Coincidir - Historias cruzadas (Capitulo 3)

Por loko
Enviado el 19/05/2016, clasificado en Amor / Románticos
298 visitas

Marcar como favorito

Seria con la llegada de la Primavera cuando ocurrio lo siguiente.Algunas de las compañeras de trabajo de Mary,dandose cuenta de lo que estaba ocurriendo entre nosotros,me llamaron un dia para contarme algo.Y la verdad que no se andaron con rodeos y me dijeron que si me gustaba Mary, que no perdiera el tiempo porque ella tenia novio en donde vivia.Siendo sincero he de decir que a mi esto me sorprendio a medias,porque una tarde cuando dimos de mano en la obra vi como pasaba a recogerla un hombre y se iba con el,cuando lo habitual era que se fuera con las compañeras.Mas tarde me entere que ese era su novio.

A partir de ahi las cosas dieron un gran giro e intentaba evitar cualquier contacto con ella,lo cual era bastante complicado pues forzozamente nos teniamos que ver varias veces al dia.Ella empezo a notar que yo la esquivaba la mayoria de las veces, hasta que se entero de lo que me habian contado sus amigas.Asi pasaron varios dias hasta que un Sabado donde solo trabajaban ellas en la obra y yo tenia que ir a abrirle los pisos se acerco a mi y me dijo que porque no hablabamos.Comenzamos a pasear alrededor de la obra y cuando llegamos a una esquina cerca de la playa me pregunto que me pasaba y le conte lo que me habian dicho sus amigas.Y me dijo que eso era cierto pero que eso no impedia que fuesemos buenos amigos.Entonces le dije algo que me sorprendio hasta a mi : Escucha Mary,yo te quiero muchisimo y no quiero ser solo tu amigo.Me miro,comenzo a reirse y me dijo : Anda tu estas loko,¿como me vas a querer tu a mi?

Los siguientes dias todo volvio a la normalidad.Los encuentros buscados,las miradas,el aprovechar cualquier momento para vernos y hablar.A veces casi no hablabamos.
Fueron dias muy bonitos y cuando acababa el dia estaba deseando que llegara el siguiente para volver a verla.

Hubo un dia,creo que era un Sabado,al acabar de trabajar, yo siempre volvia a casa en autobus y este dia me encontre a alguna de las niñas,entre ellas Mary,en la parada.Tenian que ir en autobus hasta la Estacion de Trenes para regresar a su casa.Nos sentamos juntos y estando hablando de cosas intrascendentes,saco un boligrafo de su bolso y en un periodico que llevaba yo en las manos anoto un numero de telefono y me dijo.Por si me quieres llamar para charlar un rato.Pero cuando y para que la iba a llamar si estabamos todo el dia juntos.Y que nos ibamos a contar.No le hice mucho caso al tema entre otras cosas porque yo no tenia telefono en casa y de llamarla debia de hacerlo desde una cabina.

Transcurrieron varios dias y como no la llamaba me dijo que si habia perdido el numero.Le dije que no.Y entonces ¿porque no me llamas?.Le conteste que de que ibamos a hablar.Y su respuesta fue : Pues de nosotros y de lo que surja.

Dado su empeño,un dia me decidi a llamar y sucedio esta anecdota que voy a relatar.Marque el numero que me habia dado y contesto al otro lado del telefono una voz que decia : Buenas tardes,soy Sor Amalia,que es lo que desea.Estaba llamando a un convento.Al dia siguiente se lo comente a Mary y tras repasar el numero que me habia dado,vio que habia cambiado el orden de las dos ultimas cifras.Esto sirvio para que nos rieramos un rato.

Una vez que tenia ya el numero correcto,el cual aun tengo en la memoria a pesar del tiempo transcurrido debido a las veces que lo marque en aquella vieja cabina que habia en la esquina de la plaza donde yo vivia,no habia otra que cumplir su deseo y llamarla.Y asi lo hice una tarde despues de salir del trabajo,pero al otro lado del telefono no estaba Mary.La voz agradable de una señora me pregunto : De parte de quien?.Le conteste que era un amigo del trabajo.Pero como se llama usted? Manolo, le dije.Ah, pues entonces no esta.Y colgaron.

Esto mismo se lo comente a Mary y me dijo que volviera a llamar que ya procuraria ella coger el telefono.Y asi lo hice.Y esta vez lo cogio ella y ese fue el comienzo de una larga serie de llamadas interminables donde no se que nos podiamos contar que ya no nos hubieramos dicho.La mayoria de las veces,Mary hablaba y yo escuchaba.Pero escuchar su dulce voz me hacia tenerla muy cerca de mi.Llego un dia que una vecina me dio permiso para usar su telefono y para no abusar de su amabilidad decidimos que seria Mary la que llamaria y asi empezamos a intercambiar llamadas,dia si y el otro tambien.Y siempre teniamos algo que contarnos.Y si no,nos contabamos lo mismo del dia anterior.El caso era escucharnos.Hablabamos mas por telefono que en la obra.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com