¿Dónde se esconde la felicidad?

Por London7
Enviado el 21/05/2016, clasificado en Amor / Románticos
443 visitas

Marcar como favorito

El primer rayo de sol se posó en la ventana tan sutil y dulce como el aleteo de una mariposa. Tan pronto el reloj de arena se puso en marcha, la ciudad despertó despues de una noche en calma. El calendario sumaba un día mas, uno precioso, perfecto, de esos que invitan a aprobechar despierto hasta el último segundo.

Pero ella aún seguía soñando con él, tan libre, tan cuerpo a cuerpo, tan lejos de allí... que la realidad se le antojaba algo insignificante. Veía sus ojos y seguía su luz como un adicto a la vida, bailando con su sonrisa cerca la orilla del mar. La magia se colaba sin querer entre la vida, era sin duda, amor en estado puro. Estaba con él y ya nada importaba. Y es que era algo tan parecido a la libertad que podía sentir como la llema de sus dedos rozaban el cielo. Todo tan idílico y tan utópico.. pero tan intenso y tan real... era feliz por primera vez en una eternidad. Pero en un instante todo se volvio borroso y aquel rincón perfecto desapareció. Se desvaneció de golpe. Y despertó sola, junto a todos sus demonios.

Todo valía nada sin él, todo sobraba en esa cama vacía. Podía sentir como su cuerpo flotaba en aguas profundas, océanos de fuego donde solo había frío empapando sus huesos, y se hundía hacia la oscuridad del mar, se hundía hacia lo mas profundo de su corazón.. Y dolía, dolía tanto que podía sentir como la soledad arañaba sus entrañas.

Busco su móvil y rezó por saber algo de él, lo necesitaba como un pájaro necesita sus alas. Pero nada. Ni un mensaje, ni una llamada perdida. Tan solo el silencio desordenando sus pensamientos. Él ya no estaba.

¿Dónde se escondía la felicidad?

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com