CORAZA

Por green
Enviado el 01/01/2016, clasificado en Varios / otros
226 visitas

Marcar como favorito

                          Un nuevo heroe ¡¡¡CORAZA!!!

Me llamo Eduardo Morales y soy discapacitado, lo que voy a contaros puede que os asombre, pero eso no quiere decir, que no sea verdad…

Mi historia comienza de crio, en aquellos años era retraido y solitario. Aunque intentaba hacer amigos relacionarme no se me daba bien, así que prefería dedicar mí tiempo a mis hobbies.
Tenía un talento innato para desmontar y montar cosas. Por ejemplo, el motor de un renault super cinco cuando tan solo contaba con diez años de edad, pero no solamente me entretenía con eso, también me gustaban los comics, en especial los de superheroes.
Leyendolos el mundo parecía más sencillo, la fina linea que separaba el bien del mal no existía, todo era blanco o negro y los valores como el honor y el valor se respetaban. Desgraciadamente, cuando vas creciendo te das cuenta de que la vida no es tan simple como en aquellas historietas, pero sabía que en mi corazón había algo diferente, algo que no tenían los demás y yo… yo creía en esos valores.
Por eso, al cumplir los venticinco años, hice las pruebas de admisión al cuerpo de bomberos.

Pero entonces, todo empezó, primero fueron caidas tontas y Manuel Gonzalez (era guaperas y cachas que se las lleva a todas de calle, un poco capullo, pero buena persona) Los demás de la cuadrilla era: María Cuesta ( Era la simpatica y poco agraciada, pero con ese algo, que te llamaba la atención) Fernando Avila (Era el veterano, serio pero agradable y muy alto) Vanesa Moreno ( era seria y un poco irritable, pero en el fondo buena chica, morena y bajita) Oscar Rodriguez (Era el simpatico con mucho carisma, No estaba cachas, pero si bastante fuerte y no muy alto)

Manuel siempre decía: - Como te gusta besar el suelo eh, jajaja.

Yo:- Tu si que vas a besar el suelo.

María:- Son como niños. E iba a por él y todos nos reiamos.

Es extraño, pero ahora parece que esos recuerdos pertenecen a otra persona… Fin sigamos…

Pasado un tiempo empecé a andar en muletas y fue cuando decidí ir a urgencias, después de innumerables pruebas, me ingresaron en el hospital. Allí el tiempo se hacía eterno, hasta que conocí a una enfermera, se llamaba Eva Herrero (Era muy simpatica e inteligente con gran sentido del humor, morena y atractiva) y me dijo:

- Buenos días, me llamo Eva ¿Qué tal?

Yo:- Encantado, yo soy Eduardo, pero me puedes llamar Edu. Bien, no tenía nada más divertido que hacer y aquí estoy pasando unos días de vacaciones.

Eva:- Jajajaja. Tengo que hacerte un analisis de sangre

Yo:- De acuerdo, te tengo que confesar que me dan miedo las agujas, pero si luego te puedo pinchar yo… No me importa.

Eva:- Jajajaja anda… Bueno, ya esta. Oye, si necesitas llama eeehh.
Yo:- Vale, gracias.

Después de eso, hablamos frecuentemente, al principio era por un nuevo analisis o algo relacionado con lo que me estaba sucediendo, pero luego se convirtió en una costumbre y conectamos.
Un día esperándola, quien se presentó no fue ella sino un médico llamado Pablo Guiza (Era serio pero agradable, alto y rubio) y me dijo:

- Buenos días ¿Qué tal te encuentras?

Yo: - Bien, dentro de lo que cabe

Pablo: - Me alegro. Por desgracia tengo malas noticias, ya tenemos los resultados de las pruebas y tienes… Distrofia muscular.
¿Y que es eso? – Pregunte asombrado.

Pablo: - Es una mutación genetica, una enfermedad degenerativa. Son trastornos cuyos primeros sintomas suelen aparecer en la infancia y solo en casos excepcionales en adultos como tú.

Yo: - Que suerte la mia

- Verás, es algo técnico. Pero, para que me entiendas, te falta una encima por la cual, al estimular el musculo no se ejercita, sino que se va quemando y se destruye, por lo que tú salud irá empeorando con fatales consecuencias.

Al oir esto, no me dí cuenta de nada más, quedé como en estado de shock divagando en ¿Cómo pudo suceder? ¿Por qué yo? ¿Qué sucederá ahora?
Mi madre Rosa Morales (Tenía un carácter fuerte capaz de enfrentarse a una enfermedad y a cualquier obstáculo que le ponga la vida, de convicciones firmes, además era inteligente, morena, no demasiado baja y algo rellenita) me decía:

- Todo va a salir bien, todo volverá a ser como antes ya verás.

Pero sabía que no era cierto, nada volvería a ser igual, que me quedaba ¿Vivir siendo una carga? ¿O ser un muñeco de trapo en manos de la gente? Durante meses, no pude pensar en otra cosa y quería estar solo… Pero tras enfrentarme a la perspectiva de la muerte… Carecía de miedo, estaba preparado para lo que tuviera que pasar. Pero un día después mucho tiempo, los médicos se queron asombrados de la milagrosa mejora de mí salud y me dí cuenta de que no el final, sino un nuevo principio, así que pedí el alta voluntaría.

Mi unico empeño era recuperarme. Sino por mi mismo, me construiría un nuevo cuerpo, pero financiación…

Con el don que tenía para las maquinas, no me fue dificil encontrar trabajo en una empresa de nuevas tecnologías llamada Inotec.
Allí, pronto vieron mis habilidades y me pusieron a trabajar junto a un tipo llamado Victor (Era carismatico, simpatico e inteligente pero con ideas algo radicales, moreno y algo bajo) en el primer ordenador cuantico. Esta computadora, debía ser diez veces más rapida que las demás y simular un cerebro humano.
Lo que desconocía en ese instante, era que estaba creando una amenaza sin parangón para el mundo. Porque posteriormente, crearía unos cyborgs casi indestructibles para el ejercito y ya sabeis lo que pasa cuando se juntan dos cosas muy peligrosas…

Mientras por mí parte, ya tenía desarrollada la tecnología del proyecto “C.A” (Cuerpo artificial), ahora necesitaba brazos fuertes y manos hábiles. Solo conocía a una persona que me pudiera ayudar con esto y era Viti, al principio fue reticente, me decía:

- ¿Por qué quieres hacer eso tio?

Yo:- porque tú no sabes lo duro que es vivir así, dependiendo de la gente, vivir condicionado y condicionar a los demás.

Viti:- No digas eso, yo no me siento condicionado.

- Bueno… Ya me entiendes. !!!Quedarte mirando mientras se esta haciendo algo sin poder ayudar y no he nacido para vivir así joder¡¡¡

Viti:- Vale, si es importante para ti, te ayudaré.

Como llevaba tiempo con este proyecto, Cuando aceptó, ya tenía todo lo necesario en mi casa domotica y comenzamos a trabajar.
Sabemos, que el cerebro envía las ordenes al cuerpo mediante impulsos neuroelectricos. Pues era la misma idea, con una diferencia, en vez de ir por dentro y yendo del cerebro pasando por todo el cuerpo hasta mover la parte que queremos, sería del cerebro ayudado por un gorro de electrodos y a través de unos cables, que iban directamente a las prótesis biónicas y empezamos...

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com