Mi libro, C. 21

Por Jesús A.
Enviado el 15/05/2016, clasificado en Varios / otros
294 visitas

Marcar como favorito

Revuelta Vata

La revuelta Vata ha sido un levantamiento de infieles contra los creyentes en el Reino de Hungría en 1.046.

Antecedentes: Luego del fallecimiento del monarca San Esteban I de Hungría en 1.038, su lugar lo ocupó su sobrino, Pedro Orseolo, quien rigió hasta 1.041, después de que los aristócratas magiares liderasen una revuelta y lo derrocasen. Tras esto, subió al poder Samuel Aba, quien contrajo matrimonio con una hermana del desaparecido San Esteban.  Pedro Orseolo, no tardó mucho en regresar a Hungría con un ejército del Sacro Imperio Romano Germánico, quien con la ayuda del soberano Enrique III el Negro mató a Samuel Aba, el que consumara asesinatos entre los aristócratas germánicos que ayudaran a Orseolo cuando estaba gobernando.

Este trance confuso, en el cual la imagen de la fe cristiana era vinculada con el soberano germánico y la posición de sumisión planteada por Orseolo, creó severas pugnas intimas en Hungría, originando caos y enfado por la forma de vivir educada de los creyentes.

La revuelta: En medio de los disgustados nobles magiares estaba el dirigente Vata, el que residía en el territorio de Abaújvár, que al haber aceptado la forma de vivir hereje magiar. Lideró revueltas en algunos lugares contra Pedro Orseolo, por ese motivo aún se creó un estado con más lío, e inclusive asaltaron el santuario de Székesfehérvár, donde mataron al conjunto de creyentes católicos, hurtaron la diadema del rey húngaro y el conjunto de alhajas que estaban allí guardadas.

A continuación, Vata reclamó a los hijos del difunto Vazul, Andrés, Béla y Levente, sucesores del reino magiar, para que volvieran al país de su destierro y le apoyasen en la rebelión. Vata quería que Andrés fuese coronado, para restituir el viejo credo en la nación.  

En tanto que Andrés y sus hermanos se acercaban a la ciudad, el obispo San Gerardo Sagredo y demás clérigos camaradas fueron a esperar a los infantes. Una agrupación de infieles detuvo a los sacerdotes en la loma de Kelenföld, en los aledaños del asiento de Buda, y después de apalearlos cruelmente, los tiraron al río Danubio desde el acantilado.

Tras la llegada de los infantes, Pedro Orseolo ha sido detenido y más tarde fue cegado, mientras que Andrés ha sido proclamado monarca magiar. Pero, las revueltas de los herejes siguieron por toda Hungría no siendo erradicadas hasta 1.047, luego de morir el infante Levente, hermano de Andrés I de Hungría, que dejara de ser creyente.

Legado: Después del fallecimiento de Andrés I en 1.060, el poder lo heredó su hermano Béla I de Hungría, el que en 1.061 igualmente debió de luchar contra una muchedumbre de infieles que fuera juntada por Juan, el vástago de Vata. Los ciudadanos se reunieran a las afueras del muro de la población de Székesfehérvár, en el lugar pusieron toldos y pedían la restauración de la anterior creencia. Béla I solicitó tres jornadas para meditar el dilema y entre tanto reclamó a las tropas de los territorios menos lejanos y ordenó deshacer la muchedumbre con la utilización de la violencia. Bastantes infieles que luchaban contra el sistema han sido detenidos y ajusticiados. Tanto fue el castigo de la shamana Rasdi, la que en su padecimiento en la cárcel, empujada por la hambruna, mordiscó sus mismas piernas. Con este levantamiento finalizaron las revueltas de los infieles en Hungría.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com