La Octava Luna LLena

Por Pokoto
Enviado el 29/04/2016, clasificado en Drama
572 visitas

Marcar como favorito

   En un valle llamado Profondita un grupo de colonos fundaron una población debido a los beneficios que este valle ofrecía, era un valle fértil, espacioso, irrigado por dos ríos mayores y docenas de riachuelos, de clima agradable, con veranos frescos e inviernos tolerables y cortos, era un valle bendito, allí a orillas del segundo río en tamaño, el río de los uveros, se asentó el pueblo de Plascencia, de cultura agrícola, estaba compuesta al principio por solo unas doce casas, una plaza, una capilla, y un pequeño mercado de víveres, pero con la benevolencia de la tierra y del clima este poblado de tan solo unas doscientas personas, escaló al pasar los años en un centro donde convivían más de cinco mil personas, estos sin contar a los visitantes que pasaban algunos días por allá con el fin de contemplar las hermosas montañas pintadas de verdor por la vegetación durante el verano, pintadas de naranja en otoño y finalmente emblanquecidas por la nieve; o también los visitantes y en especial pintores salían hacia los campos a contemplar las flores silvestre del valle, el cantar de las aves y la variedad de fauna que cohabitaban con los pobladores de Plasencia.

 

   En este poblado habitaba una familia muy reconocida, la familia Fuentes, vivían en una gran casona en las cercanías de la plaza principal de Plasencia, de estilo colonial, tenía catorce habitaciones, tres salas, un gran comedor, un patio,  un jardín exterior y uno interior, una gran cocina que conectaba al comedor por una puerta, en fin la casona era muy grande y con muchos más cuartos que eran usados como talleres de arte, despachos, entre otros, además, los Fuentes tenían otras propiedades en el valle, eran dueños de tierras donde se sembraba el trigo, y en esas tierras construyeron dos fincas, también adquirieron varios locales comerciales en Plasencia y eran dueños de una firma de transporte de mercancías en la región, eran muy adinerados.

 

   Cuando ya los viejos de la familia murieron, solo quedaron su hijo (el único) Guillermo Antonio Fuentes Casas y su esposa Florencia Callisti de Fuentes, ellos no habían podido tener hijos, y ya tenían más de cinco años casados, los viejos, no pudieron ver siquiera a uno de sus nietos, y ahora que ya no estaban, la casa estaba más sola que nunca, ya que Guillermo se la pasaba más por las fincas que en la casa principal, y Florencia para no permitir posibles infidelidades de su marido, le acompañaba en la mayoría de las veces a los sitios donde Guillermo se quedaba  dormir,  así que  casi todos los días los únicos habitantes de la gran casa era solo los sirvientes, tres cocineras, un mayordomo, dos mucamas y  un jardinero, de los cuales solo las mucamas y el mayordomo vivían dentro de ella.

 

     Un día una fama había llegado al pueblo, todos creían que Florencia estaba maldita por causa de su afición a consultar a los astros, es por ello que muchas mujeres del pueblo dejaron de dirigirle la palabra pues no querían que la maldición les tocara un poco, e increíblemente, esta aparente maldición parecía que cobraba vida y se hacía realidad, pues no solo Florencia estaba estéril, sino que la tierra la cual eran dueños también comenzó a secarse, y convertirse en zona estéril, era extraño lo que habría de ocurrir pero fue así. 

 

Continuará.... 30/04/16 en pokotoescritos.blogspot.com


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com