Jefe II

Por whitelove
Enviado el 15/02/2016, clasificado en Adultos / eróticos
5205 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Me miró, le devolví una mirada en complicidad y lo aparté. Sabía que estaba a punto de terminar… no quería así que decidí que era el momento perfecto  para darle un respiro, pero tomar el rumbo de la acción yo.

Baje poco a poco besando cada parte de su abdomen, tome su miembro entre mis manos mientras besaba su ombligo, su pene estaba duro a punto de estallar, recorrí con mi lengua su desde sus bolas hasta la punta y la introduje lentamente en mi boca, mientras mi mano tomaba su raíz empecé a chuparlo mas suave a relajarlo pero sin dejar que fuera demasiado lejos un gemido salió de su boca y entendí que era el momento perfecto para meterlo hasta lo profundo de mi garganta sus manos tomaron mi cabeza y suavemente jalo mi cabellera larga y castaña, movía su pelvis como si estuviera sobre mí, sentía su miembro en lo más hondo de mi garganta.

Lo avente en su silla donde tantas veces lo había imaginado en mi recamara, me monte sobre él mis tetas subían y bajaban al compás de mis saltos, apoye mis manos en su abdomen y subiendo un poco mi cadera sentí su punta, una mano tomo una de mis tetas, hizo que chupara su dedo  y lo bajo lentamente hasta mi clítoris empezó a jugar con él y con sus 2 dedos, tanta fue su presión que sentí como su miembro recorría  mis paredes entraba y salía con tanta fuerza que me mojé aún más.

 

Reclino su silla y quedamos casi acostados yo sobre él, esa era la mejor parte. Tomo mi cadera y eligió el ritmo en el que me tenía que mover, en ratos suave en ratos más rápido; quería que disfrutara tanto como yo y recordara ese momento giré  le regale mi mejor vista un culo enorme y del cual gozaría viendo rebotar, me apoyé en sus rodillas y sentía como su verga entraba y salía.

 

Fue tal su placer que empezó a gemir tan rico, que sentía mis fluidos en sus bolas, me tomó por la cadera, me acostó en su escritorio y se puso frente a mí, me penetraba hasta el fondo, coloque mi mano en mi clítoris en empecé a moverlo para apretarlo cada vez más, su cara reflejaba tanto placer que empezó a moverse aún más rápido.. así mas, más, más rico,,, oh sii!! Ahh…Cógeme

 

Eso lo calentó aún más estaba a punto de llegar… aceleró sus envestidas. Llegue no pude más mis uñas se clavaron en sus brazos.

Me tomo del cuello e hizo que me hincara frente a él inmediatamente mis tetas recibieron su liquido, caliente, rico…

Me lo llevé a la boca, sentía su sabor, dulce y acido al mismo tiempo; lo que me hizo recordar, que nuevamente saldría tarde y mis planes nuevamente habían sido arruinados por él.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com