Sofia... Adicta al sexo

Por daltup
Enviado el 15/12/2015, clasificado en Adultos / eróticos
7631 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Entro a la habitación y ahí está ella, Sofia, sentada al borde de la cama pasando la lengua por sus labios, lleva un short blanco que contrasta con su piel bronceada por el sol, un sweater rosa que hace juego con el bra que lleva debajo y apenas si se deja ver y unas medias altas con líneas rosa que le dan un poco más debajo de la rodilla… Se lo que busca, es mi fantasía hecha realidad y no la pienso dejar pasar…

Me acerco a ella despacio, contemplando lo que me ofrece, la beso en los labios y suelta una risita tonta, sigo besando su cuello y con mis manos acaricio su enorme y delicioso culo, ella gime y me excita, acaricio sus pechos que aunque no son grandes son firmes y me encantan… Saco su sweater y la sigo besando, con sus diestras manos desabrocha mi camisa y se escapa de mis labios comenzando a besar mi abdomen y un poco más abajo… La detengo y me deshago de su brasier liberando esas pequeñas tetas que saboreo, trazo círculos con mi lengua alrededor de su pezón y lo atrapo entre mis dientes haciéndola gemir… Ella desabrocha mi pantalón y tira del borde del bóxer relamiendo sus labios, yo le lanzo una sonrisa lasciva porque se lo que pretende pero aun no es el momento, la tomo por la cintura y restriego mi verga aun dentro del bóxer sobre la tela de su short, me arrodillo y se lo quito, lleva un diminuto tanga, paseo mis dedos sobre la tela y luego la rompo con los dientes… Trazo un camino con mi lengua hasta su rajita y ella gime, separa sus piernas y me abro paso entre sus labios para encontrarme con su palpitante clítoris… Su sabor es delicioso y sus gemidos son como música para mis oídos que me animan a seguir degustando esos exquisitos jugos, se sienta en la cama porque sus piernas tiemblan, hago una pausa para que se acomode y abre sus piernas dándome un acceso privilegiado a su deliciosa concha, sigo lamiendo aquel exquisito manjar y ella gime pidiéndome más… Mi diestra lengua acelera sus movimientos  y la lleva al punto máximo en donde se corre dejándome saborear sus fluidos… Se repone y con su sonrisa se que quiere comerse mi verga, me quito el pantalón quedando solo en bóxer, ella se sienta en la orilla de la cama y mientras acaricia mi pene besa mi abdomen, rápidamente baja mi bóxer y saca mi verga con una erección a punto de estallar, la mete en su boca y le regala la mejor felación de mi vida, la detengo porque ya no aguanto más, me dice que quiere probar mi leche y sus deseos son ordenes, sus mamadas son rápidas y estallo llenando su boca de mi caliente leche que se escapa por la comisura de sus labios, la traga toda y nuevamente se mete mi verga a la boca y en un par de segundos nuevamente esta dura, la saca y me dice que quiere que la parta es dos, la tomo por los hombros y la tiro a la cama, ella abre las piernas y yo la halo para encajarla perfectamente en mi verga,  da un fuerte gemido cuando la penetro de un tirón y sin darle previas al asunto comienzo con fuertes embestidas que la hacen seguir gimiendo fuertemente, ella me grita que siga, que no pare, que es mía y eso me pone a mil, doy mis últimas embestidas y ambos acabamos juntos, nos recostamos un momento, pero ella es una maquia imparable de sexo y comienza a acariciar mi vega endureciéndola de nuevo y me pide que la coja por detrás, se pone de pie inclinándose sobre el final de la cama y yo detrás de ella le doy un azote en medio de su culo que hace que gima, sin preámbulos separo sus piernas y comienzo a meter mi verga desde atrás, mis embestidas son duras y mis testículos chocando con su culo son un sonido excitante que marca el ritmo que llevamos, muerdo su cuello y enseguida se deja ir, yo le doy unas cuantas embestidas más y también me corro dejando su vagina escurriendo mi leche… ‘’Aun no hemos acabado’’ dice pegando su culo a mi verga, ahora quiero que me des por el culo, mueve sus caderas restregando su culo a  mi verga poniéndola dura nuevamente, la tumbo en la cama dejando su hermoso culo levantado, me agacho y con mi lengua juego con su ano, le gusta porque gime y me incentiva a seguir con mi lengüeteo, me suplica que la penetre y ya bien dilatada procedo a meter lentamente mi verga, ella grita pero me pide más, mis embestidas aceleran su ritmo y ella es un mar de gemidos excitantes, me inclino sobre ella y mientras la embisto acaricio y halo sus pezones, ella grita mi nombre suplicante y sé que ha llegado al punto culminante donde sus jugos corren entre sus piernas pero yo aún no termino y sigo con el mete y saca llevándola a otro orgasmo; un par de embestidas y me dejo ir yo también cayendo sobre su espalda…


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com