PLEGARIAS DE ABIGAIL

Por Federico Rivolta
Enviado el 20/04/2016, clasificado en Terror
258 visitas

Marcar como favorito

Abigail siempre soñó con tener un hijo. Meses después de casarse, su marido murió de una enfermedad que los médicos no pudieron determinar. Decidió jurar lealtad eterna a su difunto esposo y jamás volvió a estar con otro hombre.

Una noche sin luna rezó a dioses innombrables, y ellos respondieron a las súplicas. Afuera los animales comenzaron a aullar, y algo gritó con odio en sus entrañas.

Abigail reconoció su error y volvió a pedir ayuda, pero esa vez nadie escuchó sus plegarias. Y así se acostaba en su cama cada noche abrazándose a sí misma hasta quedarse dormida. En pocas semanas fue madre, pues aquello creció rápido, aquello a lo que llamó... Ezequiel.

– ¿Por qué me refriegas con tanta fuerza, mami?

 

Abigail pasaba horas sentada junto a la bañera pasando la esponja una y mil veces por la espalda del niño.

– Para limpiarte bien, hijo.

Ella sabía que ya estaba limpio por fuera, pero de algún modo esperaba que el agua también lo lavase por dentro.

– ¿Es porque maté al gato del vecino, mami? Solo lo estaba acariciando.

Las lágrimas de la mujer caían en la bañera.

Cayó la noche y ella lo arropó y le dio un beso en la frente.

– ¿Se puede limpiar la maldad, mami?

La mirada de Abigail se perdió durante unos segundos.

– Hasta mañana, hijo.

Al salir de la habitación apagó la luz. En la oscuridad aún se podían ver los ojos de Ezequiel.

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com