Besos con escorbuto.

Por Manuel Murillo
Enviado el 07/11/2015, clasificado en Varios / otros
426 visitas

Marcar como favorito

Perdóname.

Te quiero, mas no pude llevarte conmigo. Cuando tu madre te entregue esta carta será porque tú ya estarás allí, pero yo no estaré. No sé cuándo se olvidarán de mí en tierra, pero de momento he jurado lealtad al capitán a cambio de poder huir de ella. Oirás que le debo mucho a mucha gente, pero es sólo a ti, que sin conocerte te conozco, a quien realmente debo algo: Una disculpa sincera. Apenas hay disculpas sinceras en el mundo. Son un tesoro más valioso que cualquier botín que se encuentre en tierra y mar, y uno de esos tesoros te pertenece.

Cuando abras esta carta dile a tu madre, que sin querer la quise, que a ella también le debo una disculpa aunque no espere perdón alguno. Y dile que la quieres. Y dale un beso, un beso sin escorbuto, un beso inocente de esos que yo ya no puedo dar.

Las olas me alejan de ti, pero algún día nos veremos. Verás mi cara en todas partes, pero no te confundas. Mi verdadero nombre no es "Se busca". En realidad, mi verdadero nombre no importa. Cuando por fin nos veamos, sólo llámame papá.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com