75 cl de amor

Por JDLRM
Enviado el 28/04/2016, clasificado en Drama
474 visitas

Marcar como favorito


Era una noche tranquila, una noche sin luna, una noche cualquiera. Un hombre de triste semblante, entra en un tranquilo bar. Con poca luz, y música ambiental. El hombre se dirigió directamente a la barra, y se sentó allí mismo.

-Un whisky con hielo, por favor -le pidió al camarero-.               

El camarero sacó el vaso, dejó caer el hielo en su interior, y lo llenó. Antes de que se pudiese llevar la botella, aquel hombre le agarró el brazo.

-Deja la botella.

-¿Un mal día? -Le preguntó el camarero-.

-Una mala vida.

El camarero dejó la botella y se retiró a atender a otros clientes. Justo a la derecha de aquel hombre triste, había otro hombre. Por su aspecto, parecía bastantes años mayor que él. Vestía un abrigo de pana, sombrero, y lucía algunas canas. También tomaba un whisky. Por un momento se dirigió al hombre triste que tenía a su izquierda

-Esa mirada… la conozco -le dijo aquel hombre- no es nueva, lleva años ahí, mucho más que esa barba descuidada, y esos pelos revueltos. Es por una mujer, ¿cierto?

-A caso no es siempre por una mujer

- si, que tontería, siempre he pensado que solo hay dos cosas que pueden hacer daño a un hombre de verdad. Las mujeres, y un buen golpe en el pie contra algún mueble

-No te falta razón.

-¿No tienes con quien hablar?

-Sí, pero sencillamente, no me apetece hablarlo.

-Ya veo, no es fácil

-Y no sirve de nada.

-Te entiendo. Mejor de lo que crees.

-¿Eso piensas aún sin conocerme de nada?

-Si no te conociera, no sabría que no bebes para olvidar, eso nunca sucede.

-¿Y por qué crees que bebo?

-Bebes para quitarte ese nudo que tortura tu garganta. Cada trago que das, es un segundo de libertad.

El hombre triste se rellenó la copa, y también llenó la del hombre que le acompañaba aquella noche.

-Tienes razón.

-Lo sé, igual que sé que la botella se terminará antes que la tristeza.

-Tendré que pedir otra.

-Si, es una solución.

-Lo es.

-¿Qué te parecería compartir tu historia con alguien a quien seguramente no vas a volver a ver en tu vida.

-¿Porqué me escucharías?

-Porque no tengo nada mejor que hacer.

Una vez más, el hombre triste se rellenó su copa.

-¿Por dónde empiezo?

-Cuéntame cómo es ella

-Perfecta, aunque piense lo contrario, ella es una luz en la oscuridad. Es distinta, es única

- Ama a otro, ¿verdad?

-No sé si ama a otro, pero, no creo que se quiera ni a si misma.

-Entonces, ¿ni siquiera se lo has dicho?

-Se lo he dicho.

-¿Y nada?

-Nada, yo no le intereso, al menos no de esa forma, ni siquiera me ha dado una respuesta clara, sencillamente no creo que le interese. Ella prefiere la compañía de hombres que la engañan y que no la valoran. Incluso sabiéndolo, le da igual.

-Por eso dices que no se quiere… no pareces una persona lanzada, algo te habrá hecho pensar que te quería, cuéntame, ¿cómo la conociste?

-Pues no lo recuerdo bien, seguramente en un bar. Por algún motivo comenzamos a hablar. Al principio solo la veía como una amiga, pero estaba convencido de que estaba loca por mí, o eso pensaba antes, en poco tiempo me acabé enamorando de ella, traté de decírselo muchas veces, pero no es lo mío.

-La vieja historia, llegaste tarde.

-Como siempre. Tal vez nunca me quiso de la misma forma que yo a ella, y, solo era una ilusión. Tal vez la alague demasiado. Fui bueno con ella, creo que odia eso. O, tal vez fui demasiado amable. Soy un hombre aburrido.

-Eres un buen hombre. Las mujeres no hacen cola por las buenas personas.

-No, siempre terminan con algún imbécil que tan solo se aprovecha de ellas y las tratan mal, pero es lo que parece que buscan.

-¿Y cambiar no es una opción?

-Lo haría si pudiera, pero no soy así.

-¿Cuánto llevas mal?

-Meses.

-La quieres de verdad… entiendo que no es la primera vez que te pasa.

-Ni será la última, por desgracia.

-Pero solo puedes olvidarla. Si es como dices, estará con cualquier imbécil antes que contigo, pues, aunque te quiera, no se permitirá ser feliz, pues no se quiere a si misma. Supongo que los hombres como nosotros estamos destinados a estar siempre solos. Seguramente, tu podrías estar con cualquier otra.

-Lo sé, tienes razón, solo puedo dejarla alejarse de mçi. Y si, tal vez podría estar con cualquier otra, pero si de verdad me conoces, sabes que no me interesa, pues aunque a veces me odie, yo si que me quiero a mi mismo.

-Lo sé, no se puede engañar al corazón.

-No se puede.

-Los estúpidos nos reconocemos entre nosotros.

De nuevo, el hombre triste rellenó los vasos.

-Eres mayor que yo, y has pasado por lo mismo, ¿conoces alguna forma de superarlo?

-Solo hay una que yo sepa, y estoy seguro de que lo sabes también.

-Solo un clavo saca a otro clavo.

-Eso es.

-El segundo clavo termina doliendo más que el primero.

-Entonces, tendremos que dejárselo al tiempo y el alcohol.

El hombre del sombrero terminó su copa, pagó la cuenta y se levantó. Antes de marcharse, dirigiéndose nuevamente al hombre triste dijo:

-Sé que no hay nada de lo que yo pueda decir que vaya a ayudarte, pero intenta liberar tu mente, respira profundo e intenta dejar que pase, y… ¿quién sabe? Tal vez si nos vemos de nuevo, seas tú quien tenga que escuchar mi historia.

-Gracias por aguantarme.

-No le des importancia.

-¿Quién eres?

-Eso da lo mismo. Solo soy alguien como tú, otro solitario de por vida. No alejes demasiado la papelera de la cama.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com