Me adecué al cambio, hasta ahí ... _2

Por ArDuro
Enviado el 15/11/2015, clasificado en Adultos / eróticos
3295 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Mi "media naranja" se había mandado por su cuenta y yo fui testigo de la apertura de la diversión y disfrute de sus sentidos, con  otro. El morbo prevaleció sobre la irritación con mi esposa por haber pergeñado, a mis espaldas, su fantasía.  

Entonces me aboqué a mi festín con Laura. Ni bien cerrada la puerta del cuarto, reanudamos el boca a boca y me apliqué a acariciar sus senos por encima de la blusa y el corpiño...no demoré en quitarle ambas prendas para que quedaran libres... ¡por fin los podía tocar¡ ...libres para mis labios que besaron y chuparon a más no poder. Ella replicó con su lengua en el interior de mi oreja, ¡uhhhyyy!, me recorrió un escalofrío y una sensación como de una descarga eléctrica. Enseguida sentí como sus manos comenzaron a manosear mi bulto hinchado tremendamente por la excitación. Laura redoblo el asalto, me sacó la camisa, me bajó el pantalón y obligó a sentarme en la cama para quitármelo, igual suerte corrió el slip y comenzó a chuparme la verga mientras me miraba como para medir el placer que provocaba. La interrumpí, poco después, la atraje, tomándola del cabello, la puse de espaldas y le quité, febrilmente,  la pollerita y el calzón, abrí sus piernas, la penetré sin ningún miramiento y seguí con un bombeo tranquilo por momentos y desaforado en otros; su boca no paraba de besarme,  de morderme y gemir.

Pocos minutos bastaron para que percibiera la proximidad de la eyaculación:

-              ¡Ahhhh …. estoy por …. acabar …- alcancé a murmurarle.

-              ni se te ocurra ..... sacarla .....damela .... toda tu lechitaaa ....la quiero ...- exigió, con voz entrecortada por mis embestidas finales.

Un profundo gemido y un gritito anunciaron su orgasmo  y yo di rienda suelta al mío.

Una vez normalizadas las pulsaciones fui a ducharme.

En el pasillo, al salir del baño, me llegó el jadeo, los suspiros y las palabras deshilvanadas de Mariel, cuando está compenetrada en hacer el amor, y el respirar anheloso que le arranca cada estocada. Jorge la tenía ensartada ¿de nuevo? Lo cierto es que estaban cogiendo y disfrutando, a lo grande.  A mí no me gustó lo que oí e imaginé estaba ocurriendo en el otro cuarto, para nada. Cerré la puerta de la habitación, le impedí a Laura salir a ducharse y, bajo débil protesta de ella, reanudamos el cuerpo a cuerpo que, al cabo de algunos minutos, se transformó en polvo. Este segundo episodio, con variaciones en las posiciones y entra y sale vehemente, desmedido, fue el último de la noche y tan bueno a más que el primero, para mí y para Laura:

-Me encantó. Por momentos sentí que me estaba haciendo el amor un cavernícola….- comentó.

También yo lo disfruté mucho pero mi mente no pudo evadirse del cuarto de al lado y  evitar la turbación, el desconcierto de saber  que Mariel estaba  cogiendo con otro.

Estábamos los dos, duchados y vestidos a media, intercambiando halagos por los respectivos desempeños, cuanto Mariel golpeó a la puerta:

-Vamos Javier, se hizo tarde. Tenemos que ir a buscar a los nenes-

Terminamos de vestirnos y salimos al living.

Nos despedimos con un “gracias por todo”. “Que se repita, deslizó, Jorge.”

Ya en el auto, después de andar unos 10 minutos en un silencio que podía cortarse con cuchillo, hablé de lo único que cabía hablar, visto lo ocurrido:

- ... ¿cómo te fue? ..¿te sacaste la intriga...de cómo es hacerlo con otro?....-

Demoró unos instantes, como dudando hasta donde explayarse o buscando las palabras adecuadas:

-....no te voy a mentir...me puse re-volada con él... me gustó....no te lo voy a ocultar... primero me hizo acabar sin culiarme… me metió dedos ,… me cogió con la boca… me lamió los labios de la chocha, de arriba hasta abajo, me puso toda la  lengua adentro, me chupó toda, me lamió a mil, haciéndome retorcer de placer, hasta que le acabé en la cara ….Después si me cogió….impetuoso, con fuerza… dos veces en poco tiempo … se rehace rápido …. Estuvo bueno…. y ¿vos? Apuesto que la pasaste de primera con Laura, ¡Con las ganas que le tenías!!-

-Si, la verdad está rebuena….y le pone todos los sentidos y la garra en coger….es ardiente y llena de pasión….Me alegro por vos que disfrutaste la velada….-

-¡Siiii graciasss! No sabes cómo te agradezco que accedieras a mis ganas de hacer algo loco …. –

-¡De nada!-

Tenía ganas de seguir escarbando, por cómo se abrió el juego de esa noche es probable que Jorge haya tenido participación en las previas, quería más detalles de cómo se organizó la “cena”, y varias preguntas más. Pero me contuve y no volvimos a tocar el tema por el resto del viaje.

Como dije antes, me adecué al cambio. Aunque no totalmente.

El día a día con Mariel sigue sin grandes mutaciones, en general y en la cama. Disfrutamos el uno del otro, de nuestros hijos, nos queremos, nunca aludimos al episodio ni a otros extramatrimoniales, probables, visto el giro en los patrones de comportamiento de ella. 

No sé, ni quiero saber, qué hace Mariel (con Jorge u con otros), yo la quiero....ella sigue siendo la misma de siempre...otro tipo no se queda con nada suyo que la convierta en otra mujer....

Pero no me presto a nuevas cenas (o lo que sea) con intercambio de pareja.

Yo y, supongo, los humanos en general, somos egoístas: nos queremos coger a las mujeres (los hombres) de los otros (las otras) pero saber que, simultáneamente, en otra cama, otro (otra) se está cogiendo a la tuya (el tuyo) nos trastorna el orden y concierto y mengua el goce de la propia relación sexual. 

Eso sí, con Laura, tuvimos un par de encuentros a solas, en un motel en una ruta cercana a su casa. Fueron muy calientes y placenteros, más que el primero en su dormitorio, perturbado por lo que ocurría en otro cuarto de la misma casa.

Esos ya son infidelidades y no voy a abundar en ellas.

Si usamos la inteligencia para adaptarnos a los cambios, la vida puede ser maravillosa con muchas cosas divertidas por hacer.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com