Filomena

Por Pepa Gabarrón
Enviado el 04/03/2016, clasificado en Varios / otros
359 visitas

Marcar como favorito

Tal  día  como  hoy  se  llevó  La  Volandera  (así  la  denomino a  la parca,  que  hace  su trabajo  sin  fallos),  a  mi   Filomena.  La  burra  que  me  alimentó  cuando  mi  (madre  se  marchó  a otra  orilla  más  silenciosa,  sin  gritos  de  niños  llorones…  y  apareció  ella,  la  Filomena  del pueblo,  para  todos,  para  mí  y  con  mayúsculas, la  Sabía.  Yo,  la  niñita  canija,  endeblucha  y  llorona    que  no  la  consolaba  nada  ni  nadie  del  mundo   que estaba  conociendo,  así  con  los  ojitos  mitad  cerrados,  mitad  abiertos,  pero  siempre   acompañado  de  lagrimitas   de  añoranza  por  lo  que  no  conocía   y  no  le  debía  gustar  lo  que  veía :  un  señor  muy  serio  y  triste   al  que  llamaban papá,  pero  ella  al  no  saberlo  se  dedicaba  a  llorar a  moco  tendido  aquel  señor no  la  consolaba  y  las  revietas   eran  de  continuo  al  ser  su  única  defensa.

  Pero llegó  un  día  de  estrepitosos  lloros  sin  que  el  “ama”  de  leche  que  le  proporcionaron consiguiera  aplacar  la  furia  desatada, pero... llegó  Pupá  Antonio,  el  abuelo  del  pueblo  con  su  burrita  jacarandosa   y  joven  llamada  Filomena  y  allí  empezó  toda  esta  historia  que  les  voy a  contar  al  ser   digna,  no  solo  de  recordar ,al  no  ser  una  burra  cualquiera  de  las  muchas   que  había  en  el  pueblo.  Ella,  mi  Filomena,  había  tenido una  cría  traviesa, e  inquieta  que  no  paraba  de  correr  por el  campo, cual  mariposa  al  viento, dando  coces  alegres  porque  era  feliz  con  su  mamá  que  la  mimaba  acercándole  el  hocico  a  la  pequeña  cabeza  de  su  cría,  que  se  hacia  la  remolona  pidiendo  más  arrumacos.

Pero  un  día  el  pueblo  se  alborotó tras  la  búsqueda  de  la  pequeñaja  cria  de  la  burra  Filomena  que  daba  coces  de  un  lado  a  otro  trágicamente  preocupada.  Al  fin  la  encontraron  al  filo  de  las  faldas  de  unas  dunas  que  dejaron  de  “desarenarse ” ofreciéndola  a  las  voces  que  se  acercaban donde  la  burrita  yacía tendida y  quieta.  La  Volandera,  la  que  está  siempre  dispuesta , y  al  acecho, se la  llevó  cuando  más  disfrutaba  la  burrita  subiendo y  bajando   del  monton  de arena ,y  a pesar  de  advertirle  que  dejara  de  entrar  y  salir del  movedizo  montículo arenoso  y   en  una  de  ellas  pues…pero  llegó  la  Volandera  y la  sacó  del  fondo  del  profundo  hoyo , costándole   Dios…y  ayuda. La  tumbó  en el  movedizo   suelo   agarrando  el  último  suspiro de la  burrita  moribunda  llevándosela   al  eterno  pais del    reino  animal “Allí  serás  tan  feliz  o más  que  aquí,  ya  verás  bonita”. Y  en  un aletear  de  alas se la  llevó a  las  alturas.  

 Filomena  al  no  olvidar  a  su  burrita  en  cuanto  le  presentaron a  la  niña  endeblucha  y  llorona  la  aceptó .   “Pupá”  Antonio la  colocó  en  su  grupa  y  agarrándola  para  que  no  se  callera  comenzó  a  andar   pisaditas  a  pisadas  conforme  Filomena   avanzaba  pero  curiosamente, se  decía  el  abuelo, su  burra.            

Filomena  parecía  como  si  meciera a la niña en vez  de  llevarla a  la  grupa  como  era  normal  en  su  raza.  La  niña  dejó  de  llorar  como  si  el  baiben  del  lomo  la  burra   le  sonara  a  los  brazos de  la  mamá  que  no  había  conocido; brotando un halo de  luz  envolviendo a  Currita  y a Filomena.  El  papá de  la  nena  no podía creer  la  aceptación  amorosa  de  la  burra  en cuanto  Pupá  Antonio  la subía a  la  grupa, y  las sonrisitas a  medio  nacer  de  su llorona  niñita. Aquello  fue  liberador  para  el  papá  y todos  los  días  a  la  misma  hora, la  nenita  y  Filomena  se  daban  un  paseito  sanando  la  niña  por  día  y  sonriendo  a  carcajaditas  olvidándose  de  las  llanteras  matinales.  Había  encontrado  un  estado  sedante  tranquilizándole  el  alma  de  nenita  solitaria  al  encontrar  una  mamá, algo  ruda  y  áspera, pero  ella  se  fue  acercando  a  la  cabeza  peluda  y  entre  las  dos  se  hizo  el  milagroso  halo  de  luz  y  amor  que  las envolvieron  durante  el  tiempo en el  que  la  nena  crecía  cogiendo  peso  envolviendo de  felicidad a Filomena  que  la  arropaba  con  su  vaho calentito  si  el  frío  se  presentaba  de  improviso.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com