Maddie... Ya no es una niña (2)

Por TócameSinConsentimiento
Enviado el 27/12/2015, clasificado en Adultos / eróticos
10469 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

 

La puse en su cama, ella dormía, o tal vez solo estaba demasiado ebria para mirarme, no pedí permiso, no pronuncie excusas, la besé en el cuello, mi cuerpo me ardía, la necesitaba, ella respiraba agitada, podía sentirme.

Deslice sus tirantes con la intención de desnudarla pero ella no me dejó, abrió un poco los ojos y me dijo que era "casta", eso me terminó de empalmar, mis testículos iban a explotar, le susurre al oído para calmarla, desabroche los botones de su pecho y como se veía tan tierna le deje el vestido. Ella se estremecía de manera deliciosa, libere a sus gemelas de la prisión de encaje blanco y disfrute de la vista.

-N-no debemos...-

-Eres mayor de edad, claro que podemos-

-mi hermano...-

La callé con un húmedo beso, ella era totalmente inexperta, parecía mi muñequita de juegos. Lamí sus senos hasta que le ardieran de placer; acomodé varias almohadas detrás de ella para poder tocar su figura de princesa perfectamente, y también para que ella viera todo lo que planeaba hacerle, con suma delicadeza le quite las bragas, se resistió como pudo, me estaba desesperando por lo que zamarreé un poco sus piernas, hasta deslizar su prenda por completo.

Ella se tapaba los senos con un brazo y con el otro se bajaba el vestido, pero no me detendría tan fácilmente, tome sus manos y le enseñe a tocar sus senos en círculos, sus mejillas rojas seguían en vaivén de su cuerpo al sentir mi lengua en su pubis. Gimió inmediatamente, y cuando iba a llegar a su primer orgasmo me detuve, me quite toda la ropa y la deje ahí en su cama mientras me tocaba frente de ella.

Estaba agitada e inclusive maravillada, sus pechos subían y bajaban y suplicaba clemencia.

-Di que me amas-

-yo..o t-te a...amo- dijo martirizada

Me sorprendió su respuesta

Sus brazos sostuvieron su estomago y dijo -estoy ena..enamorada de ti desde que éramos... niños-. Esa pequeña frase me volvió loco, la acorralé en su cama y metí mis dedos en su vulva, se retorcía.

-te amo, te amo, te AM...- intentó decirme suplicante cuando sus jugos fluyeron sin cesar de su interior, la dejé descansar unos minutos y la recompensé con besos.

Volví a masajear su senos, y ella pregunto inocente si podía tocar mi virilidad, me recosté a su lado y ella despacito y casi con miedo toco con la yema de los dedos el antes nombrado. Lo tocaba de a poco, preguntó si podía lamer y le concedí su petición; acercó su lengua y lamió la punta, el tronco, para ser su primera polla era tierna y buena.

Me subí encima de ella, abrí sus piernas y ella puso sus manos en mi cintura, la bese suave y la penetre hasta el fondo, ella lloró, me abrazo fuertemente y yo la calmé. Puse sus manos bajo sus pechos y comencé a moverme, ella estaba perdida en el placer, sus pechos rebotaban fuertemente, disfrute cada segundo hasta que llegó otro de sus orgasmos, la puse en cuatro patas y amarre sus manos con cinta adhesiva y tire de su cabello para mantener derechas mis embestidas, me fui completamente en su interior y desfallecí a su lado unos momentos.

Ella con su cuerpecito apresó mi pierna con sus glúteos y comenzó a masturbarse conmigo, me volvió a empalmar, la tomé del trasero y ella aferró su vagina a mi miembro, le di duro contra el muro y cuando estábamos de lo mejor sentimos una voz, me deje de mover pero seguíamos unidos.

-¡Maddie, vine a buscar mi chaqueta! ¿La tienes tú?-

-N...¡No la tengo!- dijo apenas

Recobré mis obras y me moví dentro de ella, se escuchaba a marco venir al cuarto.

-¡No entres!, ¡Es....estoy...vistiéndome!- decía ahogada en mis embestidas.

-¡Ya la encontré, ¿Y Erick?-

-¡Sss....Salió... Con sus amigos!-

-¡OK, cuídate!- se escucho la puerta de la entrada cerrar y aumente la velocidad.

Juntamos nuestros labios hasta que ambos llegamos al orgasmo. Luego de eso ella se durmió, la desnude completamente, la metí sin ninguna prenda a su cama, saque algunas fotos con mi móvil, por si la oportunidad no se repetía, me desvestí y me recosté junto a ella, para luego dormirnos...

Continuará... (?)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com