UN ADIÓS ONÍRICO

Por Ámbar
Enviado el 11/05/2016, clasificado en Drama
635 visitas

Marcar como favorito

No tiene que ser necesariamente  un adiós_me dijo con cierta amargura_pero sus palabras sonaron huecas y frías...apenas comenzábamos a disfrutar un bello romance,que había hecho renacer en mi,un sentimiento casi adolescente,ya olvidado para mi corazón romántico y soñador.

No éramos  jóvenes, ¿pero quien dice que el amor es un sentimiento privativo para una edad determinada ?.Nos habíamos conocido en una convención literaria y aunque al principio me sentía algo cohíbida(soy una persona algo introvertida),sin embargo su agradable conversación me fue haciendo más accesible al diálogo franco y espontáneo.

Después de la convención seguimos frecuentándonos ,naciendo entre nosotros lo que yo creí, en un principio , una bonita amistad.Algunas tardes solíamos visitar lugares de interés  ,de los cuales hacíamos diversos comentarios e intercambios  de opiniones.Generalmente terminábamos nuestros paseos tomando un café o un vino,aunque no me llevaba muy bien con ninguno de los dos.

Pasados unos meses y quizá,muy a nuesto pesar,habíamos reconocido que existía entre nosotros un fuerte sentimiento,al que ninguno de los dos,tenía la mínima intención de renunciar.Así pues, a pesar de no ser precisamente un par de jóvenes,comprometimos nuestros corazones el uno hacia el otro.

Todo parecía ser perfecto.Nuestro amor iba creciendo,alimentado con la sencillez de nuestras ilusiones y con esos pequeños detalles que fortalecen día a día una relación  entre dos personas.No existía motivo alguno para que él tomara una decisión tan radical.¿qué no había hecho bien ? Le llamaba cada día,me interesaba por sus actividades,le mimaba frecuentemente,le hacía saber que vivía por él, para él .¿En qué había fallado?

Esa noche,inesperadamente me llevó de la mano hacia el pequeño jardín de su casa(aún no vivíamos totalmente juntos,algunas veces se quedaba en mi casa,otras lo hacía yo,en la suya) y mirándome  a los ojos,de manera casi suplicante me dijo_debemos terminar,creo que no estoy preparado para establecerme como pareja permanentemente .Un rayo sobre mi cabeza no hubiese causdo el efecto que me causaron esas gélidas palabras._perdón...atiné a balbucear. ¿Qué me estás pidiendo?_ pregunté casi como una autómata.

¡Lo sabía,como pude ser tan ingenua debí intuírlo.Me apresuré demasiado,debí pensarlo mejor!

¿Que haré ahora,con el alma quebrantada,con mis ilusiones rotas y con la verguenza de un fracaso ?.De algo si estaba segura,no permitiría que me viera derrotada.No derramaría una sóla lágrima frente a él . Sentía que mi corazón se había convertido en una minúscula semilla disecada.Volví a preguntarme _¿qué  hice mal ?en relidad ya no tenía sentido.Pienso que fue por cobardía de su parte ,un miedo supremo a perder su libertad...no dije nada,regresé al salón,recogí mi abrigo.Bajé los multiples escalones que me conducían hacia la calle y una vez lejos de su mirada me encogí sobre mi cuerpo,dejé que el llanto aflorara como cuando se abre una compuerta de agua almacenada... fue entonces cuando sentí que me sacudían suavemente.

unas tibias manos me acariciaron con ternura y escuché su cálida voz...

¡cariño,cielo despierta,creo que tienes una pesadilla!.Abrí los ojos humedecidos por el llanto.Lo miré un poco incrédula y sin pensarlo dos veces lo abracé fuertemente y le dije_te amo como nunca,más que nunca,para siempre_ .Un dulce beso me dio la respuesta que tanto necesitaba y nos perdimos en una maravillosa noche de amor perfecto.

 

'

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com