Disfrutando con ella P-IX

Por zombiesex
Enviado el 07/03/2016, clasificado en Adultos / eróticos
3193 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Compramos diversas cosas, entre las cuales estaba un plug anal de metal con una mota de conejo, una linda tanga negra que permitía el uso de este plug con ella puesta ya que tenía un orificio por el cual pasaba el plug, pinzas para los pezones junto con unas pequeñas pesas, una tabla para golpear, unas esposas para amarres, una mordaza, un collar con correa, un pequeño vibrador para el clítoris y unas pastillas  “virgen de nuevo”. Para mí solo escogimos un bóxer de cuero.  

Una vez en la caja la cajera nos preguntó si sería una buena faena de sexo duro mi tía rio.

–Solo será un poco de diversión.

–Se ve que el muchacho es una maquina sexual.

 –Lo es. Respondió ella.

-Tal vez después pudiera dejar que usted se compruebe que no miento. Rieron juntas.

 –Quizás podamos hacer un trio respondió la cajera. Intercambiaron números.

Salimos de la sex shop y nos dirigimos a casa en camino. Mi tía me comento lo que acabo de relatar agregando que ella quisiera que hiciéramos un trio la semana próxima y que habían cambiado números.

Una vez en casa le ordene que se duchara, se arreglara la vagina ya que había dejado crecer un poco de vello, le pedí se dejara una delgada línea recta, y que se perfumara. Así lo hizo al salir ella lucia espectacular y al parecer ella quería sexo de inmediato pero le ordene que parara, la quería disfrutar más aún.

Le pedí que saliera al jardín así como se encontraba en casa (sin nada), ella objeto, entonces tome la madera y le di un azote en el culo. Por lo que no le quedo de otra más que salir, tome de la bolsa las esposas para amarre y la mordaza ya estando en el jardín se las puse, le pedí que se subiera a la mesa del jardín y con la correa la deje amarrada ahí totalmente desnuda, a esas horas era poco probable que algún vecino la pudiera observar. Le acaricie la cara y le di una fuerte palmada en su trasero.

Entre a la casa, me di una ducha me depile totalmente el pene ya que también mis vellos comenzaban a crecer, me puse el bóxer, tome el plug, la tanga y las pinzas, camine por el patio viéndola totalmente sumisa amarrada a la mesa, me acerque a ella, le puse la tanga, chupe sus pezones los agarre, le exprimí las tetas, le coloque una pinza junto con la pesa a cada pezón, le pedí se empinara pude ver su gran culo en lo alto, tome una tercer pinza junto con la pesa y se lo coloque en los labios de la vagina, ella gemía con la mano le agarre la vagina y pude ver que estaba mojada, tome el plug se lo introduje en ella para lubricarlo y calentarlo un poco sin más se lo saque e introduje de golpe en el ano soltó un fuerte gemido al parecer de dolor ya que aparecieron algunas lágrimas, le pedí que se callara como no lo hizo, tome nuevamente la madera y le di dos o tres azotes en el culo hasta que dejo de gemir.

-Así te vas a quedar hasta que yo lo decida, entre a la casa encendí la tv de la sala, al cabo de un rato observe como se acomodaba, esperando a que saliera. Alrededor de las 4:00 pm después de haber estado un largo rato arriba de la mesa fui por ella, obedientemente camino a mi lado como si se tratase de una perrita moviendo la cola. Una vez dentro le pedí se sentara, notaba como le escurría saliva de las comisuras de la boca debido a la mordaza.

–Te quitare la mordaza pero no quiero que hables ni que te quejes. Entendido? Asintió con la cabeza.

Le quite la mordaza. Mi pene estaba durísimo se notaba la erección por encima del bóxer, ella se dirigía hacia el cuándo la detuve.

–No te he ordenado que hagas eso. Te quitare las ataduras pero quiero que te muevas en 4 patas, quiero que hoy seas mi perra, necesitaras pedir permiso para todo y solo hablaras si yo te lo ordeno. Entendido? Asintió nuevamente.

Le quite las ataduras a excepción del collar, quiero que te pasees por la casa. Ella iba a 4 patas por todos lados con el plug metido en el culo. Desde atrás de ella se podía observar como sus fluidos bajaban desde su vagina, recorrían sus piernas y terminaba en el suelo, estaba muy excitada por lo que estaba sucediendo, una vez que termino de recorrer la casa volvió hasta el sillón de la sala y se recostó en el suelo.

Me levante, fui a su cuarto estando ya dentro del mismo le hable para que fuera, le pedí las llaves de los cajones, abrí ambos, saque todo lo que había en ellos.  

Pude observar una colección de películas eróticas, donde predominaban 2 géneros (lésbico, tríos). Además de tangas, lencería erótica, los dildos, el juguete para descargas eléctricas solo había algunos otros recuerdos personales de ella. Tome el juguete de descargas, los dildos y me dirigí a la sala donde nuevamente le hable a ella. Una vez en la sala le di unas descargas en los pezones los cuales estaban rojos debido a las pesas que cargaba, se las quite le pase un hielo ella gemía, le di uno de los dildos

–Mámalo como si fuera mi pene le ordene.

Ella lo succionaba, lo devoraba en su totalidad hasta casi ahogarse, lo recorría con la lengua desde la base hasta la punta donde le daba unos buenos lengüetazos solo para volver a tragarlo completo, tenía un muy buen ritmo, yo estaba que no aguantaba así que me saque el pene comencé a masturbarme viendo aquella escena.

–Acércate, me vas comer el pene a la vez que te comes el dildo he visto que te gustan los trios así que hoy tendrás una de carne y otra de plástico a tu alcance.

Y así lo hizo me mamaba el pene y apretaba el de plástico, después cambiaba y degustaba el de plástico mientras a mí me masturbaba al tiempo que acariciaba mis testículos, una vez que tenía mi pene bien adentro de su boca le di una buena descarga de semen el cual le escurría por las comisuras, tenía los ojos llorosos ya que le había estado follando por la boca con mucha fuerza.

–Límpiala bien y limpia lo que ha caído al suelo que esta es tu comida de hoy.

Obedientemente se tragó toda mi venida. Una vez que termino le di un azote fuerte en el culo y uno más en la vagina, recordé el vibrador para esta fui por él, se lo puse y lo encendí comenzó a retorcerse del placer. Le ordene se quedara en un rincón con la sus piernas cerradas disfrutaba de ver como se retorcía, no tardó mucho en tener un orgasmo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com