EL (VERDADERO) CRIMINAL

Por Andres Son
Enviado el 11/01/2016, clasificado en Intriga / suspense
320 visitas

Marcar como favorito

Era tarde cuando el doctor Sam llego a su casa. Entre la oscuridad y su cansancio no noto al hombre armado que lo había seguido hasta le entrada de su casa, cuando se dio cuenta ya era muy tarde.
-Por favor, mi esposa y mi hija están adentro, yo…- dijo muy nervioso Sam, pero el hombre armado, James, lo tomo fuertemente del cuello y de un golpe se metió dentro de su casa.
Sam quedo sentado sobre un pequeño sillón con sus manos elevadas en dirección a James, quien constantemente lo apuntaba con un arma.
De pronto un grito se escuchó proveniente del otro lado de la habitación cuando Catherine, la esposa de Sam apareció, asustada por toda la escena se quedó inmóvil en el lugar.
James camino hasta ella, la tomo con fuerza del cuello y la llevo hasta colocarla de rodillas frente a Sam.
-Por favor, haga lo que quiera conmigo, pero no le haga nada a ella.- dijo Sam, con lágrimas en los ojos, mientras veía a su esposa aterrorizada e inmóvil en el suelo.
-Entonces dame lo que busco, las joyas, ¡las quieras todas!- dijo James fuertemente mientras movía el arma en dirección a Sam.
-¿Joyas? ¿Qué joyas?- grito con desesperación Sam.
James se quedó en silencio por unos momentos, luego volvió a tomar a Catherine del cuello, y la llevo a la rastra hasta una mesa que se encontraba allí, donde la arrojo, dejándola acostada boca abajo, y con sus piernas colgando. James coloco la mano con el arma cerca del rostro de ella y la otra la puso en la cintura de Catherine, y suavemente comenzó a moverla introduciéndola por debajo de la falda de ella.
-O me das lo que busco, o te voy a obligar a ver cómo me divierto un poco con tu esposa.
Al decir esto, Sam se levantó desesperadamente de donde estaba, intentando llegar hasta donde estaba su esposa, pero James le dio un golpe con la culata del arma, provocando que este se cayera al suelo, James apoyo el arma con violencia en la frente de Sam.
-De esta casa o me voy con las joyas o con tu esposa, esas son tus únicas dos opciones.- dijo James autoritariamente y con el arma…


…-No creo poder hacerlo.- dijo James, sentándose con sus manos sobre su rostro y mirando el arma que se encontraba frente suyo sobre la mesa.
-Todo va a estar bien, te lo prometo- dijo Catherine, acercándose a él y tomando el arma –no tenes que usarla, simplemente es para asustarlo, nada más.
-Sigue siendo un arma real, real y cargada.
-Es real porque tiene que parecer real, y está cargada solo por las dudas que tengas que usarla.
-¿Por las dudas que se presente la situación en que tenga que matar a tu marido?
-Que la tengas que usar no significa que la tengas que usar contra alguien, tal vez tengas que hacer algún tiro al aire, es todo, vos quédate tranquilo, siempre y cuando te muestres firme, serio y seguro, no va a haber necesidad de eso.
-Sigue sin gustarme todo esto.
Catherine sonrió, se acercó a James y se sentó en su regazo, rodeo con sus manos el cuello de él.
-No tenes que preocuparte, todo va a salir bien, te lo prometo, yo voy a estar ahí.
-Tampoco me gusta mucho la idea de amenazarte y tocarte de esa forma.
-No te hagas problema, no es real, y en lo de tocarme, quédate tranquilo- Catherine acerco su rostro hasta casi pegarlo al de James –voy a tratar de que no se note que lo estoy disfrutando.
Los dos sonrieron y se comenzaron a besar…


…James se arrodillo en el suelo junto a Sam, quien se encontraba recostado, lo tomo con una mano de la camisa y con la otra le pego el arma en la frente.
-Vas a darme lo que busco.
-No por favor, yo no…
De pronto un gran estruendo sonó en la habitación, los dos hombres voltearon velozmente y vieron a Catherine parada a unos metros de ellos, quieta y en silencio, con una leve gota de sangre saliéndole por entre sus labios; unos segundos después, ante los sorprendidos hombres, ella cayó al suelo y quedo inmóvil allí. James dio un grito y corrió hasta donde se encontraba y la tomo entre sus brazos, ella ya estaba muerta.
-¡No!, ¡¿Por qué, por qué!?
Sam se levantó y quedo viendo la escena totalmente sorprendido, miro el arma en su mano y luego a donde se encontraba Catherine.
-Yo… Catherine…- dijo en silencio casi para sí mismo.
Mientras Sam se encontraba en el suelo llorando mientras tenía el cuerpo sin vida de Catherine entre sus brazos, James salió velozmente de la casa.
-Catherine…- murmuraba entre llantos Sam, mientras tenía en sus brazos fuertemente a Catherine.
De pronto otro fuerte estruendo sonó en la habitación, y esta vez fue el cuerpo, ahora sin vida de Sam en el cayó al suelo. Detrás de él se encontraba Bailee, su hija, quien había logrado colocarse detrás sin ser notada. Tenía un arma en su mano, con la otra saco un teléfono celular de su bolsillo y marco un número.
-James debe estar por llegar a su casa, espera a que entre y después que termines con el asegúrate de sacarle el arma, tenemos que cambiarla por esta- dijo mientras miraba el arma que tenía en su mano…


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao