DANZANDO CON LA MUERTE!

Por Cristhian Moran
Enviado el 17/02/2016, clasificado en Terror
295 visitas

Marcar como favorito

Llevaba vestido rojo, largas piernas, su rostro frágil, grandes ojos oscuros, una tenue sonrisa disimulaban su tristeza, su pelo oscuro como la noche, recorría su cuerpo.

Caminaba casi sonámbula por la calle, atraída por el mormullo de la soledad, distante, la oscuridad recorría su cuerpo segada por su belleza. Se detuvo y contemplo por un momento la extraña sensación de calma. Todo se pondría más interesante….

Varias cuadras camino y en un bar entro…

Llamo la atención de los bebederos nocturnos, que ebrios por las rondas de cervezas, contemplaban aquella figura. Atónitos. Un abismo de silencio se creó y por varios segundos  el terror invadió el lugar.

Había algo raro en su belleza…

Indiferente a las miradas, busco una mesa y se sentó, todo lentamente tomaba su curso. Bebió algunas cervezas, parecía tramar algo, su mirada perdida, disimulaban su tétrica sonrisa…

Largo rato pasó, y a su mesa se acerco un muchacho joven, la bondad recorría sus ojos… entonados por el alcohol, le preguntó:

-¿Qué hace una hermosa mujer, sola en un bar???

Ella no respondió.

Él no podía dejar de mirarla, sus ojos profundos lo transportaban hacia otra realidad…

-Aunque sea decime tu nombre-  (insistió), y se sentó frente a ella…

-Lilith (sonrió, casi irónicamente);

-Débil y asqueroso como todos los hombres (respondió);

El joven se estremeció, el miedo lo invadió y recorrió todo su cuerpo…

-¿Qué pasa soy demasiado hermosa para vos???

Su corazón se agito. La respiración se volvió pesada, no podía hablar, temía de aquella belleza, que seguía mirándolo fijo…

Aterrado el joven se levantó, asustado, agitado, corrió hacia la puerta, la abrió y escapó corriendo por la calle, que cada vez era mas y mas larga.

La oscuridad de la noche sin luna lo rodeaba, solo podía ver aquellos grandes ojos, profundos, oscuros, aquel vestido rojo, sus largas piernas, y de pronto frente a él… Lilith

-¿Crees que puedes escapar de tu propio destino???, empezó a reírse, enfermiza, histérica, como si estuviera poseída, como si no fuera real…

-¿Qué queres de mi???.

-Débil y asqueroso como todos, ¿crees en el dolor  y el sufrimiento eterno, mi dulce amor??? Tu alma nunca dejara de llorar…

Cuando volvió en sí, K noto que seguía en el bar sentado, frente a el Lilith, sus ojos oscuros, seguían mirándolo fijamente…

Totalmente paralizado por aquella ilusión y pesadilla, trato de agarra su vaso, que seguía lleno, sus manos temblaban sentía como su cuerpo se desgarraba de dolor, y lo dejo caer…

-¿Qué pasa mi dulce amor, soy demasiado atractiva para tus ojos???

El rostro de Lilith se llenó de maldad, su risa, aterro a K. que sin poder reaccionar contempló como Aquel ángel, se transformaba en un demonio…

Y de repente se abalanzo sobre él, y atravesó su pecho.
En su mano llena de sangre, su corazón aún latía…  solo podía ver su sangre, la belleza de Lilith, ¿quién era ella???;

La oscuridad lo arrastraba hacia el fin de su vida…

Aterrados los bebedores nocturnos de cerveza, al ver como esa extraña mujer de vestido rojo, se comía el corazón del ya difunto K., disfrutando de cada bocado, a carcajadas. El pánico invadió el lugar, Lilith se abalanzó sobre cada uno de los débiles y asquerosos hombres, destripando y desmembrando sus cuerpos, en una danza de sangre y placer, muerte y dolor,  despedazo a cada uno y se como sus jugosos corazones.

NADIE PUEDE RESISTIRCE A UNAS HERMOSAS PIERNAS, NI AUNQUE ESTAS SEAN LAS DEL MISMO SATAN!

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com