SOLO PARA ADULTOS I

Por Galindo
Enviado el 19/11/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9394 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

     No encuentro palabras para describir el incansable repicar del aleteo de los labios superiores de la vulva insaciable de nuestra protagonista. Me tachareis de ingrato por no lamentar su suerte, de idólatra por enervar sus actos, de cínico e iluso por intentar poseerla; pero ella seguirá –mientras tanto- siendo la diosa que busque la copa que sacie su sed devoradora, aunque solo sea por esta noche mágica.

     Fue siempre así desde que descubrió el sexo. Siendo aún una niña, ya despuntó en las artes de la seducción y el aprovechamiento. Sus compañeros andaban locos, sus profesores se lamentaban de sus canas mientras se masturbaban penosamente imaginando el morbo situacional; ella era consciente y lo disfrutaba.

     Su imaginación trabajaba a mil por hora, pero necesitaba emociones que pudiera tocar, más reales, más fuertes. Y así fue como de bien jovencita comenzó a recorrer salas de fiesta y bares nocturnos, buscando la copa que saciara su sed devoradora, aunque sólo fuera por esta noche mágica.

     Inquieta, se retuerce junto al cuerpo que la invade con sus brazos de pulpo, lame sin respiro toda la extensión de la piel del amante y refriega su monte velludo contra los glúteos del pobre corderillo; en el abrazo diabólico de la fiera herida. Se contonea después del acto buscando un respiro para la reanudación; después se recoloca y se excita con tan sólo la debilidad del miembro varonil; lo hace subir al infinito colocándoselo entre sus senos erectos y con sus labios empapados por la mojada saliva de la lujuria , succiona con esmero el riego del esperma que va golpeando con tino sus cuerdas vocales.

     Se recrea, se mece, se saborea a si misma, sabedora del límite final de la vida del objeto y que ya es tarde para el juego. Mañana volverá a abrir un nuevo regalo y comenzará de nuevo el goce y las maravillas de una unión rica y placentera, con la fecha de caducidad inscrita en el envase “carne fresca , consumir antes de 24 horas”.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com