Compañeros por siempre

Por Negrito
Enviado el 04/11/2015, clasificado en Adultos / eróticos
3831 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Fue su primer día en el instituto, y allí estaba ella, fue su belleza radiante que lo cautivo, Víctor se sentó detrás de ella, para que ella no notara su presencia ya que no quería  que se diere de cuenta que ella lo atraía. Pero Víctor no contaba con la osadía de ella…. ’’Hola’’ me llamo Claudia. Fue flechazo certero. El anonadado saludo con timidez hola,  Víctor mucho gusto. Trascurrieron los días el cada vez más atraído por ella, Víctor ni siquiera sospechaba que Claudia también sentía cosas por él, pero aun el ignorante de cuan osada era Claudia…

Un día les correspondió hacer un trabajo de historia juntos. Ella lo invito a su casa .él siempre pensó en su objetivo, el trabajo, pero ella tenía otras intenciones con él. Era una tarde calurosa

Pasa dijo Claudia. Traeré lo necesario para empezar con el trabajo. ¿Estás sola, dijo Víctor? Si, afirmo Claudia, mis padres y hermanas llegan mucho más tarde no te preocupes nadie nos molestara. Y Lo dijo con una mirada en doble sentido. Empecemos dijo Víctor sentándose a la mesa.

Ella se sentó frente a él, no le quitaba la mirada, seguía todos los movimientos de Víctor. El noto la mirada de Claudia... se puso un tanto incomodo pero no le dio mucha importancia.

(Claudia a su vez no se quitaba de la cabeza como decirle lo que ella sentía y quería de Víctor)

Transcurridos unos minutos ella aprovecho que estaba sentada frente a él, se sacó sus zapatos, he hiso lo impensable, comenzó a frotar el entrepiernas de Víctor.

El atónito, solo guardo silencio, ella le acariciaba cada vez más cerca del pene de Víctor, hasta que con un esfuerzo se estiro un poco y sintió el pene de él, sintió que cada vez se ponía más duro, ella sonrojada, lo hacía cada vez más fuerte. Hasta que el no aguanto y soltó una frase temblorosa y excitada

eres malvada, dijo Víctor.  

Claudia aprovecho la situación se puso de pie al lado de él.

Se le acercó al oído y le susurro con una vos muy excitada…..si Víctor me gusta ser mala. Lo tomo de la cara y lo beso.

Fue a aquellos besos sin final, donde el tiempo se detiene, le metió su lengua, esperando al mismo tiempo la legua de Víctor. Ni tonto ni perezoso la tomo y respondió con meter su lengua, sus salivas se mezclaban, sus lenguas se tocaban, era tan excitante sus salivas se volvieron viscosas junto con sus lenguas, el cambio de fluidos era tan excitante y exquisito. Ella, que en ese momento vestía una faldita y una pollerita ajustada por el calor. Tomo la mano de él y se la llevo a sus pechos pequeñitos pero perfectos para las manos de Víctor, los acaricio los apretó con fuerza pero con delicadeza al mismo tiempo, ella gozaba de excitación .Que rico me tocas….dijo Claudia. El siguió tocándola apretaba sus pezoncitos ella sintió como su conchita empezaba a mojarse de apoco. Ella pensó, jamás nadie me había besado así .Claudia embriagada con la ardiente situación. Lo tomo de la mano y lo llevo al sillón.

El temblaba, ella ya excitada y mojada se paró delante del….metió su mano debajo de su faldita corrió su braguita y se metió sus deditos largos y delicados, y como si se tratara de una cucharada de sus juguitos…le dijo…mira pruébame, ¿a qué sabe mi conchita?… él le lamio sus dedos sintió su sabor, lo saboreo, el gusto de su conchita era un néctar de dioses, pensó, su olor fue un shock para sus sentidos….Exquisito dijo Víctor.

Ella no perdió tiempo se arrodillo frente a Víctor, él se reclino aún más en el sillón, ella desato el botón del pantalón y bajo su sierre metió su mano entre los pantalones de él. Saco su pene .Estaba palpitando, muy caliente….ella pensó, que rico se ve grande duro y venoso…El moreno y ella blanca como la nieve…sus manos y el pene de él era un contraste perfecto….

El solo cerro sus ojos y sintió como Claudia introdujo el  pene en la boca…sintió cuan calientita estaba la boca de Claudia. Ella lo chupaba con fuerzas lo lamia.

 Víctor inundado por la excitación la miraba, como ella pasaba su lengua de arriba abajo, lo saboreaba lo escupía

El pene de Víctor estaba lleno de la saliva de ella, una saliva viscosa pegajosa pero exquisita…Ella sentía como la leche de Víctor estaba a punto de salir…ya. Ella jamás había probado tal suculento fluido. El apretó todos sus músculos, porque ya llegaba el momento de correrse…

Claudita “me voy” dijo…ella sin demora le dijo, lléname la boquita con tu lechecita caliente… y el  con un gemido de excitación….aaaagggghhh iisssffffff.

Inundo la boca de Claudia. Ella trago y trago sin desperdiciar nada de esa exquisita y nueva delicia, lo siguió chupando no quería dejar ni una gota.

Claudita jamás nadie me había hecho sentir algo tan exquisito…dijo Víctor. (ella pensó: y esto es el comienzo), lo miro y le dijo: estuvo exquisito, trago las ultimas gotas y saboreo hasta el final.

Se limpió y lo beso. Lo abrazo, él se acomodó su ropa

-  y ella le dice de forma insinuante.

- Prepárate este es nuestro primer trabajo juntos como compañeros…y nos queda el resto del año escolar.

Siguieron con el trabajo se miraban sonrojados, aun excitados, él sabía que ella era una chica audaz, sin tapujos y muy caliente. De eso no le quedo duda alguna y eso a Víctor lo volvía loco.

Claudia por su lado lo miraba y aun chorreando sus bragas pensó y sonrió…’’ese exquisito pene la próxima ves estará dentro de mi jugosa y caliente conchita.

Continuara……

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com