Por amor se hace cualquier cosa

Por Jesús A.
Enviado el 22/03/2016, clasificado en Amor / Románticos
420 visitas

Marcar como favorito

Rubén de 17 años, era un mozo muy guapo e inteligente, aunque era hijo de un obrero y a él le gustaba mucho Maribel de 15 años, hija de un matrimonio, que era la familia más rica del pueblo en donde él vivía. De esta manera, poco podía hacer, pues además de que ella era más joven, sus padres nunca la dejarían salir con un chico pobre como él.

En ese tiempo, a Rubén lo reclamó un tío empresario que tenía en una gran ciudad, para que fuera a trabajar con él. Pensando que era lo mejor, porque al estar con el tío, creía que tendría más ventajas para poder progresar, así ganaría dinero más fácilmente, para poder impresionar a los padres de Maribel, por eso junto a su tío se marchó.

Al estar en su nuevo trabajo, aunque el tío le paga mejor que a otros empleados y que vivía en su casa, sin gastar nada en su manutención. No era capaz de ahorrar lo que él quisiera, para que, en poco tiempo llegar a su pueblo presumiendo con un gran coche y así dar la impresión a los padres de Maribel de que ganaba mucho dinero, de todas maneras la vida le iba bien y progresaba en su trabajo, de esa manera, en unos años con lo que ganaba podría mantener a una familia sin problemas.

Al cabo de un año, de vacaciones a su pueblo fue, para ver a su familia y sobre todo a su amada, en la que no dejaba de pensar. Nada más llegar y después de encontrarse con la familia, fue a ver si veía a Maribel, a la que encontró más guapa que nunca, pero que no pudo más que saludarla, porque a ella sus padres no le dejaban que hablase con cualquiera, de todas maneras en aquel mes que estuvo en su pueblo, se enteró de que aún no tenía novio y además, alguna vez más, pudo hablar con ella.

Total, que al terminar las vacaciones, se marchó de nuevo para la ciudad, en donde cada día que pasaba le iban mejor las cosas. En ese año, se sacó el carné de conducir, comprándose un coche nuevo, pero pequeño, que pagó con lo que tenía ahorrado, porque para comprar uno lujoso aún no podía. Todo le marchaba bien, pero cuando llegaron las vacaciones de aquel año, para que vieran los padres de Maribel, que él era un hombre con dinero, en el pueblo anterior al suyo, dejó su coche y alquiló un Mercedes nuevo. Llegando a su pueblo en él, como si fuera un señor acaudalado, esto en el pueblo dio mucho que hablar y hasta los padres de Maribel quedaron pasmados. De esa manera, dejaron salir a su hija con Rubén y los dos jóvenes, tardaron pocos años en unirse en matrimonio.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com