Amigo de lo ajeno

Por david gallagher
Enviado el 06/04/2013, clasificado en Varios / otros
685 visitas

Marcar como favorito

2010...

Las calles están vacías a altas horas de la madrugada. Es extraño. Son las siete y aún es plena noche. Oscura. No he dormido ni bebido gota de alcohol y eso me deja un sabor extraño en la imaginación. Como otra perspectiva de lo que es Barcelona. Decido parar y bajar del coche. Solo medio litro de Red Bull me podía mantener en tal estado de euforia descargada, me muero de sueño pero no puedo dormir, se me caen los ojos pero lo examino todo, es otro estado no se. Joder, hace frío fuera eh, se oye el viento y el silencio. Prometo que escuchar el silencio en medio de la Diagonal puede ser algo muy especial. A mi me encanto. Es bonito si. Encima ese cielo negro sin estrellas lleno de nubes. Hasta se respira un aire seco, ese lugar extraño no parece el mismo, lleno de caos y humedad tal como yo lo recuerdo cotidianamente. Me subo al coche y empiezo a soñar.

Los colores me seducen, los recuerdos me engullen, ese olor inexplicable, unas caricias tan tenues que te ponen la piel de gallina. Miradas que te aceleran el corazón, sonrisas me convierten en la persona más feliz del mundo, la música me estremece el alma y acalla mis malos pensamientos. Los consejos me vuelan por la cabeza pero cada vez me los replanteo más. Incluso parecen hablarme, y mantengo una pequeña conversación conmigo mismo.Cuentan, que la tristeza que eboca tal madrugada como esta es proporcional a la felicidad que un día experimentaste, también puede que tales sujetos no sepan lo que dicen, pero yo he sido muy feliz, por momentos. Quizá el tiempo también sea proporcional y este destinado a vivir alegrías y fracasos en intervalos de media hora. Me pregunto porque. Si estoy madurando o  autodestruyéndome. Si es el camino que debo trazar, o es un camino que me lleva al acantilado.

Cada vez voy mas rápido y no puedo parar. Hay días en los que jamás me iría, en cambio otros, no regresaría.  Podría llegar a donde yo quisiera, solo conmigo. Embriagado de sensaciones. Borracho sin beber. Soñando sin dormir. Hacia tiempo que no necesitaba la radio para conducir, y debo decir que eso me preocupó. De esta manera, y sin ningún tipo de mala conciencia la encendí, predispuesto a escuchar. También debo añadir que no me hacía ningún tipo de ilusión, pero la predisposición me impulsó a apretar “On”; Izquierda Abertzale, Mubarak,  Artur Màs, Pep Guardiola… lo admito, busqué “Off”, lo apreté. Estaba solo conmigo.

A todo esto desperté llegando a casa, había recorrido un mundo y estaba vivo. No había nadie mas en el coche, mis propias manos me llevaron a casa como un piloto automático, mientras, mi mente soñaba. Nada más ni nada menos, tenia que explicarlo. Si has tenido el valor de leer hasta aquí. Amigo de lo ajeno. ¿Que estas haciendo? Quizá te esté pasando lo mismo.

Saludos


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com