¿Estas cocinando?

Por Porgu
Enviado el 14/11/2015, clasificado en Adultos / eróticos
6530 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Estas cocinando?

 

Me encantaría estar a tu lado para ayudarte.

Simplemente para mirar lo bien que te manejas entre los fogones.

Como me gustaría acercarme por detrás, agarrarte por la cintura sueva, acercar mi cara a tu cuello y besarte lentamente.

Deslizar mis manos por tus brazos hasta llagar a tus manos.

Entrelazar mis dedos con los tuyos mientras te sigo besando el cuello.

Hacerte sentir mi pasión entre tus nalgas mientras acaricio tu cuerpo.

Llevar mis manos de nuevo hacia arriba por tus brazos y llegar a tu cuello y seguir hasta tu cara.

Acariciar tu cara, tus orejas y retirar tu pelo a un lado para besar mejor tu cuello y dar pequeños mordisquitos y lamer tus orejas.

Pasar mis manos hacia tus senos y acariciarlos tiernamente.

Hacerlo sobre la camisa.

Llevar mis manos a tu escote y lentamente desabrocharla botón a botón y beso a beso.

Desabrochar totalmente la camisa. Sacarla de dentro del pantalón.

Subir mis manos y lentamente retirártela para dejarla sobre la mesa de la cocina.

Dejarte frente a los fogones con tu sostén y conmigo a tu espalda.

Tus brazos al descubierto y mis manos recorriéndolos.

Besos y mas besos en tu cuello.

Tiernos, lentos, intensos.

Mis labios recorren cuello, hombros, clavícula.

Mis manos se deslizan desde tus caderas lentamente a tus senos. Las paso delicadamente por encima de tu sostén.

Quiero sentir tus pezones duros bajo la tela de tu sostén.

Bajar mi mano lentamente por tu abdomen.

Llegar a tus pantalones y meter lentamente alguno de mis dedos por ellos.

Llegar a acariciar el vello que tienes por encima del pubis.

Sacar la mano y seguir bajando por tu pierna hasta la altura de tu entrepierna.

Acariciar la cara interior de tus piernas y hacer que las separes.

Hacer que pongas las manos sobre la encimera.

Seguir acariciando ahora tu entrepierna.

Sentir con mi mano que aceptas mis carias, ya que noto la humedad bajo la tela de tus pantalones

Beso tu cuello, lo mordisqueo.

No me creeré nunca que me dejes estar así con vos.

Con una mujer tan encantadora como tú.

Con una mujer tan maravillosa como tú.

Con una mujer con una pasión tan poderosa como la que haces sentir al que está a tu lado.

Con una mujer especialmente única.

Mujer a mujer todas sois únicas, pero vos es exageradamente única al igual que especial.

Quiero seguir recorriendo tu cuerpo con mis caricias.

Con mis besos.

Con mis palabras susurradas al oído.

Quiero hacer que te desborden las sensaciones, la pasión.

Quiero seguir con mis manos en tu entrepierna.

Que me pidas que te quite el pantalón.

Quedarme de rodillas detrás de ti después de hacerlo.

Descansar mi cara en tus nalgas mientras te abrazo.

Luego darte la vuelta.

Poner mi cara frente a tu entrepierna.

Mirarte a los ojos y descubrir en tu mirada el deseo suficiente que me de valor a quitarte la ropa interior.

Volver a mirarte y ver como tus manos se ponen en mi cabeza y haces que lentamente mis labios besen tus labios vaginales

Besarlos tiernamente.

Lamerlos con suavidad.

Mordisquearlos con ternura.

Mientras acaricio tus nalgas.

Clavo lentamente mis dedos en ellas atrayéndote aun más hacia mi

Tu pelvis se arquea para ofrecerme mejor tu vulva.

Dejo tus nalgas y abro tus labios para con mi lengua buscar tu clítoris.

Mi lengua no tarda en encontrarlo.

Primero lo acaricio con la punta de mi lengua, lo toco despacio, siento que ya esta hinchado.

Ahora paso toda la longitud de la mismo por el clítoris. Despacio, saboreándote, sintiéndote y escuchando tus gemidos de placer.

Tus manos cada vez empujan mas fuerte mi cabeza contra tu vulva.

Tus gemidos aumentan en intensidad.

El placer hace que tú misma te acaricies tus senos.

Miro como te los masajeas.

Los sacas por encima de tu sostén.

Descubro desde abajo como tus pezones están duros. Erguidos al frente.

Tú pelvis ya no mantiene un ritmo, tus piernas se notan tensas y temblorosas. Tus gemidos no cesan y siento como tu orgasmo se empieza a derramar en mi boca.

Me agarras de la cabeza y me pones en pie. Me llevas a tus labios Me paras un instante sin llegar a juntar nuestros labios

Respiras hondo, recuperas el resuello y terminamos por besarnos apasionadamente.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com