¿Bien o mal?

Por mimundo
Enviado el 26/05/2016, clasificado en Amor / Románticos
356 visitas

Marcar como favorito

Y ahí estaba, mirando atontada la pantalla del ordenador, viendo las fotos de Marco, un chico alto, moreno, de pelo rizado corto y una gran sonrisa en cada una de sus fotos. Era mono si, pero una mala influencia cosa que ya le habia advertido a Rocio, que claramente pasó de mis opiniones, lo malo de estar cegada por el amor suponía...

Pasaron los días y Rocio ya me habia contado las ganas que tenia de sair con Marco (yo no lo entendía, ¿quien con quince años quiere atarse a una persona pudiendo empezar a vivir la vida y a experimentar? Una locura por donde quiera que lo mirara) pero a el no se le veia muy convencido de querer tener nada serio con ella, si es verdad que se decian ñoñerias y esas cosas por internet pero cada vez que ella le hablaba de algo más el cambiaba de tema. Yo veía claro lo que estaba pasando, pero ella seguia ciega, embobada y cada vez mas tonta, pero si no hacia caso a mis opiniones y advertencias poco más podía hacer.

Pasaron los días y llegó el sábado, yo tenía ganas de volver a salir por Cales y volver a la misma discoteca del dia de mi cumpleaños ya que me dejo buen sabor de boca. Empece a llamar a mis amigas para ver si alguna salía, pude convercer a Veronica, Marta y Raul, tres amigos de toda la vida con los que se podia contar para cualquier fiesta, pero Rocio no podia, tenia que quedarse en casa a estudiar para el Lunes, por lo que me dijo que vigilara a Marco y le contara si pasaba algo con alguna otra chica, yo no lo entendia... si no eran pareja ella no tenia ese derecho a vigilarle, pero aun asi como buena amiga accedi.

Llegaba la hora de salir, yo iba con mis vaqueros, mi sudadera y mis playeros, como ya dije la otra vez, sin gana de llamar la atencion, a lo que mi madre se nego y se ofrecio a prepararme para ir "mona" aunque a mi la manera en la que iba me parecia normalita. Yo era bajita, 1,50cm como mucho y delgada, pero me habia desarrollado bastante bien, eso y toda una vida haciendo deporte me dejó un cuerpo bastante bonito y con buen busto, mi madre me puso unos pantalones largos vaqueros ajustados, un cinturon marron, una camiseta blanca con tirantes con un escote que me daba hasta mareos, pero segun mi madre estaba echa una muñeca...y unas cuñas rosas, me iba a matar claro estaba... Era muy palida y mi madre aprovechó para echarme algo de polvos, algo de rimel, que en verdad no me hacia falta porque mis pestañas eran bastante largas y a conjunto con mis grandes ojos pardos acentuo mas mi mirada, peino mi melena rubia rizosa me dio un toque de color en los labios y ale, lista para salir.

Llegamos a la discoteca y empezaron a pasar las horas, yo no habia bebido mucho porque queria llegar presentable a casa.

Nos subimos en la tarima de la derecha, una costumbre rara de mis amigas, la de la izquierda tenia algun campo magnetico raro que hacia que nunca fueramos a ella. Desde allí me fije que Marco estaba con sus amigos y con Raul hablando, al rato subieron con nosotras a la tarima. Empezamos a bailar y Marco me cogio por la cintura y empezo a acercarse, demasiado para mi, por lo que cogi a Raul para que me sacara de allí y bajamos a la pista. Al rato vino un amigo de Marco y me empezó a hablar sobre lo mucho que yo le gustaba, yo me sentia alagada claro, pero indignada a la vez porque era el rollete de mi mejor amiga, o al menos asi lo veia ella. Raul fue a hablar con Marco, yo tenia la esperanza de que diera la cara por mi para que dejara de mandar a sus amigos para comerme la cabeza... Ante los nervios comence a beber, ya me notaba yo algo contenta y en ese momento llego Raul, diciendome que me liara con Marco que yo le gustaba mucho, me parecio rarisimo... porque Raul siempre intento tener algo mas que amistad, y que el dijera eso fue algo increible para mi y me puse a deliverar el asunto...

Al rato llego Marco, empezamos a hablar tirando un poco al tonteo, pasaron las horas y me dijo: "Entonces...¿quieres?", yo le respondi con una mirada indiferente, apenas pude pestañear y me entró al momento sin ninguna clase de preocupación, estuvimos un buen rato ahi en la discoteca bailando y dandonos el lote. ¿Mi primer beso? No, algun otro beso me habia dado con algun compañero, ¿primer morreo? eso si, en tres segundos descubri algo nuevo y excitante, me gustaba.

Llegaron las 4 de la mañana y ya era hora de irme a casa, mis tres amigos y yo cogimos un taxi, yo ni me despedi de Marco, no le veia ninguna importancia ya que al vivir en la ciudad vecina ya me lo cruzaria mas veces. Mi arrepentimiento iba aumentando con cada advertencia de mis amigas. Vale que Rocio no tenia nada serio con el, pero esa noche no me comporte como una buena amiga...

Llegue a casa y me eche en la cama a dormir, ni siquiera queria ver el ordenador por si Rocio se habia enterado de algo, simplemente pasé del tema y me dormi.

"Un beso no puede cambiarte la vida, decía... pobre o afortunada de mi, no sabia lo que me esperaba y aun en día de hoy a 2016, nose si hice bien o mal ese sabado del 2011, pero lo hecho hecho está, y pronto vería las consecuencias y las ventajas de mis actos"


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com