CRONICA VI. DRAZEN PETROVIC. FOREVER YOUNG. RELATO FINAL.

Por alberto 3
Enviado el 24/11/2015, clasificado en Varios / otros
184 visitas

Marcar como favorito

PARTE XI. EL TUNEL QUE CAMBIO MI VIDA
Para terminar con el tema del ermitaño, he leído en revistas y en programas de tv de personas que durante un periodo de tiempo no saben lo que ocurrió en su vida, como que están conduciendo un coche y durante una hora pierden la noción del tiempo, yo recuerdo que tuve dos ataques epilépticos, uno cuando tenía 3 años mis padres me llevaron al médico y otro cuando tenía 11 años también me llevaron al médico, me hicieron pruebas y me dieron medicación, a los tres años del tratamiento me lo quitaron, hubo una cosa intermedia, en la que desconozco que pudo pasar, debía tener 10 años, recuerdo que estaba viendo la televisión de repente me quedo inconsciente, hace tiempo que fue y no recuerdo bien, pero ahora pienso que veo luces, la sensación cuando tengo esto es agradable, de repente me despierto no puedo moverme, esto es más desagradable, quiero moverme pero no puedo, poco a poco voy recuperando el movimiento, intento levantarme de la cama pero no lo logro, al final con mucho trabajo empiezo a caminar tambaleándome, voy al negocio de mi madre una ferretería, mi madre al verme en ese estado se asustó, pero no me llevo al médico como no sabía que había ocurrido, he ido a un homeópata y le he comentado esto y dijo si tenía la sensación de salir del cuerpo, yo le dije que no, aunque no estoy del todo seguro, a partir de ahí empecé a usar gafas, tenía dolores de cabeza frecuentes y sangraba mucho por la nariz. En esa habitación un día mi madre vio a una persona por la noche que luego se desvaneció y otro día también por la noche empecé a caminar dormido hasta que me despertaron mis padres, una especie de sonambulismo. Sobre lo mencionado anteriormente añadir, que después del tercer ataque epiléptico que debió de ser en invierno, me relacionaba normal con la gente, tenía amigos en el colegio, que me invitaban a ir a sus casas, en el verano fuí de vacaciones a España y también me relacioné bien, con mis primos y su amigos, algunos con varios años más que yo. Ese verano mis padres me llevaron al médico por los ataques y me pusieron medicación antiepiléptica. Sobre la tirada de tarot del ermitaño puede ser positiva de interiorizar para conocerse o negativa aislamiento, en mi caso puede ser negativo. Mi amigo me comentaba si tuvieras otra vida en el pasado serías un ermitaño que vivía en una cueva en la montaña, este comentario ya lo he mencionado anteriormente. Para terminar este capítulo después de pasar el tercer ataque epiléptico y mi relación normal con la gente, pero el último día que pase en España, mi primo y sus amigos propusimos hacer una excursión a un lugar que diera miedo, pensamos en ir a una cueva o un túnel del tren que debía medir un kilómero, al final nos decidimos por el túnel, ese día lo pasáramos bien, era agradable la conversación, íbamos por la vía del tren, llegamos al túnel que estaba a unos 5 km del pueblo donde vivía, al principio como estaba oscuro teníamos algo de miedo en entrar, pero al final tuvimos valor y atravesamos todo el túnel, al día siguiente me marché para México, luego empezaron las clases, en el Colegio que se llamaba Boston. Ya en el colegio empecé a notar cambios, que eran que me empezaba a aislar y que la gente no me veia como antes, eran mas reaceos a que me integrara en un grupo de amigos. He leído en internet que durante el periodo en que eres ermitaño lo mejor es no arriesgar y yo tengo la sensasión de que me observan y pienso las cosas antes de hacerlas. La sensasión de observación se ha incrementado ya que en una ocasión en un parque una persona que no conocía me dijo tu eres de Orense, yo le dije como lo sabía, ella me dijo que era bruja y en el trabajo alguna vez llamaron, preguntando por mi y luego comentaron que no podían dar su nombre y Boston, relacionado con el colegio donde estudie y el equipo que quería fichar Drazen Petrovic, a muy pocos kilómetros esta Salem, conocido como la ciudad de las brujas, por lo juicios que hubo allí contra esas personas. Sobre estar vigilado, en el trabajo tenía el libro 1984 el gran hermano te vigila, y un forense me dijo que no leyera ese libro y quizás tuviera razón ya que hay periodos en que la vigilancia es bastante fuerte. Lo curioso es que un día saqué el libro del cajón ya aparecia una hoja marcada en ella aparecía el personaje Hingis, donde decía que era un experto en propaganda pero un inepto en su trabajo. Luego miré la agenda de mi escritoria y aparecía el número 666.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com