El Inspector Carrados y la Muerte Silenciosa. (3/6)

Por Jaimeo
Enviado el 04/12/2015, clasificado en Intriga / suspense
202 visitas

Marcar como favorito


Hay un Escuadrón de la Muerte.
De vuelta a la oficina del joven forense, éste dejó de reír, la cosa estaba seria y muy oscura.
– Quien los asesinó sabía perfectamente que es muy difícil rastrear el arma que disparó las pequeñas esferas de acero. –La voz tranquila, clara y pausada del Inspector Carrados era oída con religioso silencio– Los rifles y pistolas que funcionan con aire comprimido o gas CO2, si bien es cierto que tienen estrías en el interior del cañón para darle a los proyectiles un movimiento rotatorio y, por ende, una mejor puntería, dejan escasa o ninguna huella en los balines de acero.
Suspiró y retomó su manía de acariciarse la barbilla cuando estaba concentrado en sus pensamientos.
– Por otra parte, también las armas de fuego traen las consabidas estrías con el mismo objeto, pero como son balas de plomo o recubierto el plomo con blindaje más duro, siempre dejan una misma huella en todos los disparos siguientes a partir del primero que deja microscópicas “fallas” en el interior del cañón y que quedarán iguales para siempre…. Algo así como las huellas digitales.
– Caballeros, tenemos a uno o a varios astutos asesinos. –Sus palabras sonaban a sentencias– No acepto la tesis que los delincuentes se están matando entre ellos; a los “choros” les gusta hacer ruido, aspaviento de sus fechorías. El ruido de los disparos los enardece e incluso les resta miedo a la muerte. No, no … definitivamente no son hampones comunes, pues por otra parte ya sabemos que estos dos desgraciados suman, dentro de lo que creemos, 33 muertos en diferentes maneras silenciosas. Por favor, señor González, continúe usted el resumen de lo que tenemos hasta hoy.
– Veamos …, –el joven Detective carraspeó antes de continuar el análisis– hemos examinado desde hace unos tres meses a la fecha otros cadáveres en distintos lugares, abiertos o cerrados, que fueron ejecutados también con balines de acero, estocadas con cuchillos y armas contundentes siempre en la región de la laringe. Nos hace pensar en personas que saben de artes marciales que quiebran incluso el hueso hioides sobre la laringe, la inflamación que se produce ocluye la entrada de aire que producirá la muerte por asfixia al no tener ayuda médica inmediata con una traqueotomía.
– Doctor, usted sabe perfectamente el daño que manos expertas pueden hacer en la anatomía. Ah, olvidaba tres muertos con las cervicales quebradas, si me permiten el comentario… tuvieron más suerte que los otros… murieron instantáneamente.
– Gracias, señor González –continuó Carrados–. El problema se circunscribe a varios grupos de personas que pudieron haber cometido estos asesinatos: policías, militares, practicantes de las artes marciales. Como ven, es demasiada gente que investigar, mientras tanto los periodistas, que son muy despiertos, ya están preguntándose “que casualidad” se tratara de delincuentes habituales que salían riéndose de los tribunales; nadie pudo probar sus delitos y meterlos a la cárcel.
El Doctor Scapinni, con ambas manos abiertas apretó su nariz, dando un resoplido carraspeó pidiendo la palabra.
– Y es seguro que comenzarán a hablar de lo que tanto temen ustedes los policías: Escuadrones de la Muerte, pero… esta vez muy bien organizados e inteligentes.
– No hay testigos, si los hubiera tienen miedo de hablar. –Continuó Carrados– El miedo es cosa viva y … ahora hasta los bandidos están pensando lo mismo que nosotros, no son tontos.
El inteligente forense se estiró hacia atrás en su sillón y respiró fuerte, se había quedado con poco aire al escuchar a su amigo.
– Visto así, creo que ustedes tienen razón: hay un Escuadrón de la Muerte que hace su propia justicia. Ahora comprendo el secreto que mantienen sobre la investigación…..pudieran ser Detectives también.


(Continuará Cap. IV).


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com