Licántropo

Por Annbethquim
Enviado el 18/01/2016, clasificado en Varios / otros
262 visitas

Marcar como favorito

Licántropo, era un licántropo. No en el sentido estricto del ser de ficción, no era al uso. Su aspecto no distaba en nada de un común mortal. Alguna vez bromearon sobre su vello, pero no dejaba de ser un hombre normal. Era un alma animal encerrada en un cuerpo humano, esquivo, mordaz, indiferente. Era como si estuviera muerto en vida, lleno de rencores, de heridas abiertas que se lamía a si mismo. A veces agrio, otras, huraño. Era un ser atrapado que soñaba con el campo abierto. Un lobo estepario que se revuelve en su interior inconformista.

Pero, como el hombre lobo, tenía días de transformación. Ella nunca comprobó si esos cambios respondían a alguna fase lunar, a alguna compleja alineación cósmica o, simplemente, a casualidades del destino. Ese licántropo revertía su alma y abandonaba a la bestia para convertirse en un ser entrañable. Amable, tierno y dedicado. Humano en todos los sentidos. Capaz de formular las más bellas palabras, la más grata de las caricias, la más dulce mirada. Su compañía hacía magia en ella. La elevaba hasta donde el oxigeno escaseaba, hasta donde el aire enrarecido la dejaba borracha bebiendo de sus palabras. Ella nunca supo si la cautivó el lobo o su otro yo, o fue la mezcla de los dos. Ahora que no tiene su locura busca sustitutos sin  éxito. Nadie se puede comparar al ser que un buen día desapareció, que cambió, que mutó, que cambió la locura por la cordura de la rutina.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com