Los tres cerditos (Versión Nitro) 2

Por JDLRM
Enviado el 17/12/2015, clasificado en Cuentos
480 visitas

Marcar como favorito

El viernes noche, como cada viernes, Juanito y Ernesto habían quedado en el bar de siempre, y allí, como cada viernes noche, el camarero se acerca a su mesa con tres cervezas, a lo que Juanito responde:

-Esta noche solo dos.

-¿Qué pasa con el señor Tocino? -Pregunta el camarero extrañado por su ausencia-

A lo cual Juanito contestó:

-El señor tocino se llevó tal decepción cuando vio la realidad, que decidió colocarse una mochila de piedras e ir a buscar la ciudad perdida de la Atlántida.

El camarero dejó un par de cervezas en la mesa, y se retiró a cubrir la barra.

-Pareces cansado Ernesto -Le dijo el señor Morcilla a su compañero, poco sorprendido he de añadir- ¿Acabas de llegar del ensayo?

-Sí, hemos terminado hace poco, apenas me ha dado tiempo de ducharme y salir -Le contestó su agotado amigo cerduno-.

Juanito, adoptó una pose pensativa, sorprendido por el comportamiento de su buen amigo, y es que él no podía entender por qué alguien dedica tanto tiempo a no conseguir nada en la vida, así que una vez más, se dirigió a su compañero:

-No puedo entenderte ¿Por qué pierdes el tiempo con la música y la pintura en lugar de buscar un trabajo mejor para poder vivir más cómodamente?

A lo que Ernesto contestó:

-Yo no podría vivir tu vida, entiende que algunos tenemos sueños, y vamos a luchar por ellos, porque para los que son como yo, ir de casa al trabajo y del trabajo a casa, nos mata por dentro lentamente, no espero que puedas entenderlo.

-Te entiendo -Le respondió Juanito- pero eso lo soluciona una buena cerda, verás, he conocido a una cerdita, y, ahora vivimos juntos, cuando llego a casa cada día después de trabajar, y me siento a ver la tele, ella me prepara la cena, y eso amigo, eso es lo más grande que le puede pasar a un cerdo, calor de hogar.

Ernesto no parecía muy convencido de las palabras de su compañero.

-¿Eso piensas? -Le dijo a su amigo- Yo no lo veo de esa forma, preferiría tener a alguien en mi vida que tuviese sus propios sueños y objetivos, creo que, a la larga, alguien que solo me hace la cena mientras veo la tele sería tedioso. 

¡Tedioso! -Le contesta Juanito un tanto sorprendido por las palabras de su compañero- Tedioso es mejor que cansado, estás hecho unos zorros, no os ofendáis -Dijo a los zorros sentados en la mesa de al lado- mírate, estás cansado y ¿Cansado para qué? No has conseguido nada con esos sueños tuyos, dime ¿De qué te sirve mantenerte en forma? Si no dejas esas aficiones tuyas, jamás encontrarás un buen trabajo, y si no encuentras un buen trabajo, ninguna cerda va a querer estar contigo ¿Para qué te sirve entonces?

-Ahí Juanito -Suspiró Ernesto- ojalá pudiese hacértelo entender, pero creo que, para una mente tan cerrada, sería imposible, intenta verlo de esta forma, puede que yo no consiga ninguno de mis objetivos en la vida, pero al menos, cuando mura, dios quiera que sea dentro de mucho, podré hacerlo orgulloso por haber luchado por mis sueños, la diferencia entre tú y yo, realmente no es tanta, pero radica en el hecho de que tú, como todos, también tienes tus sueños, pero a diferencia de mí, los ves como algo tan lejano, que no moverás un dedo por intentarlo.

El señor Morcilla seguía sin comprender nada de nada, así que se tomaron otro par de rondas y cada uno se fue a su casa.

Por desgracia, no faltaba tanto para el último día del señor Martín, ya que su casa, al igual que la de su amigo, el señor Tocino, entorpecía el paso de la autopista, por lo cual, el gobierno lo echó de allí, y al tratarse de un terreno pobre que en principio no valía nada, y digo nada para el gobierno, ya que, para Ernesto, esa chabola de madera era su hogar, le dieron 3000 euros, precio estándar de expropiación por aquel entonces, y lo echaron a la calle de una patada, una vez más el lobo metafórico, con su sueldo y ese dinero, apenas podía pagar el alquiler de un motel de mala muerte, pero Ernesto no se rindió en ningún momento, siguió con su grupo, su pintura y sus carreras por el bosque, incluso después de que le despidiesen del trabajo, por un recorte de plantilla, seguía luchando, al menos, hasta el día que un lobo no tan metafórico lo asesinó y le robó la cartera mientras corría por el bosque, una cartera metafórica, ya que el cerdo no tenía tanto dinero como para llevar una. Tras otra veintena de asesinatos de animales de diversos cuentos, la policía animal detuvo al malvado lobo y lo condenó a veintiún días de servicio comunitario.

El funeral del señor Martín no fue un funeral a lo grande, tan solo asistieron a él, sus compañeros del grupo de country, el burro, el gallo tomatero y el armadillo, además de algunos de sus escasos fans, algún compañero de su antiguo trabajo y por supuesto su mejor amigo, el señor Morcilla, que lloraba la perdida de otro compañero. Cuando Juanito se acercó al ataúd de su amigo, vio algo que cambiaría su forma de ver la vida para siempre, nunca supo a ciencia cierta si fueron los maquilladores de la funeraria, un tanto sádicos, o si realmente, Ernesto había muerto con una sonrisa en la cara, pero ese último gesto de su compañero, hizo que Juanito por fin comprendiese la forma de vivir de Ernesto, entonces, le dio a este su último adiós, y le susurró antes de irse:

-Al final te ha matado el deporte… aun así, cuando llegue mi día… Buda quiera que sea dentro de mucho, yo también quiero morir orgulloso.

Y fin.

¿Queréis saber qué pasó con el señor Morcilla después el funeral?  Bien, pues yo os lo diré.

Cuando llegó a casa, se encontró a la cerda de su novia practicando zoofilia, que en ese mundo era sexo normal, con el lobo que mató a su amigo, que se había escaqueado del servicio comunitario, esta vez lo de cerda, sí que es un insulto.

-Cariño, has salido muy pronto de trabajar… -Dijo la cerdita-.

Al no poder comprender el hecho de que alguien a quien tanto quieres, te engañe de esa forma, en lugar de cortar contigo antes de tirarse a otro, Juanito, hizo lo más razonable que se le ocurrió en ese momento, cogió su escopeta y los mató a los dos, tal vez debería de habérselo pensado mejor, en cualquier caso, actualmente es un prófugo de la ley y nadie conoce su paradero.

Y fin de verdad.

 

Versión audiolibro: https://www.youtube.com/watch?v=NKBib6clNUE

  


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com