Mi libro, C. 18

Por Jesús A.
Enviado el 02/05/2016, clasificado en Varios / otros
277 visitas

Marcar como favorito

Rebelión de los Turbantes Amarillos

La Rebelión de los Turbantes Amarillos; ha sido un levantamiento de agricultores que se produjo en China en el año 184 d. C., en el transcurso de la regencia del soberano Ling de la saga Han. El levantamiento, que cogió su mote de los pañuelos amarillos que los alzados portaban en la cabeza, se transformó en una cuestión sustancial en la leyenda del taoísmo por la alianza de los insurrectos con comunidades taoístas ocultas.

Causas: Uno de los primordiales motivos de la insurrección fue una depresión agraria, con la que el hambre impuso a infinidad de ganaderos y viejos colonizadores castrenses del norte que fueron a buscar trabajo en el sur, lugar que grandes hacendados abusaban del sobrante de obreros para hacerse con un enorme patrimonio. Las circunstancias fueron a peor por los desbordamientos en toda la trayectoria baja del río Amarillo. Los agricultores se hallaron más reprimidos por el aumento de los tributos para pagar la edificación de fortalezas por donde pasaba la Ruta de la Seda y paramentos contra las penetraciones e incursiones de foráneos. Por este dilema, los agricultores, hacendados sin terrenos y anteriores militares en aquel momento en paro, organizaron grupos armados (unos 170) y finalmente milicias particulares, lo que exponía una escena para una guerra.

Mientras la administración de la saga Han se desgastaba interiormente, el dominio de los hacendados se transformara en un obstáculo muy duradero, aunque poco antes del levantamiento, los eunucos de la administración principalmente, consiguieron una gran prevalencia junto el soberano, lo que emplearon para lucrarse. Una decena de eunucos más ricos hicieron una unión llamada los Diez Ayudantes y el soberano nombraba a uno de esos diez (Zhang Rang) “padre adoptivo”. La mayoría de los ciudadanos creía que la administración estaba corrompida e inútil, el hambre y los desbordamientos se veían como un indicio de que el decrepito soberano malgastara el mandamiento divino.

Por su proyecto, para un inédito inicio de la facción taoísta de Zhang Jue (además de llamarle Zhang Jiao), era señalado para formar como el adversario más amenazador de la estirpe Han. Como prevención para la sublevación, Zhang Jue mandó a sus seguidores para conseguir ayudas y para estructurar a sus admiradores por la parte norte de China. Se sintieron apoyados por el disgusto regional con la administración, por la falta de lluvia y las pestes que asolaban al pueblo. Los sublevados poseían ayuda hasta entre los gobernantes, o han sido aptos para originar los trámites, a la vez que los empleados de la administración desconocían sus ideas, o se sentían asustados por su poderío.

Zhang Jue, planificó una sublevación por todo el país, aunque anteriormente a que emitiera el llamamiento a la lucha, su proyecto ha sido abortado, detuvieron y mataron a los seguidores insurrectos en Luoyang y la rebelión en las regiones se tuvo que iniciar a destiempo en el siguiente mes del 184. Aunque la llamada fue precoz, con la ineludible falta de organización, varios millares de rebeldes se sumaron al alzamiento, quienes desvalijaron y derruyeron las dependencias de la administración, por eso las tropas del gobierno no tuvieron más remedio que practicar una postura protectora.

Acciones militares: Los sublevados se juntaban en su mayor parte en tres zonas. La fracción dirigida por Zhang Jue y sus dos hermanos, logró la ayuda del territorio del norte del río Amarillo, próximo a donde nació  Zhang Jue y su soporte en la comendaría de Wei. Otra sublevación significativa se produjo en las comandarías de Guangyang y Zhuo del territorio de Yuo, en los aledaños de la que es hoy Pekín. Un tercer punto de la sublevación se encontraba en las tres comandarías de Yingchuan, Runan y Nanyang, que posiblemente su destino fuera cooperar con los desertores en Luoyang, en la pretensión de conquistar la capitalidad, no obstante, aunque fuera sin su ayuda era un grave aviso.

En el trascurso de las iniciales semanas, la administración del regente Ling estaba esencialmente intranquila por hallar y ajusticiar a los desertores en la ciudad y por la próxima protección de la capital. Al máximo responsable del ejército He Jin, hermanastro de la soberana He, se le encomendó para terminar con la sublevación en la capital. Al haber concluido los planes en el tercer mes, se terminaron los proyectos y tres milicias salieron para reprimir la sublevación. Una salió hacia el este contra Zhang Jue, en tanto que las otras dos, lideradas por Huangfu Song y Zhu Jun han sido mandadas a luchar contra los sublevados de Yingchuan, Runan y Nanyang. Zhu aconsejó que se notificara a Sun Jian para que preparara a su ejército y que se juntara a sus tropas. Con una sublevación tan expandida por el imperio, los oficiales del país deseaban encontrar alguna ayuda y la vega de la desembocadura del Yangtzé, no envuelta ni perjudicada por la rebelión de Zhang Jue, se encontraban muy cercanas como para contener muchos soldados para las tropas gubernamentales. Sun Jian reclamó a su ejército y salió para reunirse con las tropas de Zhu Jun con un centenar de soldados a su cargo. Las batallas contra los sublevados de Yingchuan, Runan y Nanyang, han sido habitualmente violentas y de variada gloria.

En el trascurso del tercer mes de 184, algo más tarde de comenzar el levantamiento, el jefe insurrecto Zhang Mancheng venció y acabó con la vida del ingente gobernador de Nanyang y en el trascurso del cuarto mes, a inicios del verano, Bo Cai venció en Yingchuan a las tropas del régimen lideradas por Zhu Yun, en tanto que otras fuerzas de los sublevados vencían al ingente gobernador de Runan.

Aunque, a finales de la primavera del 184, cambiaron las cosas. Cuando se llevaban 5 meses Huangfu Song y Zhu Jun, coordinaron sus tropas para vencer a Bo Cai y en el transcurso del sexto mes arrasaron a los sublevados de Runan en el combate de Xihua en Henan. Luego de este enfrentamiento los dos ejércitos se desconectaron, Huangfu salió para juntarse atacando a los sublevados en la zona norte del rio Amarillo, en tanto que Zhu luchaba contra los insurrectos de Nanyang. Mientras que un reciente gobernador venció y mató a Zhang Mancheng. Aun con estos fracasos, en el transcurso de ese periodo, los sublevados pudieron ocupar la capital de la comandaría Wan, ocultándose allí.

En los meses sucesivos, el centro de la operación fue la batalla en la urbe y en los aledaños de Wan, hasta que las tropas del gobierno en el undécimo mes entraron en el sitio y mataron a sus protectores, era a principios de 185. La pérdida de Wan ha sido el postrero gran fracaso de los sublevados. Sus tropas en la planicie del Norte de China, en el transcurso del veráno fueron aniquiladas en combate por las fuerzas del gobierno. Sus fuertes sitiados y ocupados, muriendo los tres hermanos Zhang. El ejército de las comandarías y los distritos acosaban a los demás desperdigados insurrectos, con muchas intervenciones de lavado y de erradicación, el doceavo mes del año chino, bien entrado febrero de 185, la administración divulgó una publicación de festividad y modificó el apelativo de la época por el de Zhongping o “apaciguamiento logrado”. CONTINUA EN EL PROXIMO CAPITULO.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com