Diario de viaje V ( Vuelta a Londres 2)

Por Enlapaz
Enviado el 24/03/2013, clasificado en Varios / otros
970 visitas

Marcar como favorito

Mi trabajo fue complicado al principio. A mí antes me mareaba ver sangre, o un mal olor me producía arcadas. Pero todo eso se fue, pues no me quedó otra. Me encanta hablar con ellos, me han contado cientos de historias incluso me han emocionado con ellas. He escuchado música de muchos lugares del mundo, visto diferentes decoraciones, hablado de religión, conocido la religión reggae, probado comida de diferentes países… Londres es la ciudad internacional, y mi trabajo me ha hecho viajar por todo el mundo en el mismo Londres.

Tengo miles de recuerdos y personas que me han dejado huella. Uno de mis recuerdos es un hombre con problemas mentales que me hizo su lista de la compra. Al verla casi me dio algo pues ocupaba todo un folio a modo narración. Al leerla vi que tan sólo eran 10 cosas. Me escribió “Dos coca colas. Si no hay sin azúcar, con, no pasa nada. Y si te pesa mucho, no traigas. Gracias. “. Así con todos los productos. Me encantó. También me escribió como llegar al supermercado “Abres la puerta, giras a la derecha, sigues recto, y verás la tienda, entras, compras coca cola, pagas, abres la puerta,… gracias”. Un hombre encantador.

He conocido personas muy agradables, interesantes, refugiados políticos… de todo. También he pasado miedo por alguna situación complicada o porque soy miedica aunque no crea, y si una persona habla con supuestos fantasmas, a mí, se me ponen los pelos de punta.

A los tres meses de estar en el hostal me mudé con una familia de origen africano. En aquella casa sólo estuve un mes porque no había agua caliente en el baño y teníamos que lavarnos con un cubo. Además el hermano de mi compañera quería casarse conmigo, y eso me complico mi estancia. De allí me mudé a otra casa del gobierno con una compañera de trabajo. Mi cuarto es bonito y grande, y tenemos una gran terraza que aún no pude disfrutar. Mi compañera es un personaje de los más grandes habido y por haber, que hace mi vida aún más surrealista.

Ahora me estoy planteando el volver a España si no encuentro trabajo en las próximas semanas. No tengo dinero, no puedo estudiar, no puedo disfrutar y estoy estancada. Necesito más, no quiero que sigan pasando los años y mis sueños no se cumplan. Quiero viajar y jamás parar de absorber conocimientos y sensaciones. Hace poco entró el yoga en mi vida, y si vuelvo a mi tierra lo añoraré. Londres sigue siendo una ciudad impresionante para mí. Cuando puedo visito exposiciones. Pero sin dinero es complicado disfrutarla. Quizás me embarco en otra aventura en otro lugar de Inglaterra. En un trabajo más relacionado con el trabajo social y con mejor salario. Un trabajo que me permita estudiar y ahorrar para embarcarme más lejos. Mi master o mis aventuras me las tendré que seguir ganando a pulso.

Los ingleses creo que son personas muy concienciadas socialmente y eso les hace ser solidarios. El gobierno invierte mucho para que la población se haga revisiones. La palabra cáncer la oigo muchas veces al día. Me asusta. Si se te cae algo siempre viene alguien a dártelo corriendo. Les gusta hablar con desconocidos mediante algún comentario divertido. No son conscientes del daño que estamos haciendo al planeta, para ellos el hecho de reciclar es nuevo. El gobierno envía a las casas bolsas rojas en cuales se mete el vidrio, el plástico y el cartón. Lo orgánico no se recicla. Muchos no saben que tienen que meter en la bolsa. Los contenedores están en la casas. Así que alguna vez cuando no he encontrado el el contenedor he tenido que abandonar la basura en otros lugares, y nunca se ve a nadie con bolsas de basura por la calle.

Tienen buen estilo para decorar sus casas. Les gusta empapelar las paredes con flores. Las lámparas de palacio. Poner muchas fotografías. Y muchos de ellos tienen peluches en el salón. Hay casas increíbles y preciosas. Muchas casas podrían salir en folletos de decoración.

Son personas consumistas. Seguramente por eso en las tiendas de segunda mano hay tantas cosas casi nuevas. No tienen problemas en combinar colores, estilos o temporadas en su modo de vestir.

La mayoría solo habla inglés y adora España. Todos ellos dicen alguna vez al dia “ grr tiempo inglés”. Y es que en esta isla el tiempo es horrible. Todos carecemos de esa vitamina que nos aporta el sol. Este invierno está nevando muy a menudo. Hace mucho frio. El verano pasado sólo me puse sandalias 10 días, y jamás por la noche. Aquí las nubes viajan a gran velocidad.

Hay ingleses muy ricos e ingleses pobres que no tienen para arreglarse los dientes.

Les encantan los dulces, y son muy buenos haciéndolos. Los dulces son baratísimos .Suelen consumir mucha comida preparada y salsas. La verdura la utilizan como complemento, casi invisible en el plato. Ellos comen muy ligero sobre las 12 del mediodía y cenan fuerte sobre las seis de la tarde. Su comida suele ser un sándwich. Comen pescado rebozado con patatas fritas, hamburguesas, pastelitos de pescado, pollo rebozado, pollo al horno, puré de patata con carne picada, comida mexicana, comida indú, comida italiana, empanadas de carne, costillas con salsa…

Respecto al amor. Londres es una ciudad de paso. Y es difícil el compromiso. Además las relaciones son caducas y eso hace que la gente tenga miedo a  volver  a ser dañada. Yo me encuentro esperando tranquila una gran conexión .


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com