Los niños del bosque

Por Antonio Jesús
Enviado el 06/02/2012, clasificado en Terror
2629 visitas

Marcar como favorito

Nos dirigiamos por la autopista con mi viejo Ford de  4 puertas, hacia una ciudad majestuosa llena de hoteles de 4 y 5 estrellas.

Viajábamos de noche y yo conducía. Mis 2 inquietos hijos iban en la parte trasera peleándose por un juguete, y mi mujer se hacía notar en el asiento del copiloto.

Mientras conducía por una carretera de salid, algo me llamó la atención en el cielo de estos majestuosos bosque, estaba turbio, era una de las noches más terroríficas que había visto, parecía que sombras etéreas revoloteaban en los cielos, como bestias despreciables provenientes del mismísimo infierno.

con la vejiga a punto de reventar, por culpa de unos batidos, que por cierto estában realmente deliciosos, tuve que detenerme para orinar.

Me eché a un lado de la carretera y paré el motor del coche, antas de que pudiera salir, mi mujer me paró, y me dijo:

-Ten cuidado, dicen que estos bosques son peligrosos, no tardes.

-Tranquila, le contesté calmandola un poco, solo voy a orinar.

Ella me hizo una mueca demostrando su preocupación.Aquella carretera estaba cubierta de extensos y oscuros bosques de pinos.Mi mujer tenia fobia a los animales salvajes, sobretodo a los nocturnos, amí sin enbargo no me inportaba encontrarme con animales isotéricos.

Dejando el parlote con mi mujer, desfilé entre los robustos pinos hasta estar lo bastante lejos del automóvil como para hacer mis necesidades con privacidad.

caminé un trayecto considerable, hasta enciontrar el árbol perfecto.Sin entrar en detalles, cuando terminé, iba a volver al coche, situado a unos 25 pasos de mi situación.Cuando me dí la vuelta, escuché un ruido seco, como el crujir de una rama, y de repente una idea surgio de mi cabeza:

¿Estoy lo bastante alejado com para ser atacado y devorado por un insaciable animal salvaje?

sin pensar mucho en la situación, me volví hacia el arbusto de donde provení a el ruido.Con un habilidoso giro de muñequa y brazo, conseguí quitar las ramas, y descubrí que el ruido lo hizo una niña pequeña, quizás de unos 5 u 6 años, estaba asustada y tiritando.

le pregunté por su nombre, pero no obtuve respuelta alguna.

Repetí mi pregunta, pero seguía sin contestarme.

Me fijé bien en su cara, y me dí cuenta que tenía un rostro envejecido, si hubiera sido mas grande de estatura, hubiera jurado que era un travestí.

Mientras estaba enbargado en mis pensamientos, este ser, tomó una fuerza impresionante y me lanzó a unos 2 metros, me levanté y observé que se dirijía a mi corriendo, como si quisiera envestirme, de repente se paró enn seco y le estalló la cabeza, quedando mi camisa llena de sesos y sangre, sin previo aviso, le volvió a crecer la cabeza, pero más envejezida aún, como si hubieran pasado varios años desde entonces.

Al presenciar tal monstruosidad, decidí levantarme y echar a correr hacia el coche, pero solo unos pasos después, una especie de tentaculo viscoso me agarró del torso impidiendo así mi movilidad, y arrastrandome haci el oscuro y tenebroso bosque.

Cuando me desperté, me encotré rodeado de por varios de estos seres vestidos con vestimentas como las de las muñequas de porcelana y con unpos rostros ancianos tan rugosos como las uvas pasas.Pero noo era seto lo que me inquietaba, sino que estos seres habrían y cerraban sus bocas repletas de afilados colmillos, expulsando un líquido transparente de olor acre.

Sus bocas, muy alejadas de las humanas, estaban divididas en 4 grupos formando una especie de "X".

En aquel momento pasaban muchas sensaciones por mi cabeza, pero la que má se hacía notar era el miedo.Entonces en un intento desesperado por huir, lanzé golpes con los puños, a la vez que pataleaba sin control alguno, de repente uno de ellos sacó una cuchilla de su mano derecha, rasgando su propia piel, y me hizo un corte profundo en el tórax, jamás habia sentido tal dolor.

Entonces, ya sin fuerzasy medio desangrado, me rendi, y dejé que aquellos verdugos hicieran su labor, empezaron a mordisquearme mientras me desmallaba y desangraba lentamente, agonizando, pude ver sus rostros viejos enfurecidos, y sus oscuros ojos, que se habían vuelto rojos de furia.

de repente me desperté sobresaltado al lado del arbusto, rodeado de lo que amí me parecieron extrañas figuras, al cbo del rato las reconocí, eran mi mujer y mis hijos.

-¿Que te ha pasado?

Dijo mi mujer casi tartamudeando y con cara de preocupación.

-Nada cariño, simplemente me desmallé, seguramente por el cansancio.

Le contesté intentendo calmarla.

 

Mi mujer tomó el volante y condució hasta el final del trayecto, mientras y dormí en el asiento del copiloto.

Cuando me desperté le prgunté:

-¿Hemos llegado ya?

Ella me contestó:

-No, ahora nos dirigimos a los frondosos boques de pinos que nos conducirán hasta el hotel.

En ese momento me dije a mí mismo:

-No puede ser......

Entonces me desgarré la camisa y busqué en mi torso, y........

en efecto, allí estaba,esa horrible cicatriz que me dejó la raja que me hizo ese ser extraño del sueño,en un acto reflejo y miré a la carretera, y en efecto, all,i estaban, los seres que me atacaron, en fila, esperando mi llegada....

                                                FIN...?

 

(ENVIADME SUGERENCIAS PARA MEJORAR LA HISTORIA A:pilot_expert_69@gmx.es)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com