Estupideces de un viejo farsante

Por Charles Ginsberg
Enviado el 13/04/2016, clasificado en Varios / otros
329 visitas

Marcar como favorito

Llevaba allí sentado ya casi dos horas, ¡dos insoportables horas!, sin parar de escuchar sandeces sobre lo preciosa y divertida que es la vida, como triunfa el amor por encima de todo, ¡y escuchando palabras hasta sobre un Dios! ‘Por favor, que alguien lo calle’, pensaba en mi externo interior. ‘¡Que deje de hablar o me voy a volver loco!’ Pero no, allí seguía, sentado, en frente de un público que fingía entenderlo todo, creando un monólogo sin gracia, ni sentido, ni sentimiento, ni intriga, ni amor, ni terror, ni fantasía, ni drama. ¡Aquello no era ni libre creación! Y no fue hasta una hora más tarde cuando aquel viejo farsante, sin palabras ni historias, alzó su pesado culo, recogió los restos de papel ‘malescritos’ que reposaban sobre la mesa, y dijo, haciéndose pasar por artista: ‘y hasta aquí los relatos especiales‘.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com