Disfrutando con ella P-VIII

Por zombiesex
Enviado el 07/03/2016, clasificado en Adultos / eróticos
2387 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Llegó entonces la semana en la que mi tío estaría en casa, un día antes de su llegada durante la sesión de sexo le volví a propiciar a mi tía un poco de dolor, recordándole lo que pasaría si desobedecía una de las promesas que me había hecho.

Así pues llego mi tío y tanto mi tía como yo actuábamos con naturalidad, fue entonces cuando el entro al baño que me abalancé sobre los senos de ella sacándolos y succionándole con fuerza los pezones, le recordé que parte de la promesa era que en toda oportunidad tendríamos sexo aun con la presencia de mi tío en casa.

–Ella solo asintió pidiéndome discreción.

Durante la cena estábamos todos sentados en la mesa, yo frente a mi tía y al lado de mi prima fue entonces que ella con su pie comenzó a posarlo sobre mi pene. Me aventaba miradas discretas y miraba como yo con nerviosismo trataba de ocultarlo. Terminamos la cena y seguíamos platicando, se llegó la hora de levantarnos y como pude oculte mi erección, mientras mi tío se retiró a su recamara para ver la tv junto con mi prima yo me quede en la sala y mi tía en la cocina recogiendo.

Me acerque despacio aprovechado que estaba de espaldas la tome, le acerque mi erección a su culo y metía mi mano para acariciar sus pezones bajando rápidamente a su clítoris. La excitación por lo que hacíamos era grande por lo que rápidamente mojo mi mano junto con su tanga, le introduje un dedo, entonces escuchamos como alguien se acercaba por lo que me separe de ella disimulando me servía agua.

Estaba muy nervioso pero también excitado, la noche continuo sin más oportunidad. Luego de unas horas de estar dormido sentí como entraban a mi cama volteé y era ella con una ligera bata semi -transparente dejando ver una micro-tanga en color negro me hizo señas de que guardara silencio, me beso y comenzó a bajar hasta llegar a mi pene, comenzó a succionarlo, sin dejar moverme se incorporó deslizo su tanga un lado tomo mi pene erecto y lubricado por la mezcla de su saliva con mis fluidos y se lo introdujo en la vagina lentamente, sentí el calor que me transmitía, me besaba y acariciaba con locura pero guardando silencio acerco sus labios a mi oído y dijo.

 –Tu tío duerme y cumplo con mi promesa, te follo a ti en lugar de a él.

En un rato sentí como ella calladamente tenía su orgasmo, se sacó mi pene de su vagina lo llevo a su boca, lo succionó un momento se dio la vuelta y con sus manos separo sus nalgas, me incorpore deslice su tanga de lado le lubrique el ano con mi saliva y se la metí hasta el fondo.

Tomo las cobijas mordiéndolas para evitar gritar después de un rato de llevar un ritmo de penetración lento y callado sentí como ella volvía a llegar, le saque rápidamente el pene de ano y lo apunte a su cara descargándole todo mi semen en ella. Lo saboreo, se limpió y volvió a su recamara a recostarse al lado de su marido con el culo bien abierto después de una buena sesión de sexo.

Durante estos 5 días de estancia de mi tío yo solo me preocupaba por asegurarme de que ella cumpliera al 100% la promesa y de no ser pillados en medio de una faena por el o por mi prima. Se llegó el último día de estancia de mi tío en casa y por lo que había comentado mi tía este sería el día en que él. Querría disfrutar del cuerpo de mi querida tía, aquel cuerpo que yo había poseído a diario desde hacía ya más de un mes. Por lo que por la mañana me acerque con mi tía mostrándole lo que pasaría si ella permitía que el la penetrase en este su día.

–Recuerdas el dolor que sientes cuando no lubrico mi pene ni tu ano y te penetro con fuerza? Le pregunte. Asintió con la cabeza.

–Imagina lo que sentirás si te amarro para que no te puedas mover, tomo el más grande de tus dildos te lo meto hasta el fondo por el ano y después comienzo a introducirte mi pene junto con el dildo. Note en ella una cara de dolor. Eso sería solo el comienzo si hoy me desobedeces.

Todo el día estuve alerta de los movimientos de ellos, si notaba como él estaba más cariñoso con ella, yo solo esperaba que mi tía no cumpliese con su promesa para al día siguiente hacer con ella lo que me placiese. Ya que en cierto modo lo de nosotros se estaba volviendo un tanto monótono ya que lo habíamos hecho por toda la casa y en un sinfín de posiciones.

La noche se llegó pasada una o dos horas de habernos acostado esta vez no tuve visita de ella, sigilosamente me acerque a la puerta de su recamara, pegue la oreja para ver si escuchaba algo que me mostrase que había roto su promesa, al parecer se encontraban dormidos, me dirigí a la cocina y fue entonces cuando ella salió de la recamara, me alcanzo, me abrazo, me beso.

 –te he desobedecido no veo la hora de que me castigues ya que me he portado mal.

Me quede helado aun sabiendo lo que podía pasar había optado por darle a él un placer que no era reciproco. Entonces me miro, beso nuevamente.

–No seas tontito tu tío se quedó dormido apenas me había calentado un poco.

 Entonces tomo mis manos  las dirigió a su trasero entonces pude sentir que traía puestos unos cacheteros.

–Me los acabo de cambiar traía puestas las tangas que tanto te gustan pero ya que quiero que me castigues he decidido cambiarlas. Sin más se agacho saco mi pene y me realizo un buen sexo oral hasta que llegue en su boca, la limpio totalmente, se levantó, me dio un beso de buenas noches y susurró.

 –Espero que me des un muy buen castigo mañana que nos quedemos solos.

Y se fue moviendo su culito como una zorra. No me había dado cuenta de que mi tía se había transformado en un putita sumisa dispuesta a experimentar placer a cuesta de dolor. (La verdad me encantaba).

A la mañana después de desayunar nos pusimos en marcha rumbo al aeropuerto a despedir a mi tío. Una vez en el carro ella tomo mi pene por encima de mi pantalón y comenzó a levantarlo. Paro en un mall y propuso ir a una sex shop a comprar cosas para practicarle sadomasoquismo. ( mi prima se encontraba en la escuela y este día saldría de la ciudad por su club de teatro asi que tendríamos 2 dias solos totalmente).


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com