Chantaje 2: Su juego...

Por fenix
Enviado el 09/04/2016, clasificado en Adultos / eróticos
6882 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

-¿Sacrificio?-

-¡Sí!-

-No le entiendo profesor- digo sin perder la seriedad.

- Verás mi niña.- mira por todos lados como buscando las palabras correctas para explicarse- Quiero seas mi amante en pago por ser tu tutor-

-¡AMANTE!....- no pude decir más, mi ira no me deja pensar y menos hablar

-Sí- dijo tranquilo, como si me diera la hora- la verdad no me esperaba tu petición y quiero sepas es algo difícil para mí tan siquiera considerar adentrarme de nuevo a la poética, eso fue algo que enterré junto con mi esposa y jamás pensé en exhumar aquella antigua pasión, pero, si tanto me quieres… como tu tutor, esa es mi condición… el que seas mía, y no una sola vez –dice con cierta sonrisa pícara- ¡no!, te quiero todos los días mientras dure mi tutoría. Y créeme que me esforzaré en pulir tus talentos y hacerte ganar el concurso pero solo lo haré si accedes a mi petición… si es demasiado no tienes que volver… pero si decides aceptar te veré aquí mañana, trae tus cosas y en especial todos tus escritos, sin excepción.  Ah y debo dejarte porque no tarda en llegar mi alumna de piano de las cinco-

-Sí- dijo tranquilo, como si me diera la hora- la verdad no me esperaba tu petición y quiero sepas es algo difícil para mí tan siquiera considerar adentrarme de nuevo a la poética, eso fue algo que enterré junto con mi esposa y jamás pensé en exhumar aquella antigua pasión, pero, si tanto me quieres… como tu tutor, esa es mi condición… el que seas mía, y no una sola vez –dice con cierta sonrisa pícara- ¡no!, te quiero todos los días mientras dure mi tutoría. Y créeme que me esforzaré en pulir tus talentos y hacerte ganar el concurso pero solo lo haré si accedes a mi petición… si es demasiado no tienes que volver… pero si decides aceptar te veré aquí mañana, trae tus cosas y en especial todos tus escritos, sin excepción.  Ah y debo dejarte porque no tarda en llegar mi alumna de piano de las cinco-

Se paró y yo seguí tras él,  muda sin poder decir nada, salí de su casa presurosa, ni siquiera me despedí al salir, menos lo vi, caminé un tanto nerviosa las calles hasta la parada de autobús y allí me deje caer en el frío metal.

.                   .                    .                    .                       .                       .                         .

Mi antiguo y más querido profesor es un pervertido que me ha chantajeado con  ser su amante a cambio de tutoriar mí escrito para el concurso, como es posible que fuera capaz de hacer eso, sé que ya no soy su alumna pero….. ¡¡¡¡CHANTAJEARME!!!!! Eso es demasiado.

Ya ha pasado un mes y como es de esperar no he vuelto a ver ni hablar con Cristóbal, mi profesor, he intentado escribir pero no lo consigo solo pienso en como me trato con tanto respeto incluso al proponerme ser su amante, no logro dejar pensar él; ya sea para insultarlo por su atrevimiento, entristecida por como me decepcionó, histérica por no lograr narrar ni una página a causa de él, seducida por su sonrisa traviesa o excita en sueños con fantasías en la que yo soy suya…

¿Y… si no fue real?… ¿si todo fue una malévola treta para hacerme desistir de tenerlo como asesor sin importar las consecuencias….?

