SAL GORDA

Por chema d. garrido
Enviado el 01/04/2013, clasificado en Humor
1159 visitas

Marcar como favorito

          Me separé de mi mujer porque en mi opinión está colgada. Le era infiel con frecuencia,  y resultaban insoportables las cenas en compañía de una inseparable amiga que tiene. Una vez esta pesada trajo gambas, mejillones y almejas para cenar. Yo me encargué de cocinar las almejas, y debieron de ser unas 25 las veces que pregunté si había comprado sal gorda. Como quien oye llover, seguían absortas en su eterno diálogo sobre las cortinas. Harto y experimental, me puse a hablar de mi último lío con la vecina del bajo, la separada de dos niños, extendiéndome en detalles, y ellas, como quien oye llover. Mi odio fue en aumento, y después de varios insultos volví a preguntar por la sal gorda. Entonces se volvió, y creyéndose víctima por la peor de las blasfemias, me endiñó un bofetón. No hay derecho.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com