Introducción a mis Pinceladas

Por Pepa Gabarrón
Enviado el 27/05/2016, clasificado en Reflexiones
353 visitas

Marcar como favorito

Yo  siempre  estoy  con  boli y  papel  esté  donde  esté  para  que  no  se  me  vaya    por  los  cerros  de  Ubeda un  pensamiento. Una  sensación  que  me  lleve  al  lugar  donde  deseo  estar  a  solas  conmigo  misma  sin  más. Así  que  todo  lo  anoto

 Mi  memoria la  poseo  casi  al  cien  por  cien permitiéndome comunicarme con  el  boli,  fiel  compañero  que  no  se  cansa  de  darme  empuje al   comprobar  que  mi  concentración  es  máxima; quizá  sea  por  ser  enormemente  introvertida  con  mi  propio  yo ,o, ante  el  placer por  culturizarme  y  analizar  aquello  que  me  ha  inquietado;  aunque  siempre  lo hago,  ya  digo  con  timidez.  Después  al  cabo  de  los  días,  los  meses,  o  en  el  mismo  día  sin  preocuparme  el  porqué  leo  lo  que  en  un  momento  determinado  sentí,  evocándolo  momento  a  momento, solo  que  ya  como  espectadora. “Veo”  con  la  sensación  como  protagonista  , sin  embargo  ella  no  interviene  directamente.

Por  ejemplo: el otro  día  estaba  esperando  en la  calle   a  mi marido  Iván (ya  saben  que  èl se  marchó  a  su  mundo  astral),  entonces  “algo” (aunque  decir  algo  es  como  si  fuera:  como  existir  en  u no  mismo:  sea  por  el  aire, porque  lo  sentimos o un objeto  porque  lo  tocamos.   Fue… sensación  o  claridad.  Como  si  las  gentes  y  los  coches hubieran dado un  giro  hacia  mí  y  yo  era  al  mismo  tiempo  Pepa ,  que  no  existía,  esperando  a  Iván .

Esta  especie  de  luz,  chispazo, fluido  de  lo  que  sea,  se  esfumaba  al  instante mismo  de  producirse,  siendo  yo  consciente  de ello.  O ,  sea  algo  así  como  el  electro, o  como  se  llame, que  va  oscilando  sin  romper  la   continuidad hasta  que  muere  o  sigue  con  vida.

 En  mi  caso  al  instante  que  interviene  el  pensamiento  interfiriendo  en  la  razón,  se  esfuma  todo,  aunque  me  quede  el  recurso  de  la  sensación.

 Entonces  pregunto :  ¿Qué  posibilidad  de  estudio  tengo  hacia  mi  misma   en  estas  vibraciones  que  me  llegan  involuntariamente  para  que  al  analizarlo  los  pueda  vivir,  sentir,  sin que  la  dichosa  razòn   interfiera.  Tiene  esto  algo  que  ver  con  lo  que  dijo  Pascal:  “El  corazón  tiene  razones  que  la  razón  no  conoce

 Gracias  por  atenderme  pero  si  no  lo  digo  siento  como  que  no  he  dicho  lo  que  siento.  Y  termino  :  Me  desperecé  y  fue  un  desperezo  inusual.                                   

 

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com