Rompiendo mis reglas (transporte público)

Por Pettit
Enviado el 10/05/2016, clasificado en Adultos / eróticos
7795 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Yo nunca imaginé que llegaría  tan lejos y menos en un día tan poco común. 

Los sábados son días muertos para practicar éste deporte, las condiciones climáticas no se prestan (todo está vacío)  y como no habría de ser así,  ¿sábado a las 8 de la mañana?  Si definitivamente no es un buen día, al llegar el metro al anden mi último halo de esperanza muere, tan vacío está el metro que hay asientos disponibles, al ser corto mi trayecto decido quedarme de pie y agarrada de un tubo, en la misma estación sube un chico alto, guapo y vestido de traje, para serles sincera jamás imagine que él precisamente quisiera algo, puedo decir que en verdad tenía muchas ganas de algo, ya que de inmediato se puso frente a mi, yo sinceramente no le tome importancia. 

Cual fue mi sorpresa al sentir un par de manos pellizcando mis pezones, ahí me percaté que éste atractivo hombre era un maestro en las artes del manoseo, todo lo tenía preparado traía un sobre con documentos en sus manos y los colocó a la altura de mis senos, puedo asegurarles que la acción de mi acompañante fue determinante para lo que más adelante relatare. En fin yo estaba calientísima ya que normalmente sólo pellizcaba mis pezones, en la misma acción los iba jalando hacía arriba pfff que deliciosa mis pezones erectos, toda la gente ahí con el metro prácticamente  vacío, esto evidentemente hizo que no pudiéramos hacer más, pero esta vez era tanto mi excitación que no me importó que estuviéramos en Sevilla o que llegaría tarde al trabajo. 

El se puso a lado mío y yo me pegue más para intentar sobar su bulto, ya estábamos en observatorio y sin hablar sólo con la mirada nos quedamos en el vagón esperando que entrara al túnel para posteriormente regresar al anden con dirección a pantitlan, pasó pero para nuestra mala suerte alguien de limpieza se quedó con nosotros haciendo su trabajo, lo único que podía yo hacer era tocarlo cuando el entrometido se alejaba o no a daba los espaldas, he dicho en otra ocasión que si me agrada éste "deporte"  es por el nulo compromiso y él no conocer con quien juegas, en fin lo aclaro porque en esta ocasión rompí mi propia regla, el dueño de esa deliciosa verga me propuso fuéramos a un hotel a lo que por obvias razones no accedí, le dije la verdad "voy muy tarde ya al trabajo, no puedo"  me pidió mi número y cuando iba a proporcionárselo me di cuenta que haríamos llegado a la estación en la que bajo. 

Se baja conmigo me acompaña a mi trabajo (es una tienda y sólo yo estoy ahí)  levanto la cortina y entra conmigo, me pide literal le eche una manita a la que respondí negativamente, estaba en mi trabajo y no podían verme con él (par todo los chismes que se crean al rededor) su mirada de deseo fue tan insistente que doblegó mi voluntad, le indique que entrara a la bodega mientras yo cerraba la cortina nuevamente. Estaba fuera de mi nunca había hecho algo así, ponía en riesgo mi trabajo pero la verdad es que supo calentarme y mi deseo fue mayor. Regrese a la bodega y ahí estaba con la verga de fuera, una verga gruesa, gorda, venuda y circuncidada pfff la puso en mis manos y mientras la masturbaba me pregunto si se la podía mamar aun no daba una respuesta cuando el ya me había puesto de rodillas y ahí estaba yo, chupando ese dulce como, me lo metía hasta el fondo y  ahí lo dejaba, al oído me dijo que me la quería meter,  tardó más en decirlo que yo un bajar mi pantalón y ropa interior y el hacía los mismo, la bofetada era demasiado incómoda pero la excitación era mayor, mi hinchado clítoris fue rozado por su glande que se abría paso entre mis labios de un jalón me penetro yo gemí como loca y el solo decía te gustan chichona?  Te voy a dar una cogidota, que rico coges le dije y como si de palabras mágicas se tratasen, al decirlo tuvo una prominente eyaculación. Y bueno es desde éste relato que aprendí a nosotros volver a romper mis reglas. 

Espero les hayan gustado mis relatos hasta ahora, opiniones, sugerencias, masturbaciones, todo es bien recibido 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com