EN SU PAPEL-PARTE 22

Por menorcabella
Enviado el 11/04/2016, clasificado en Varios / otros
124 visitas

Marcar como favorito

-  Y a mí. Raquel siempre había dado muestras de sus odiosos sentimientos hacia Adrián ¿o quizás no lo eran tanto? De verdad te lo digo Maite, no me gustaría estar en su papel.

Una vez se despidió de Andrea Maite pensó que tampoco a ella le gustaría estar en esa tesitura. Menudo pleito tenía su hermana, el más difícil de todos se aventuró a pensar. Y es que tenía que lidiar con el miura de ser su acusación, su defensa y hasta quién dictara sentencia. ¡Qué suerte tenía ella de no haberse enamorado nunca! Porque ese era el quid de la cuestión, ni más ni menos. Raquel aún sentía algo por Adrián. En ese momento si le hubieran dicho que votara sobre cuál era el galimatías más complicado, si el de su compañera de trabajo o el de su hermana, desde luego hubiera dicho aquello de “siguiente pregunta”. Desde luego, bien podían darse la mano las dos.

Y, a lo tonto a lo tonto, había llegado la hora de comer por lo que se dirigió a la cafetería que estaba justo pegada a la asesoría y pidió un menú. Su casa estaba algo lejos por lo que era bastante fastidioso ir hasta allí y volver y además a ella le hacían precio. Si las circunstancias laborales lo permitían solía almorzar acompañada de Amelia pero eso era en muy pocas ocasiones. Por regla general su amiga comenzaba su periplo de entrevistas a media mañana y no lo terminaba hasta bien entrada la tarde. Así que hoy le tocaba la compañía de la soledad.

Cuando volvió se encontró con que tenía más de veinte mensajes en la bandeja de entrada así que se sentó y se puso cómoda. Todo futuras entrevistas de trabajo solicitando los servicios de la agencia. Vamos, de Amelia. Estaba tan absorta con la mirada fijada en el monitor y las yemas de los dedos tecleando y respondiendo a los respectivos mensajes que ni la oyó entrar.

¡¡Fuego!! ¿Qué? ¿Dónde? Muy graciosa, menudo susto me has dado. Sí, sí. Anda que si esto se estuviera incendiando de verdad te enterarías tú. ¿Qué estabas mirando tan absorta? Nada de particular, solicitud de servicios. Por cierto, ¿cómo ha ido el día? Como todos más o menos. ¿Y tú? Intuyo por tu cara que más movido, ¿me equivoco? Quizás, pero no vayas a creer que es por el trabajo. Se trata de Raquel. ¿Qué le pasa a tu hermanita?

A modo de resumen Maite le explicó a Amelia lo de la llamada a su hermana y lo que su secretaria le había comentado. ¿Qué se suponía que debía hacer ella ahora?

¿Cómo que qué se supone que debes hacer? Nada, a no ser que te lo pida. Tú no conoces a Raquel. Algo comienzo a saber de ella, ¿definición de orgullo? O que me da a mí que es de esas mujeres que ha tenido que hacerse la fuerte para luchar contra las debilidades de los demás que ahora le es muy complicado romperse ella misma. Leñe, permíteme que me corrija. La conoces mejor que yo misma. Bien, dejemos de hablar de mi hermana que total, como dices tú, no tiene arreglo si ella no quiere. ¿Has sabido algo más de Samuel? No, lo que me has dicho tú, que le han dado el puesto y que el viernes o sábado tenemos fiesta para celebrarlo. Es verdad, olvidé que te lo había dicho. No sí hoy no sé donde tengo la cabeza. Bueno sí, en el cementerio quizás pensando en lo que se me ha dicho esta mañana. Madre mía, casi agradezco no tener vida. Con la de los demás me basta y sobra. No digas eso ni en broma, ¿estamos? Vale, vale. Pero de momento, habrá que conformarse. Y volviendo a lo tuyo, ¿cuándo sacarás la cabeza de bajo tierra y le dirás a Samuel quién eres? Iré a la cena con la misma indumentaria que llevaba cuando le conocí, ¿te da eso la respuesta? Así que no escojáis un restaurante de muchos tenedores. Tranquila, no está la cosa para ir a cenar como marqueses. Bueno, habrá que hacer ideas ¿no? La jornada acaba a las seis y media y son ya menos cuarto. Sí, llevas razón. Nos vemos mañana. Ah, y olvida lo que te he dicho antes, quizás sí deberías ir a ver a tu hermana. Lo más seguro sí necesite una mano amiga y qué mejor que la amistad de una hermana. No olvides darle un abrazo de mi parte.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com