Guau Guau (1)

Por AzucenaSensual
Enviado el 17/12/2015, clasificado en Adultos / eróticos
4736 visitas

Marcar como favorito

Hoy quería jugar, pero él no me dejó, me puso a cuatro patas y se agachó detrás de mí. Sentí su lengua por mis músculos y me dejé hacer, agachándome y dejando mi culito en pompa, de manera que mi sexo sobresalía en esa postura… todo para él.

Y su lengua enseguida reaccionó a mi postura y encontró mi sexo, que lo recorrió despacio, de arriba abajo, deteniéndose en mi ano, para volver a descender, perdiéndose cuando intentaba llegar a mi oculto clítoris.

Pero lo que era inaccesible a su lengua no lo fue a su mano. La puso sobre mi sexo y su pulgar entró suavemente en mi bien lubricado sexo, mientras que el resto de los dedos se perdían entre mis muslos, intentando llegar a mi clítoris, buscando mi placer.

Le ayudé separando un poco mis piernas, y su mano empezó a acariciar suavemente mi sexo, despacio, con movimientos suaves, mientras que su pulgar hurgaba profundamente en mi vagina.

Cuando intentó juntar el pulgar con el índice y el medio se encontró que mi vagina le impedía lograrlo, pero por el contrario, la presión que ejercía el pulgar en el interior de mi músculo vaginal, en esa zona carnosa tan sensible que tenemos las mujeres, y a la vez el movimiento alternativo de los dedos que tenía fuera sobre mi clítoris provocó que la excitación se disparara.

Si seguía así seguramente me correría, y pensé en retener mi orgasmo, pero al comprender que esa caricia me estaba volviendo loca me deje llevar y enseguida alcancé el clímax. La verdad que esa zona carnosa del interior de mi vagina es de las más sensibles que tengo.

Sacó su dedo empapado de mi sexo y se puso detrás de mí, penetrándome suavemente. Con sus rodillas puestas a los lados de mis piernas hizo presión obligándome a cerrarlas, y sentí su pene muy dentro de mí.

Me agarró de mis pechos y me incorporó un poco, mientras comenzaba un movimiento suave de vaivén que lo sentía intensamente después de mi reciente orgasmo.

Sus manos acariciaban mis pechos, pellizcando mis pezones, estirándolos, retorciéndolos despacio. Acercó una mano a mi boca, y le chupé y mojé los dedos, de manera que cuando volvió a pellizcar mis pezones estos se escurrían de entre sus dedos.

Él me agarró de los dos mofletes del culo y los separó hacia los lados, de manera que consiguió una penetración muy profunda y muy placentera para mí.

Aproveché que había dejado mis pechos para agacharme y separar un poco mis piernas. Él me dejó separando un poco sus piernas, y aproveché para empezar a acariciarme suavemente el clítoris.

Que yo me masturbara es algo que le gusta mucho. Le gusta sentir en esta postura que mientras está penetrándome yo busco mis propios orgasmos con mis dedos.

Y buscarlos es fácil porque enseguida me llegan. El acariciar intensamente mi clítoris a la vez que me penetras me produce un placer intenso y puedo provocarme orgasmos uno tras otro, pero prefiero alargar un poco más la mano y acariciar sus testículos.

El tocárselos desde esta postura le provoca una excitación muy grande y enseguida aumenta el ritmo de sus movimientos, lo cual me excita aún más.

Cada vez que me corro mi sexo se inunda de mi jugo de placer, y su pene se desliza más fácilmente. Entra y sale con mucha facilidad, y mientras a mí ese movimiento me provoca cada vez más placer, más y cada vez más intensos orgasmos, también me dilato más y él siente menos en su pene.

Con sus dedos al lado de mis labios exteriores, y la palma de su mano estirando a los lados, con mi sexo muy abierto, decide apretar, penetrarme muy profundamente.

Y eso provoca un orgasmo muy intenso, muy fuerte. Es muy difícil de describir la sensación que me provoca ese movimiento. El orgasmo viene de dentro, de muy dentro, y estalla, pero como no se mueve y me siento llena, no acaba de explotar.

Me quedo en el clímax, sin poder llegar a correrme del todo, sintiendo un placer extremo, sintiendo que no puedo respirar, e instintivamente llevo la mano a mi clítoris y me acaricio intensamente, apretando, como una loca, logrando hacer estallar mi orgasmo, recuperando la respiración en medio de jadeos de placer.

Sígueme en mi blog http://azucenal.blogspot.com

O directamente, todos mis relatos en mi libro "Libertad sexual" de Azucena López, disponible en Amazon.es


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao