Voces interiores

Por La Decima Musa
Enviado el 26/03/2016, clasificado en Intriga / suspense
372 visitas

Marcar como favorito

El bosque se extendía mas allá de donde alcanzaba la vista. Las hojas crujian bajo mis pies, mientras avanzaba, extasiado por el espectaculo de colores ocres y verdes. El olor de los robles y los pinos me devolvian una sensacion de primitiva libertad.


Una voz en mi interior me susurra que todo va bien, que las preocupaciones han quedado atrás, y yo me abandono ya sin reserva a esa sensacion de calma. Varios kilometros mas adelante  vislumbro un claro en el bosque, donde se mueven unas figuras infantiles. Varios niños juegan a la pelota. En cuanto se percatan de mi presencia guardan silencio; les saludo con un gesto y ellos se ríen por lo bajo y reanudan el juego.


No se como se ha hecho de noche, incluso comienza a refrescar. He dejado a un lado el bosque y camino por una oscura carretera asfaltada. Un coche pasa por mi lado sacandome de mi ensimismamiento. En el breve instante que nos cruzamos, las luces de los faros revelan algo que capta mi atencion: veo recortada una figura, que pronto reconozco como uno de los niños que me he cruzado hace unas horas. A su lado, y apretando su antebrazo, va un tipo mayor de facciones duras y complexion recia, que me sonrie turbiamente. Algo en el me resulta extrañamente familiar. El niño me dirige una mirada como una suplica silenciosa, puedo ver el miedo en sus ojos. Mi cuerpo se tensa inmediatamente. Intento llamar su atención, pero el desconocido acelera el paso, llevando al niño tras de si, su brazo fuertemente agarrado. "Síguelos", dice la voz. Lo dice tan claramente que me asusto. No lo pienso dos veces y voy detrás de ellos.


Después de varios kilómetros siguiéndolos en la oscuridad, el tipo se percata de mi presencia y comienza a acelerar el paso. Yo hago lo propio, y en poco tiempo se trata de una verdadera carrera a ciegas. Sin embargo, el niño apenas puede ya caminar a causa del cansancio, dándome una ventaja que fácilmente me hace llegar hasta ellos. Justo cuando voy a darles alcance , el extraño se desvia y se mete en una casa abandonada.


Me quedo quieto, temblando frente a la casa. Y si a fin de cuentas fuera su padre? Quien soy yo para acosar a un padre y a su hijo? Siento una repentina angustia, y creo que debo salir de allí, que algo malo esta a punto de ocurrir. Algo terrorífico. "Tienes que entrar ahí". Brama la poderosa voz en mi mente. Trago saliva y entro en la casa cerrando mis puños.


El niño esta gimiendo en alguna parte. Subo corriendo las escaleras y de un golpe tiro la puerta de la habitación. Antes de que pueda advertir lo que esta ocurriendo estoy encima del extraño, mis puños cayendo con toda su fuerza. Le grito hasta quedar sin aliento mientras descargo golpes certeros que pronto borran su sonrisa y lo dejan sin defensa. Todo este tiempo la voz susurra en mi mente, más segura y fría que nunca "Mátalo Mikael", "Mátalo antes de que lo haga otra vez". Sigo sacudiéndolo, el sudor mezclandose con las lagrimas que me nublan la vision,  hasta que queda inerte en el suelo, el rostro cubierto de sangre hinchado y deformado.

El niño está acurrucado en un rincón. Lleva el uniforme del colegio. Me mira y sonríe. No parece asustado.
Vamos- Le digo. Tenemos que encontrar a tus padres.
Salimos de nuevo al aire fresco, y siento que poco a poco me tranquilizo. Ha amanecido y el sol comienza a elevarse lentamente en el cielo.
-Veo que llevas uniforme, por que no estabas en el colegio?
No obtengo respuesta. Me giro pero no hay nadie detrás de mi. El niño ha desaparecido.

Me encamino hacia el campo, el sol ya acariciándome de nuevo, y esa sensación de estar meciéndome reaparece. Estoy tranquilo y en paz, mientras olvido poco a poco todo lo que acaba de ocurrir, cuando la voz susurra firmemente "tres... dos... uno..."

-Mikael?
La terapeuta mantiene su mirada clavada en mi, el rostro tenso.
Me desperezo y bostezo largamente.
-Bienvenido- dice sonriendo.
-Que tal ha ido?
-Bien, creo que hemos llegado al núcleo de tu trauma. Que recuerdas?
-Ha sido un bonito paseo por la pradera.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com