En la calle.

Por Valentina Bergiere
Enviado el 29/01/2016, clasificado en Adultos / eróticos
10087 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Son las 11 de la noche y el me invita a fumar un porro, no debo hacer ruido, mi madre puede despertar.

Mientras cierro la puerta con cuidado, él esta atrás y sé que me esta viendo el culo. Volteo, nos miramos a los ojos y sonreímos. No podemos besarnos, él tiene novia y la respeta...

Caminando por la calle el baja la velocidad para verme caminar, todo está solo. Caminamos en el medio de la carretera, fumamos, el me da una palmada en el culo, lo miro con picardía y odio mientras lo empujo, él me agarra los brazos agresivamente y me besa como un loco, pero debemos parar, él tiene novia y la respeta.

Seguíamos fumando sin decir una sola palabra, íbamos por una escuela, todo estaba oscuro, él vuelve a tomarme y me dice que con tan solo haberlo visto lo estaba tentando. Me besa, con una mano toma mi cabello fuerte de atrás y con la otra me roza el clítoris, me hace temblar. Vivo en sus besos, en el movimiento de su dedo, aprieta mi mano y me hace sentir la dureza de su miembro, nos besamos, nos tocamos, respiramos con ansias nuestro olor, no sabemos que hacer con tanto deseo, nos sentimos tan cerca pero tan imposibles.

Sentimos un ruido y pudimos despertar, era un supervisor.

Nos vamos de ahí, ahora pasamos por un parque, él intenta hablarme de cosas que no me importan, en ese momento sólo podía concentrarme en el movimiento de su boca y lo que estaría haciendo con ella. No puedo más, lo beso, él me toma y me lleva a un callejón oscuro, me voltea de espalda y me empuja hacia la pared, me aprieta los pechos desesperadamente, puedo sentir su pene duro arrecostado en mi, me baja los pantalones sin avisar y me lo mete con todas las ganas acumuladas con las que venia desde que me vio, estoy tan húmeda, me lo hace fuerte y es inevitable callar mis gemidos, me voltea y termina en mi boca.

Tenemos que irnos, fumar nos hará volver a olvidarlo, él tiene novia, él y yo somos buenos primos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com