-Si pretendiera otra cosa te golpearía aquí y sube su mano a mi trasero y lo aprieta mas fuerte.

No respiro, mi cuerpo esta inmóvil, rio nerviosa, no quiero que vea que me ha excitado  con tan corta frase.

Me recuesta en la plancha esta  encima de mi  sujetando mi cara sus labios se abren y me besa algo en mi estomago explota su mano acaricia mis pechos y la otra  entra en mi vestido  nuevamente  apretando mi trasero, su lengua  se hunde en mi boca y yo acarició  su cabello y con la otra mano lo jalo  aun mas hacia mí, comienzo a sentir su erección.

Estamos en la plancha ya nada fría  el sobre mi  empujando su cadera  contra la mía, su lengua dulce juega en mi boca y sus manos acarician  duro mis muslos, mi cadera, deslizando el vestido que termina en el  suelo. Su bata cae, la corbata se desanuda  su camisa sale de sus pantalones y se la quito de encima.

Su pecho está desnudo tiene un poco de vello  en el,  sus brazos están tensos hace  ejercicio desde hace tiempo y su cuerpo no lo disimula se pega a mi baja  su cara y comienza a besar mis senos mordiendo mis pezones lo que  me hace cerrar los ojos para disfrutar sus besos.

Su cierre baja  y mi cuerpo se humedece mas, las piernas se tensan y….

No hay movimiento, sé a quedado  quieto abro los ojos  esta arriba de mi semidesnudo viéndome  con la cara muy seria.

-Aquí no!!!!-, me dice suavemente mientras  pone su frente  en la mía.

-Pero no  se que tienes  que me haces perder la cabeza. Dice mientras sonríe. Señorita esto no es ético.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com