¿Sería él capaz?,

¡¡¡¡Pues claro!!!! alguien que no teme en chantajear con sexo es capaz de todo……….. Pero… dos podemos jugar a ese juego……

-¿Ámber?- dice perplejo al verme a su puerta cargando tres maletas grandes de ruedas y dos bolsos enormes, todos full de cosas y pesados hasta mas no poder…

-¿No es tarde para aceptar su oferta?- le digo juguetona, veamos hasta donde es capaz de llegar…

Durante unos minutos el silencio reinó entre los dos, yo lo veía traviesa mientras el asombro no era capaz de  abandonar su rostro. Creo pasaron como diez minutos mientras, aún él no es capaz de hablarme… aproveché para detallarlo debe tener unos 34 o 36 años, es alto y sigue siendo delgado aunque parece más fornido; seguro hizo mucho ejercicio durante estos años porque puedo detallar su musculatura (acentuada pero no exagerada) debajo de su ancha ropa, la verdad es bastante sexy más de como lo recuerdo, esos ojos azules son muy bellos y aunque la tristeza los cubre no es capaz de opacarlos, algunas líneas acentuadas en sus ojos son casi imperceptibles pero es su boca la que me enloquece es delgada y extraordinariamente sexy y si no lo decía en broma y debo ser su amante para que él sea mi tutor aceptaría solo por sentir esa boca en mi cuerpo.

Sin más tomó los bolsos y las maletas, las introdujo silencioso y con expresión pensativa a la casa y mirándome con seriedad me indicó entrar, cerró tras de mí la puerta y dijo…

-Veo trajiste lo que te pedí, aunque asumí que rechazaste mi oferta-

-No fue fácil decidirme, no la esperaba- apoyé mi cartera marrón en el blanco suelo y caminé lentamente hacia él que no dejaba de mirarme inexpresivo tratando de saber como reaccionar y eso confirmó mi teoría… esperaba ahuyentarme con su proposición, ¡pues no me alejará tan fácil!

- Aunque – me detengo justo frente a él, sé que estoy sonrojada pero no me importa

-Si ese es el precio-enrollo mis brazos holgadamente en su cuello

-Que hay que pagar- miro sus profundos ojos asombrados mientras siento como la calidez de su cuerpo derrite mi vestido blanco de blonda

-No puedo hacer más que liquidar su costo –y al instante me acerco lentamente a sus labios esperando que me detenga, pero no lo hace, al contrario se queda inmóvil, como de piedra, sigo adelante hasta sentir como rozo suavemente sus suaves y firmes labios y a tan corta distancia solo puedo terminar lo empezado así que lo beso lentamente mientras enredo mis manos en su pelo.

Duda por un momento pero al cabo de un par de segundos me toma por la cintura levantando un poco más arriba de mi rodilla el dobladillo de mi vestido,  a la vez que me besa ágilmente devorando mis labios con los suyos.

Lo siento presionar con más fuerza mi cintura y comenzar a mover sus manos con un tacto seguro y excitante, una asciende por mi espalda palpando con firmeza mientras la otra desciende suavemente hacia mi trasero (mis nervios comienzan a aparecer, no esperaba llegar a tanto)  y al sentirlo bajo sus manos lo agarra con fuerza apretándolo sobre la tela y haciéndome interrumpir nuestro beso al gemir. Eso no lo detiene y vuelve a tomar mis labios entre los suyos mientras me besa con pasión y desciende aún más su mano levantando el vestido hasta que siento como sube su mano por lo más alto de mi muslo desnudo y asciende hasta tocar mi nalga ahora apenas cubierta por una pequeña tanga blanca de tela y blonda, al instante gimo de nuevo pero esta vez me aparto apenada por su contacto mientras noto mi respiración entrecortada y veo el perfil de mi rubor en el vidrio de la mesa.

-¿Sucede algo?- me pregunta con voz roca y jodidamente sexy mientras vuelve a tomarme fuertemente por la cintura pegándome a su cuerpo haciéndome  notar su erección bajo el holgado mono del pijama, me mira excitado y juguetón mientras me sonríe travieso…

-No me ha contestado- le respondo nervioso y aún más ruborizada, no sé qué hacer este juego se me ha ido de las manos y no sé como alejarme sin parecer una tonta.

-Yo creo que no hace falta- me besa con ímpetu pegándome aún más a él……


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com