Fantasma de fantasía

Por V.M. San Miguel
Enviado el 09/02/2016, clasificado en Poesía
250 visitas

Marcar como favorito

Fantasma de fantasía. Mi fantasma soñado, dime que es cierto cuanto he pensado, dime que mis ilusiones, que mis alucinaciones tienen algo de verdades. Dime que estás aquí y que permaneces siempre a mi lado, dime mi fantasma de ensueño, que aun tus manos deslizas en mis hombros, pero no me mientas pues yo conozco la respuesta. Puedo oler tu perfume, puedo sentir tu tacto, tu cariñoso amor, siento como te abrazas a mí, siento como lloras en mi pecho, oigo tus sollozos tan alto como oigo tus agónicos gritos. Sé que aún estás conmigo, ¿Por qué no te presentas ante mí, si ambos añoramos aquello, si ambos aún nos amamos como en nuestra lejana primavera? ¿Por qué tú rostro de mi vista apartas? Ven, mi fantasma de cuento de hadas, ven mi añorada media naranja. Ven, te lo ruego con el corazón en la mano, ven, mi belleza latina, mi secreta compañera, mi divina gemela, mi sombra aclarecida por la luz en la mañana. Ven y bésame con la misma pasión que teníamos antes, ven y abrázame eternamente.

    Escucho tu voz, siento tus dedos enredándose entre mi cabello, siento tu cariño y tu amor, pero, en tanto vuelvo la vista en aquella dirección nada anormal llama mi atención. No estás ahí como no estás junto a mí, ¿qué son, entonces, estás fantasías que nacen en mi cabeza? ¿qué son aquellas expresiones de amor que puedo sentir viniendo de ti? ¿Será, qué son meras alucinaciones, que son el producto de mi enfebrecida y embriagada razón? ¿Son algo más que una simple letanía de fantasías?

    ¿Eres, mi fantasma de fantasía, mi producto de divina alegría, algo más que una ilusión nacida de mi esquizofrénica razón? ¿Eres, fantasma de ángel, algo que exista más allá de mi compresión o eres una mera, fantástica ilusión?

    Si no eres más que el fantasma de mi muerta cordura, ¿por qué puedo oler tu fragancia y, si cierro los ojos y extiendo la mano en aquella dirección, sentir el tacto de tus rizos derritiéndose entre mis toscos y torvos dedos de anciano? ¿Aquello es un rasgo de mi senilidad, es un ápice de locura que, hasta ahora, se mantenía oculta en mi cabeza o será que…?

    ¿Existes, fantasma de fantasía?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com