Mi maldito profesor 3: Con que quieres jugar rudo...

Por fenix
Enviado el 08/04/2016, clasificado en Adultos / eróticos
7097 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Ya pasaron dos semanas desde ese polvo en su taller, no he sido capaz de asistir a ninguna de sus clases, aún no estoy preparada para verlo, pero no paro de revivir ese rapidito en su escritorio; como me cogió tan salvajemente, sus furiosas embestidas que me hicieron perderme en un orgasmo sensacional. La verdad es que desearía aparecer de nuevo en su taller y pedirle me follara, sigo deseando sentir su piel sobre la mía, anhelando  que sus manos me recorran y que  su pene me parta el coño sin compasión……. Pero aunque no soy capaz de verlo debo asistir de nuevo a sus clases antes de que me llaman de control de estudios para justificar mis ausencias en sus clases.

Tomo mi suéter tejido; blanco de cuello alto y botones dorado y salgo a la calle rumbo a la universidad dejando mi cabello rojo suelto….. Media hora después entro a su clase como si nada –o al menos eso intento hacer creer- y me detiene en seco su arrogante voz

-¡Vaya…. pero si tenemos el honor de recibir en nuestra clase a tan magistral criatura!

Camino como si no lo hubiera oído, no volteo a verlo, y me dirijo a mi asiento habitual

- Quien se cree para faltar a todas mis clases y aparecer hoy como si nada, no la veo muerta que era su salvación así que o me explica ya mismo la causa de sus faltas o la repruebo en este instante y sin lloriqueos!!!!!-

¿¡Que, que!? Este idiota que se cree. Me volteo de inmediato abanicando mis rizos que parecen fuego y le hago frente…

-¿Y qué va a hacer - digo sarcástica- a cuál de sus lambebotas llamará para que pueda reprobarme?... – me mira impotente y antes de que pueda hablar le increpo- ¿Por qué… no tiene “UD”- arqueo irónica una ceja- la autoridad para reprobarme?... – se vuelve de piedra y yo sigo-a pesar de que falté mis inasistencia ni se acercan al límite, mis notas superan el promedio por lo que las evaluaciones perdidas no me afectarán y no es mi culpa que su ego le haga dar tantas materias adicionales, y para que lo sepa, si falte a sus clases es porque su peste ya me estaba sacando de quicio,- no se porque el me hace perder el control, pero ya no podía parar y a gritos seguí insultándolo- así que si va a reprobarme  por herir su hinchado ego dígamelo YA!, porque dos podemos jugar ese juego…- me voltee sin más, tome mi pieza y comencé  a lijarla, a pesar de mis ausencias estaba a la par con las demás…

Plaaaammm!!!!!!! El ruido me dejo helada, ví en cámara lenta como mi escultura lo provocaba al tocar el suelo después de caer con brusquedad de mi mesón al ser empujada por su fuerte brazo, el mismo brazo que me había excitado hace unos días y que hoy destrozaba la pieza en la que llevo trabajando por cuatro meses y que sería mi entrega final en varias materias… ESTÁ ROTA, echa mil pedazos sobre las baldosa del salón.

-Ahora debo decirle, señorita Lears, que si no quiere reprobar todo su semestre deberá dejar de faltar y trabajar horas extras- se giró triunfante y camino hacia el centro del taller revisando los trabajos de los estudiantes como si nada hubiera pasada, explicó su clase y supervisó la evolución de los alumnos mientras yo seguía ahí parada junto a mi mesón viendo estupefacta los trozos de mi escultura. No sé cuánto dure ahí pero sí se que fue un buen rato, -¿Qué no piensa comenzar a trabajar?- dijo sarcástico, y con la misma primitividad con la que un día lo besé, con ese mismo instinto carente de cordura voltee rápidamente mientras alzaba mi palma derecha con furia con toda la intención de estallarla en su puto rostro…

-¡Detente!- me grito Lucia sosteniendo mi brazo a milímetros de Emmanuel que me veía  sin creer que fuera capaz tan siquiera de pensar en abofetearlo –no le des el gusto- prosiguió diciéndome  Lucia aun sujetando mi brazo y sin ser capaz de mirarme el rostro. Me zafé de ella sin mirarla, tome mi bolso, fulminé a Emmanuel con la mirada por unos minutos y salí con prisa del taller rumbo a mi casa.

 

Llevaba dos horas en el taller, eran más de las nueve de la noche y como bien sabia no había nadie en la facultad… trabaja modelando sobre la arcilla con una ira tremenda que movía agresivamente mis manos al devastar con rudeza la enorme masa delante de mí

-Así que trabajará de noche para recuperar las asistencias perdidas, me parece excelente señorita Lears-  me detuve al oírle arrogante detrás de mí; gire con brusquedad, le mire, alce mi pierna y lo lancé directo a la puerta de una patada que impactó en su estómago dejándolo sin aire

-Tenés que estar de coña para dirigirme la palabra después de lo que hiciste- me acerqué con agresividad, sentándome en cuclillas frente a él, lo miré airosa, coloqué mi índice sobre su ceño empujando su rostro levemente hacia atrás –Eres un petulante engreído y esta me la pagarás de una u otra forma- le dije triunfal, luego me apoye con fuerza en mis pies para impulsarme y ponerme de pie pero él tomo mi brazo y entre risas irónicas me susurró

-Con que quieres jugar rudo ¿no?- halo mi brazo hacia él y me tumbó con fuerza en el frío suelo colocándose sobre mí; sujetó con sus manos las mías impidiendo moverme con sus caderas presionando mi pelvis y piernas, estaba totalmente inmovilizada y aunque me restregué con fuerza contra él para tratar de zafarme fue inútil - no eres la única que sabe jugar así- dijo apoyando su pecho contra el mío, besó mi cuello con calma y pasión, me restregué aún más y le grite

-¡¡¡¡ Que te crees que haces!!!!!!- no me hizo caso y siguió besándome el cuello y el hombro ceremonialmente  succionando y lamiendo a su paso. Llevó sus labios a mi oreja y yo aproveché la cercanía para morderlo bruscamente en el hombro…


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com