Smartphone

Por Cielo
Enviado el 09/05/2016, clasificado en Adultos / eróticos
4445 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Tomo el Smartphone y marco el número al cual tengo que enlazarme para la conferencia a la que mi jefe convocó de manera urgente. Después de poner mi clave, una aburrida revisión de resultados de negocios inicia.

Del otro lado de la habitación, ella está de espaldas ligeramente inclinada sobre su computadora. Sin poderme resistir, me levanto del asiento y con el celular en la mano izquierda y en altavoz, me acerco para tomarla del talle con el brazo derecho y la presiono fuertemente a mi cuerpo mientras aspiro del aroma de su cuello e inevitablemente beso su piel. Ella levanta su mano y acaricia mi nuca, mientras levanta la cara, busca mi boca y me besa apasionadamente.

Súbitamente, con mirada decidida y sonrisa traviesa, se levanta y desabrocha mi cinturón para quitarme el pantalón y la trusa, para después aventarme sobre el sillón. Con sólo gestos, le digo que no, mientras nervioso busco la opción del silenciador en la pantalla. Una vez bloqueado el micrófono, me dice “Tú estás en audio-conferencia. Atiéndela por favor” para después llevar su boca a mi sexo y besarlo primero, estimulando una erección inmediata que introduce entre sus labios.

Yo sostengo el teléfono cerca de la cara y suspiro entre jadeos al sentir la húmeda calidez de su boca y sus labios que presionan mi pene mientras con un movimiento rítmico sube y baja la cabeza. Por un breve instante, me mira y suspendiendo su tarea me dice suspicaz: “ni se te ocurra”. Al inicio no entiendo, pero al notar que está viendo la cámara del teléfono, sonrío mientras le digo: “¡Estoy en la audio!”. Sin decir más, vuelve a su tarea, recorriendo con la lengua la longitud de mi miembro, deteniéndose en el glande y besándolo larga y lentamente antes de volver a introducirlo profundamente en su boca.

Su advertencia me ha provocado, y encendiendo la cámara, apago el flash, quito el sonido del obturador y tomo algunas fotos mientras ella sigue entretenida en la felación. Ver su reflejo en la pantalla es aún más excitante cuando su saliva sobre la piel de mi pene brilla con chispas tornasoladas ante la incidencia de la luz que entra por la ventana.

La conferencia sigue aunque ya no pongo atención a lo que se dice, he perdido la cuenta de las fotos que he tomado, y cambio el modo de la cámara para dejar ahora registro en video del sexo oral tan delicioso que estoy recibiendo. Otra idea arraiga en mi mente y abro ahora la aplicación de Periscope para transmitir en “streaming” la felación de mi preciosa compañera. Inicialmente, muy pocos usuarios atienden, pero los comentarios soeces no se hacen esperar, y una serie de RTs aumenta exponencialmente los asistentes a tan erótico espectáculo.

@Jack25 y @ChicoCalavera elogian la maestría de mi compañera, mientras que @LucyAnn asegura que lo hace mejor. @Advanita nos insulta por pornográficos y @pendejete usa las más diversas palabras vulgares para decir que las expresiones de quien se llena la boca con mi pene, podría ser más feliz con él y @alteregomamon le contesta que es un maldito envidioso.

No puedo contener una sonrisa mientras alcanzo a leer sólo algunos de los comentarios, y ella voltea interrogante, ante lo cual sólo atino a decirle que me encanta. Aprovecho para sacar sus pechos y encuadrarlos en la transmisión del video, lo que aumenta significativamente los comentarios y los asistentes a mi transmisión.

3852 espectadores es todo un récord en mi historial de videos en Periscope, y los comentarios son tantos que ya no los puedo ni leer, así que me concentro en sentir cómo sus movimientos se aceleran, estimulando mi pene de la base a la punta, y anticipo la llegada de un orgasmo con la aceleración de mi pulso y respiración. En la audioconferencia preguntan algo, y torpemente quito el silenciador para decir solamente “Estoy de acuerdo” y volver a bloquear el micrófono.

Ella abre ampliamente la boca anticipando mi eyaculación, y aunque la recibe en la lengua, con movimientos mañosos introduce mi pene nuevamente en su boca y aprovecha para discretamente dejar salir el semen, evitando así tragárselo. Esta acción genera toda una ola de expresiones en la red social, la mayoría de ellos elogiando la forma en la que ella sigue besando y estimulando mi palpitante pene con su lengua y labios.

La conferencia está terminando y casi al mismo tiempo suspendo la transmisión en Periscope, y cancelo la opción de subir el video. Ella se levanta y se dirige al baño, mientras aprovecho para tomar a la vez su iPhone. Desbloqueo su teléfono con la clave que he visto que usa ocasionalmente en lugar de su huella digital y ya he memorizado, y rápidamente busco en su directorio para registrar un número en mi teléfono.

Limpio la humedad que me ha dejado la mezcla de su saliva y mi semen, mientras suspiro al ver su silueta frente al lavamanos. Sonrío y cierro los ojos, para después tomar mi teléfono y desde la galería, enviar el video que acabo de grabar, al número de su esposo.

Cuando se recuesta junto a mí y traviesamente acaricia mi pene aún semi-erecto, me pregunta porqué sonrío. Devolviéndole la sonrisa, le contesto: “Sólo pensaba en lo increíble que son estos Smartphones, y en la cantidad de cosas que hoy en día se puede hacer con ellos”


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com