Ictus

Por Cielo
Enviado el 09/03/2016, clasificado en Adultos / eróticos
1989 visitas

Marcar como favorito

Mi cabeza está aturdida y no alcanzo a ubicarme en tiempo y espacio, saturado de la sensación de su piel desnuda sobre mí, concentrado en sentir su cuerpo que controla el ritmo y la profundidad de las penetraciones, buscando un orgasmo que lleva unos minutos buscando en mí. Escucho sus jadeos, que son gritos de placer apagados, sabiendo que a mitad de la noche, seguro el vecino del cuarto adyacente, los podría escuchar. Un escalofrío me recorre de pies a cabeza primero, y una descarga eléctrica me invade mientras siento que una eyaculación potente acompaña al mismo tiempo su orgasmo.

Por ese breve instante, nos fundimos en uno solo. Y su aliento junto a mi oreja me trae la mayor de las satisfacciones.  “Me encanta sentir cómo me llenas”, le escucho decir mientras aún siento el martilleo de mis latidos acelerados, y una gota de sudor se desliza por el costado de mi cabeza.  Ella me abraza con firmeza y acomoda su rostro entre mi cuello y hombro, aspirando fuertemente para tratar de devolver a su respiración el ritmo normal.

Como entre bruma, le escucho decir algo acerca del sistema nervioso simpático y parasimpático, buscando relacionarlo con algo acerca de la eyaculación. Y aunque me encanta que como doctora sea tan elocuente y sabia, la verdad es que en medio de esta sensación embriagadora, no atino a entender ni una palabra de su explicación.

La veo dirigirse al baño, mientras mi mirada sigue el contoneo de sus caderas, que sin tacones tiene un bamboleo aún más sensual. Cuento sus pasos a través del sonido de sus pies descalzos en el piso, y en mi cabeza se dibuja su imagen con vestido, tacones y bata. Así es como la mayoría la ve, con un aire de seriedad e intelectualidad que se acentúa con sus anteojos, a través de los cuales, sus ojos me desnudan el alma cada que se acerca a mi rostro.

Hace muy poco tiempo de nuestros encuentros. Y en cada uno, he sentido que le entrego cada vez más, el alma y el corazón.  Y en mi pecho se anida un cálido sentimiento de satisfacción al saber que puedo disfrutar en privado de su hermosa sonrisa, al mismo tiempo que me cubre su piel desnuda. Saberla mía entre estos muros, aislados del resto del mundo, es lo más cercano que estaré jamás del paraíso.

Cuando vuelve, sonríe ampliamente mientras dice “Creo que deberíamos atornillar esta cama”, pues con la intensidad de sus movimientos sobre mí, se ha despegado al menos  medio metro del muro. Con un derroche de sensualidad, y movimientos felinos, jala la sábana y se acomoda a mi lado. Siento la calidez de su piel en mi costado, mientras jala mi mano para que la abrace. El ritmo de su respiración, me induce un sopor que no puedo resistir, y me quedo dormido.

Cuando despierto,  estoy solo. Y escucho voces que se pierden entre el constante pitido de un aparato electrónico, e identifico el rítmico golpeteo de sus tacones contra el piso. La siguen varias personas, todas con batas y una clara imagen de estudiantes. Ella se sitúa a mi lado, mientras el grupo en derredor de la cama escucha atentamente su explicación. Nuevamente la elocuencia de su explicación me embelesa, aunque no le entiendo. Algunas palabras  sobre un estado semi-vegetativo, sistema nervioso y actividad parcial rara y localizada, me suenan ya tan conocidas que casi puedo sonreír.

Una chica del grupo, pregunta tímidamente algo sobre las partes del cuerpo que están activas además de los ojos, y con una pausa en la que se dibuja una breve sonrisa maliciosa, mi doctora responde “Las que controla el nervio pudendo”, y en medio de sonrisas sofocadas, el grupo se retira. Al tiempo que escucho sus tacones alejarse, su mano acaricia levemente mi antebrazo, y una corriente eléctrica me recorre, mientras espero con ansias su siguiente visita.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao