La película de nuestras vidas

Por alser
Enviado el 11/02/2016, clasificado en Reflexiones
384 visitas

Marcar como favorito

Estoy en el asiento trasero del coche mientras observo el paisaje, mi padre conduce suavemente y traza las curvas con delicadeza, al lado mi madre suspira y mi hermano duerme como un ángel. Me abstraigo de mí mismo y mi enfoque toma forma de película, mientras mis pensamientos van a lo suyo.

Me encanta el cine quizás sea por el empatizar con el personaje, las emociones que desprende en mi cuando  siento lo que veo…Y si nuestra vida fuera como una película, la película de nuestra vida, y nosotros decidiéramos ser protagonistas o pasar a ser secundarios e incluso el antagonista... Si se piensa fríamente podemos llegar a cambiarlo todo con nuestras decisiones incluso el género de ella. Nunca se representara un drama donde el protagonista rebose de alegría más bien todo lo contrario, cuando los problemas o circunstancias nos atrapen podremos elegir qué camino tomar, nuestras decisiones determinaran el género mientras las circunstancias serán solo el fondo del problema. Por qué nosotros podemos decidir qué tipo de película podemos estar viviendo. Entre otros géneros: acción, si nuestras decisiones están encaminadas a resolver problemas racionalmente, con decisiones en que se asumen las consecuencias  y la confianza en nosotros mismos es la clave.  Aventura si afrontamos el miedo a lo desconocido, terror si tememos los desconocido e irracional y ese miedo nos invade. Romántica si dos películas de dos personas coinciden en el problema y planteamiento y se coprotagonizan.

La identificación del problema será  siempre subjetiva para el protagonista, una persona acostumbrada al riesgo, a estar entre la vida y la muerte, y confiar en uno mismo, no percibirá los mismos problemas que una persona que odia el riesgo por falta de confianza en uno mismo  y que el mayor riesgo que ha tomado es jugar  a la lotería.  Para este ultimo la declaración de hacienda puede provocarle más de un enfado y frustración en cambio para el primero el planteamiento como problema puede resultar irrisorio , u os imaginarias al mismísimo James Bond suspirando al hacer la declaración de la renta después  de una misión, es una exageración pero para entenderlo...

 Nuestro papel en nuestra película es algo muy importante. Si en nuestra película somos secundarios, significa que los problemas de los protagonistas tendrán mayor relevancia que los nuestros, no tomaremos las riendas de nuestra vida y nos veremos en circunstancias no deseadas en que no hemos tomado decisión, por la famosa excusa, del destino. Ser antagonistas es renunciar a los valores,  el fin justifica los medios, sentirse avergonzado al echar la vista atrás. No juguemos a ser narradores omniscientes porque nuestras mentes se inundaran de basura y nuestra imaginación nos puede costar una mala pasada. Nunca podremos ser el guionista ni director de nuestra película y si jugamos ser ellos saldremos mal parados ya que hay elementos fuera de nuestro control, pero si podremos definirla desde nuestra actuación, planteamiento, definición del problema y nuestra toma de decisiones.

En el silencio y vacío de nuestras mentes. En esos momentos donde podemos pensar en nosotros y no nos dejamos llevar por la situación. Siempre suelo intentar observarme como un observador de mi película. Y ver en que no concuerda con lo que me gustaría ver de mí mismo. Momentos en que no he sabido dar lo mejor de mí mismo, en que no he sido consciente del problema real, no he tomado ninguna decisión o la decisión equivocada, también otros en que he sido rápido en resolver los problemas y he tomado las decisiones acertadas y que concuerdan con lo que pienso. No vale castigarse por esos momentos en que el visionado de la película se hace difícil o desagradable, siempre se está en el instante de empezar una nueva película, resetear nuestra mente y volver a empezar.

He llegado a la conclusión de que la vida no puede computarse como una película de un género, sino como un conjunto, nuestras reacciones y acciones serán diferentes al igual que los problemas que planteemos en circunstancias externas, se compondrá de ciertos géneros y papeles según nuestra evolución en el tiempo, nuestro aprendizaje al echar la vista atrás. Cambiemos y protagonicemos las películas que nos gustaría ver. 3, 2 1, cámaras, ACCIÓN.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com