La leyenda de amor del bandolero Serrallonga

Por cclecha
Enviado el 20/02/2016, clasificado en Fantasía
334 visitas

Marcar como favorito

     Acabo de tener una reunión con el regidor de cultura del Ayuntamiento de San Hilario de Sacalm. Un tío listo. Me ha pedido que yo, en mi calidad de historiador, de una charla sobre el bandolero Serrallonga, que vivió por estos parajes y además ahora se celebran fiestas en su recuerdo.

       Me ha pedido que pase de puntillas, sobre su vertiente histórica y sobre sus atrocidades y me centre más en su perfil mítico, de héroe seguido por el pueblo. El regidor, es partidario que la gente, lo que queremos, es fantasear con la figura de superhombres…y silueta mítica es lo que precisamente le sobra a Serrallonga. Tiene razón, por eso leemos novelas épicas y vamos al cine, todos buscamos lo mítico que se oculta en nuestro interior.

     He de reconocer que prepararme la disertación sobre Serrallonga ha sido un placer. Como ya me esperaba la confusión entre la verdadera historia y la leyenda, es constante. Así que haré lo que pueda…empiezo mi discurso…

       La sala de actos del Ayuntamiento, está abarrotada. La gente, muchos jóvenes, vienen encandilados por la figura mítica de Serrallonga que ha sido ensalzada en libros, música e incluso en el cine.

       “Serrallonga nace en 1594 en Viladrau (Osona) y se casa con la pubilla Margarita Serrallonga de la que adquiere el nombre en 1618…le hace cinco hijos, pero debido a la miseria imperante, decide hacerse bandolero junto a cuatro de sus hermanos, se ve obligado a vagar por los montes de las Guillerias…”

         Sigo hablando, pero como ya preveía, los datos aburren a mi auditorio, pretenden algo más de mí. Lo histórico les interesa vagamente. Entonces empiezo a hablar de la leyenda que permanece unida al personaje.

       “Serrallonga roba la rica masía de Seguer en el bajo Ampurdán y a los tres días, otra no tan prospera de las Guillerías…con el botín en sus manos, se adentra en este paraje y ordena a sus hombres que penetren en e interior del bosque y que lo dejen por un momento solo, para intentar pensar en otra fechoría que tiene en la cabeza. Entonces, dice la tradición, sobreviene un suceso inesperado, la pubilla de diecinueve años, María, del caserío pobre, disfrazada de hombre con una capa gascona y un sombrero negro de ala ancha, acompañada de su hermano pequeño de no más de doce años, se encuentran de frente con Serrallonga.

       Los dos jóvenes, indignados por el robo, amenazan a Serrallonga, ella con una pistola y él con un cuchillo medio oxidado, para que les devuelvan las pertenecías robadas.

       Serrallonga reacciona de manera inesperada…viendo a los dos jóvenes con un miedo revestido de determinación, empieza a reír de forma desenfrenada. Una risa que le sale de dentro, de la profundidad de su ser. Una carcajada, hilaridad y alegría que le brota del alma. Una risotada que desconcierta a los dos jóvenes y que les hace dudar en su empeño. La risa es contagiosa y se va adueñando de los dos jóvenes hasta que los tres acaban riendo de forma escandalosa.

       Con el ruido, los hombres de Serrallonga vuelven y con ellos los cofres robados. El bandido, en un gesto de generosidad, devuelve lo que les pertenece a los jóvenes. Lo que no le puede devolver el bandido a la joven, es su alma de hombre, porque ha quedado preso de aquellas formas femeninas que inútilmente se intentaban disimular la capa gascona y de aquellas líneas frescas de la suave cara que asoman debajo del sombrero negro”

       En la sala de actos del ayuntamiento, veo como cada vez más jóvenes se atreven a sentarse en suelo, delante de la primera fila…empieza a haber expectación por la leyenda del bandolero.

       “A partir de ese momento y como Serrallonga ya hace tiempo que no puede volver a su casa y se ha enamorado hasta los huesos de María, la pubilla del caserío pobre, ve que cada vez que la mira, tiene la sensación de ser algo mejor…de ser más bueno. Entiende que el amor lo está transformando. Como ya no se separa un momento de ella y su carácter empieza a dulcificarse; comienza a surgir su leyenda como la del Robín Hood, catalán. Juan Sala Ferrer (Serrallonga) es acompañado siempre en sus fechorías por María. Procura asaltar a los ricos para revertir el dinero en los pobres. La gente muy castigada por la miseria empieza a ver con buenos ojos a Serrrallonga que procura robar a los ricos para devolver el dinero a los pobres.

     Entonces a mediados de 1628, planean su gran golpe, que a la vez será la perdición del bandolero. Las pagas en forma de dinero, para los Tercios de la guerra de Flandes, vendrán de Castilla y atravesarán Cataluña, hacia el norte, hacia Europa. El dinero, irá fuertemente custodiado por varios soldados de la guardia de Felipe IV. Aún así, después de fuego cruzado y una lucha sin cuartel, Serrallonga con más de cincuenta hombres, se hace con el tesoro en disputa. Pero el precio que deberá pagar el bandido es enorme, María cae muerta por una bala en medio del fragor de la batalla.

       Serrallonga mira el tesoro que ha adquirido pero sabe que su dolor intenso, no se podrá aligerar con ningún cofre ni tesoro”

       Me fijo en la sala de actos y veo como gente más mayor, ocupa de pié las paredes a ambos lados de mí escenario. Todo el mundo está encandilado con el héroe, quieren identificarse con la vertiente mítica del personaje. El interior de la gente así lo exige. Sin embargo, como estoy acabando la disertación, tengo que volver al bandolero histórico.

       “Serrallonga, nunca más se recuperó de la muerte de María, pero aún así, intentó recuperar el amor a punta de pistola…para ello rapta en el 1632 a la joven viuda, Joana Massissa, acaban siendo amantes, cometen fechorías, pero ella no será nunca más que una ligera sombra lejana de lo que es María para su castigada alma.

         Finalmente al cabo de un año y tras la denuncia del heredero del Mas Agusti de Santa Coloma de Farnes, son hechos prisioneros. El 8 de Enero de 1634, después de días de tortura, Serrallonga es ejecutado en Barcelona. Previamente será quemado, descuartizado y decapitado. Su cabeza se expondrá en una jaula, durante tiempo. En cuanto a Joana, es obligada a declarar en contra de Serrallonga, para salvar su vida.”

         Los corazones de la gente palpitan por el bandolero, sé que mi discurso, tiene mucho que ver con ello…todos, en el fondo, queremos que nos amen las mujeres, queremos ser magnánimos con los pobres, que ningún tesoro se nos resista…en definitiva queremos ser héroes. Sé que históricamente Serrallonga fue un verdadero animal…pero también sé que es necario creer en los valores que están soterrados en las personas, todos tenemos una faceta mítica, de leyenda, que hay que explotar, y a Serrallonga le sobran motivos para encandilar a la gente y que su fama haya perdurado por más de cuatrocientos años.

      

       

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com