Gran tensión en el transporte público

Por libélula
Enviado el 18/02/2016, clasificado en Adultos / eróticos
10708 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

   Alta contaminación, restricción circulación vehículos privados,  afluencia masiva de usuarios en el metro.  Me meten en volandas al tren, casi sin pisar el suelo, aplastada entre un chico joven de frente y un señor de unos cincuenta a mi espalda, sin tiempo a colocar mi bolso entre medio. Con el  movimiento del tren noto el bulto del joven en mi pubis y el del maduro en mi culo, aumentan sus tamaños, su opresión que facilitan con descaro.  Suben mi minifalda y bajan mis bragas por detrás, siento su verga entre mis piernas, abierta para  guardar el equilibrio, noto su prepucio hinchado rozar mis labios.

   El movimiento del tren produce la estimulación precisa para acelerar la excitación en ambos sexos, aprieto las piernas en un movimiento reflejo y eso produce su eyaculación.  Noto su semen caliente empapar mis bragas y mojar mi vulva, el líquido llega hasta mi ano y algunas gotas resbalan por mi entrepierna. 

   Llego a mi destino y salgo con dificultad subiéndome la falda con precipitación. Ando incómoda por la humedad y la descolocación de mis bragas.  Entro a la oficina con retraso y voy directamente a los aseos. Me saco las bragas limpiando el sexo y piernas con ellas, las guardo en mi bolso.  Excitada y perturbada no puedo evitar meter mis dedos y masturbarme. Recuperado el pulso trabajo durante la jornada, sin dejar de pensar en lo ocurrido.

  Cuando llego a casa aún sigo excitada y le pido a mi marido me haga el amor, me entrego con pasión sin dejar de pensar lo ocurrido en la mañana, mientras llego al clímax, voy relatando a mi marido lo sucedido, eso aumenta su excitación y mi gozo, él cree es una mas de mis fantasías empleadas para estimularle.  No le saco de  su error y nos fundimos en un enorme orgasmo.

   Al día siguiente me levanto para ir al trabajo, busco entre la ropa la mini mas corta, las bragas las meto en el bolso y salgo con la esperanza de que la atmósfera de la ciudad haya aumentado su grado de contaminación.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com